martes, 20 de noviembre de 2018

UN TÉ PARA TRAGARSE LA RABIA

que me produjo el ver en el Museo Marítimo de Bcn, la exposición que describe la historia  de Antoni Benaiges, un maestro republicano que ejercía , en un pueblecito de Burgos durante el año  1936
Este maestro trabajaba con sus alumnos cada uno de los hechos que transcurrían a diario en la escuela, por ejemplo el día que llegó:
 
Lo mismo ocurrió cuando comprobó que ninguno de sus alumnos conocía el mar. Estuvo trabajando con ellos este tema y pidiéndoles que escribieran cómo lo imaginaban e hizo una publicación con sus redacciones que se titulaba:
 " El mar: la visón de unos niños que no lo han visto nunca"
Estos trabajos se pueden leer y también se pueden escuchar en un montaje hecho con una proyección del mar en movimiento y su sonido como fondo, por medio de unos auriculares hechos de caracolas que nos traen los trabajos de aquellos niños.
  ¡Es una pasada! se te pone el vello de punta al oírlas.
Lo cierto es que los niños nunca fueron a ver el mar, porque a su maestro lo fusilaron,  por sus ideas republicanas, en una cuneta a la salida del pueblo donde ejercía como maestro, hecho que también se explica con todo lujo de detalles en otra sala de la exposición.
Los que podáis visitarla, os la recomiendo, no vais a pasar un buen rato, pero a veces conviene ver lo cruda que fue la realidad en algunas etapas de nuestra historia más reciente.
Ahora para quitarnos el mal sabor de boca, tomemos el té, en el jardín del Museo aprovechando que ni hace frío, ni llueve.
Lo acompañaremos con un pan tumaca  y un pincho de tortilla.
La verdad es que después de visto lo visto, sólo apetece el té,

 porque mirando las aguas del estanque, se serena el alma y se acallan las voces de esos niños que se quedaron sin conocer el mar, debido a que a su maestro lo metieron en el interior de la tierra.
¡Tremendo!

lunes, 19 de noviembre de 2018

¡CÓMO CAMBIAN LOS LUNES...!

de estar allí abajo, a estar aquí arriba con mis enanos...
 considero  a los lunes bonitos, agradables, alegres...
 A partir de ahora los llamaré de esta otra forma, a ver si puedo formatearlos, si tú también quieres hacerlo ¡adelante!
¡Estupendo!
Todo va a cambiar de ahora en adelante. 
 ¡Buena semana!


domingo, 18 de noviembre de 2018

¡¡¡ FELIZ CUMPLE, POLETE !!!

 
No sé qué deseos pedirás
al soplar las siete velas:
¿ Que gane el Barça la liga?,
¿qué  no llueva en todo el día,
 para volar el dron que te regaló la abuela?
¿ganar con  el trompo a Hugo?
 ¿hablar con los compañeros,
o con la niña rubita con quien haces tantos juegos?
No sé lo que pedirás al apagar esas velas,
porque … como tú me dices:
-¡Soy preadolescente, abuela !
Y yo... me sonrío y pienso...
- Si sabrás tú lo que es eso -
Y te digo sin palabras:
- Cariño, no quieras adelantar los tiempos,
que ya de por sí, galopan
como si les empujara el viento.
Quédate aquí conmigo,
abracemos el momento.
¡Ojalá que seas feliz,
siete y sus setenta veces siete!
¡¡¡Que se cumplan tus deseos!!!
¡¡¡Felicidades, Polete!!!

sábado, 17 de noviembre de 2018

¡Y LLEGÓ EL SÁBADO!

No sólo se han pasado volando los cuatro días de los que os hablaba el lunes, sino que han pasado cinco y ni nos hemos enterado ¿a que no?
Pues por si el tiempo corriera poco , me he subido al AVE para que  corra más y me lleve al cumple de Polete. 
Parece que fue ayer cuando aquel dieciocho de noviembre, de hace siete años, vi su carita por primera vez...
Como es sábado y no hay cole, seguro que va a la Estación a esperarme con su madre, ¡qué nervios! Estoy deseando abrazarlo y escuchar lo que me cuenta de cómo lo celebraremos.
Que paséis un estupendo fin semana.
Yo estaré empeñada en ello a tiempo total.


viernes, 16 de noviembre de 2018

VEO... VEO... (2D)

Hoy toca un "sucedáneo" de dibujo.
Os dije cuando me reincorporé al blog en octubre, mi idea de realizar cada día una "obra de arte" que fuera representativa de lo que había sucedido ese día.
El objetivo: hacer una agenda diferente a cuantas he hecho desde siempre, pintorrejeando, pasándomelo bien (que es lo que siempre pretendo) y perdiendo la poca vergüenza que me queda, porque... ¿para qué la quiero?
Por ahora voy cumpliendo mi propósito, de lo cual estoy muy satisfecha.
El dibujo de hoy corresponde a la portada del libro que reseñé antes de ayer
 Es "mi loco" homenaje a Rembrandt y a Padura por lo mucho que me ha gustado y he aprendido (aunque no lo parezca) de todo lo que en el libro se habla de pintura, como muestran estas frases:
"Con ocre, amarillo, bermellón, blanco y siena, se puede pintar todo"
"Rembrandt tenía habilidad para leer conciencias y reflejarlas luego en una mirada" 
Yo no aspiro a tanto, evidentemente. 

PD  Juan, he de decirte que el nombre lo tuve que poner a mano, falló el enlace y no quería prescindir de la firma por si acaso alguien pensara que era de Rembrandt, y tampoco es eso, es de justicia que cada cual se lleve su gloria.


jueves, 15 de noviembre de 2018

JUEVEANDO CON EL TRABAJO COMO CASTIGO DIVINO

Nos dirige Pepe con este tema que no sé por donde le voy a hincar el diente, si queréis leer lo que escribimos pinchad aquí




Más que un relato, es un alegato

 "Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la que fuiste sacado, porque polvo eres y al polvo volverás"
Esa fue la maldición bíblica que Dios le echó a Adán.
 A Eva la castigó de otra manera:
"Parirás a tus hijos con dolor",
Esta maldición no es moco de pavo, como diría mi abuela, porque pariendo si que sudas y no sólo eso, sino que se te descompone el cuerpo de tal forma que vomitas..., chillas..., parece como si te estuvieras abriendo en canal.
¡Esto si que es un castigo!
 Por lo que se ve la igualdad de género fue inexistente desde el principio de los tiempos y ahora queremos arreglar el entuerto que hizo Dios, ¿cómo arreglarlo si Él, que es todopoderoso no lo hizo?
Sin embargo yo que soy persona de dar salidas al que tengo enfrente, pienso que  tomó esa decisión cuando echó cuentas  y se dijo:
- ¡Pobrecilla Eva! sacada de una costilla de Adán, siempre estará en desigualdad de condiciones ante los Adanes y será minusvalorada, porque eso de salir de una costilla... ¡se las trae! nunca le podrán pagar por su trabajo lo mismo que  a ellos.
  Además llegará el momento en que no habrá trabajo para todos, mejor recluirla en la casa cuidando a la prole.
Y aquí estamos... después de veintiún siglos "jechitas polvo" en vida sin necesidad de tenernos que morir.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

UNA RESEÑA, PARA VARIAR

 De todo lo que he leído este verano no os conté nada porque ya sabéis que por culpa del dichoso wifi, estuve desconectada y mejor así porque mis nervios salieron ganando.
Así es que ahora con la situación  normalizada  retomo mi sana costumbre de compartir con vosotrxs lo que voy leyendo.
Comienzo por "Herejes" de Padura
 Alejandro Padura, ya conocido por muchos de vostrxs, es un escritor y periodista cubano famoso por las novelas de su detective Mario Conde, ésta es otra de esas novelas en las que cuenta las acciones detectivescas del tal Conde para esclarecer los hechos que han rodeado a un cuadro de Rembrandt que representa la cabeza de un Cristo, de ahí la imagen que puse para reseñar el libro.
Se necesita ser muy buen escritor para hacer una obra como ésta y hacerla bien, claro, porque en su argumento se interrelacionan épocas históricas alejadas en el tiempo: desde el s. XVII cuando Rembrandt pinta la cabeza del Cristo,  hasta el s.XXI cuando se empieza a buscar el famoso cuadro por los descendientes de sus dueños. También se interrelacionan familias de personajes diversos y por último distintos géneros literarios a través de los cuales el autor conduce al lector magistralmente.
El argumento de la novela parte de un hecho lamentablemente histórico sucedido en 1939 cuando un barco con 900 judíos a bordo, estuvo fondeado frente al puerto de La Habana, varios días esperando que se diera luz verde a los refugiados para bajar.
Al final  los devolvieron a Alemania donde la mayoría de ellos no pudieron sobrevivir al holocausto.
Yo pensé que la novela trataría de estos días que el barco estuvo detenido esperando la decisión de las autoridades, pero es imposible pensar que Padura se quedara en esto y de ahí la cantidad de historias que van entremezcladas con este principio tan atractivo.
El libro en sí trata de la defensa de la libertad en todos sus aspectos en contra no solo de los fanatismos religiosos, sino de todos aquellos otros que imponen las modas y las filosofías puritanas.
En un momento del argumento se dice: 
"Me enseñaron que ser libre es una guerra en la que se debe luchar todos los días contra todos los poderes y contra todos los miedos"
Y en otro momento: " La muerte es el agotamiento de nuestros anhelos, esperanzas, aspiraciones y deseos de libertad"
Un libro interesante que te enseña a saborear la buena literatura.