jueves, 13 de diciembre de 2012

JUEVEANDO A CUATRO MANOS

es la propuesta que nos ha hecho esta semana San de "Y nacimos casualmente".
La apuesta era arriesgada porque las parejas se formaron por sorteo.
A mí me tocó con Fabián  http://ferliteraria.blogspot.com.es/, tanto él como yo era la primera vez que hacíamos un relato de esta manera y aquí están los resultados:
(Por cierto, no es que se venda el relato, el "se vende" es el título sobre el que hay que escribir)


SE  VENDE

Para el trueque yo no serviría. Siempre me parece que lo que me dan es más de lo que yo doy. Si asisto a un partido, por si hay alguna emergencia sanitaria, pocas veces tengo que actuar, y en cambio veo el encuentro desde el mismo campo. Si reparto por la noche algo de comer y mantas a los indigentes que hay en la calle, me siento mal por el reparto que hemos hecho los que estamos de este lado. Luego la persona a quien se lo das, te devuelve una sonrisa de agradecimiento… y salgo ganando. Si ayudo a gente que no te puede pagar, con dinero, siempre te dan o te enseñan más de lo que yo les doy.
 Es por eso que he decidido poner el cartel de “SE VENDE” en mis acciones de ayuda a los demás, un “se vende” en  las sonrisas , en el tiempo, en la comprensión, en la conversación distendida, en el apretón de manos… 
Vendo…  mi alma.
¿A qué precio?, a precio de... regalo.

                                                            Fabian y Tracy

                                                           Más ventas en casa de San: http://galisan33.blogspot.com.es/

37 comentarios:

  1. Está muy bien el relato.
    Las almas se regalan. No se venden.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Emotivo y aleccionador. Dice mi compatriota Drexler: cada uno da, lo que recibe y uno recibe lo que da. Cuando lo que das es tan generoso, seguramente recibis mucho más....

    (vale la aclaración de que no se vende el relato, porque yo ya me lo llevaba envuelto para regalo....:)

    Buena compañía se han hecho.
    besos a ambos

    ResponderEliminar
  3. Lo que se vende con dinero no tiene el mismo valor que lo que se regala con cariño. Se gana siempre en ese dar, ya lo creo.
    Excelentes veinte deditos, compaginados para ofrecer corazones grátis a cambio de sonrisas sin precio. Besitos a compartir, Fabián y Tracy.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡¡qué guay!!!! me ha encantado!!!!

    besos rojos y gracias por tu comentario!! ;-)

    ResponderEliminar
  5. No se podía haber dicho mejor.... Muy buen relato

    ResponderEliminar
  6. Curioso y divertido a la vez.
    Os ha quedado muy rebien.
    jaja
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Como todo lo valioso, dar no tiene precio.

    Saber recibir, tampoco.

    ResponderEliminar
  8. Eso se llama escritura cooperativa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Qué buen relato, y como se dice, casi a cuatro manos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Todo lo que damos o hacemos desde el corazón, sin más, sin esperar nada, siempre nos parece que recibimos más de lo que damos.

    Os ha quedado muy bien, me gusta.
    Sobre todo el mensaje.

    Felicitaciones a los dos

    ResponderEliminar
  11. QUe buen trabajo de equipo!! 2 escritores, 4 manos y mucha creacion!!

    ResponderEliminar
  12. Ya felicité a tu compañero, pero faltaban ésas dos manos que con tanta gracia han contriudido en un relato estupendo. Muy bien definido lo que sucede en la generosidad de la entrega, uno se seinte más satisfecho incluso que la otra parte.
    Me ha encantado leerte...no será la última vez.

    ResponderEliminar
  13. Es verdad, siempre recibimos más de lo que damos, siempre es así. Me ha encantado, es precioso.

    Un beso muy fuerte, querida Tracy.

    ResponderEliminar
  14. Ya pasé por lo de Fabíán y ahora paso a felicitarte a tí (el otro par de manos con las que han hecho una unidad fantástica).
    Entrega y solidaridad, dones que no siempre encontramos, y sin dudas tan necesarios son.
    Mis felicitaciones a ambos!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. Me gusta el lado cariñoso que habéis puesto en vuestra venta pero no tengo tan claro que "todos" nos dén más de lo que damos. Hoy cada vez se practica más el yoismo y el entorno es bastante ácido y agrio. No solo los prepotentes o los más preparados o los más ricos no nos aportan nada sino que tampoco nos aportan nada los tontos que se creen listos, los inútiles que se quejan de los preparados y los pobres que se sienten víctimas de los que nunca fuimos demasiado ricos.

    No hay que vender el alma a nadie - de momento - y esperar a que se transparente un poco el alma de todos los que nos rodean. Estamos todos en proceso de estudio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Leyendo estas propuestas ves que salen cosas muy interesantes, Tracy.
    Felicitaros por vuestra aportación que, me ha parecido original y solidaria.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  17. PRECIOSO QUERIDA TRACY, ME ENCANTAN ESTOS RETOS, QUE SUERTE QUE TIENES TIEMPO PARA TODO.
    LOS FELICITO!!!
    BESOS

    ResponderEliminar
  18. Y lo bien que sienta dar sin esperar nada a cambio...
    Buen trabajo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Claro! Regalas, regaláis (en esta ocasión con Fabián), regalamos (todos los blogueros), latidos del cuore en cada relato o entrada. Luego, los comentarios nos devuelven nuestros latidos mejorados y multiplicados :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Buenas letras para reflexionar, las cosas que se dan de corazon no cuestan lo que valen.
    El experimento os ha salido perfecto. Felicidades.

    ResponderEliminar
  21. S el regala bien vende, el que lo recibe lo entiende.

    ResponderEliminar
  22. ¡Que bueno! Felicidades.
    Abrazos gratis

    ResponderEliminar
  23. Qué idea tan estupenda la del relato a cuatro manos.
    El resultado ha sido un buen cuento que a mí me ha encantado.

    Os animo a seguir trabajando juntos.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  24. Hola Tracy! Cómo estás guapa! Yo anduve con poco tiempo para el blog y no anduve por aquí....y como siempre disfruto leerte y me encantó vuestras letras!Un beso grande, Gloria.

    ResponderEliminar
  25. Eso es amor, dar sin esperar recompensa. Eso es un acto hermoso. Me ha encantado tan original idea!!

    Te dejo un beso Tracy, y se feliz!

    ResponderEliminar
  26. Porque no hay mayor regalo que sentirse satisfecho con lo que uno da voluntario... Muy buena aportación, hacéis buen equipo, es cierto.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Un precio muy alto, que se pagaría con un igual de valioso agradecimiento. Besos.

    ResponderEliminar
  28. En cada acción de ayuda a los demás se ofrece una parte del alma, a cambio siempre se obtiene más de lo que damos.
    Una sonrisa, un abrazo, un beso, una caricia....son regalos de un valor incalculable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Primera vez que escribo a cuatro manos y no sólo eso sino que además, los dueños de las manos no nos conocíamos.
    Si os ha gustado, habrá merecido la pena
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Un texto que es un regalo,un dar y no esperar, y sin esperar obtener lo más valioso, el corazón del otro. Emociona realmente.
    Felicidades a los dos.
    Un abrazo enorme.
    Gracias por estar.

    ResponderEliminar
  31. Lo de dar sin esperar nada a cambio, es lo más bonito que hay, y si te dan una sonrisa o un gracias, con eso queda una compensada de sobra.
    Buena reflexión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Un texto corto con una propuesta larga y generosa. Ya lo es en su intercambio natural y cotidiano.
    Buen trabajo a cuatro manos que parecen sólo dos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  33. Pasé por lo de Fabián y te digo que me encantó este texto. Te dejo el comentario que puse allí.
    Dar... sin intereses, sin esperas... sin devoluciones. Solamente unos pocos pueden hacer esa acción de generosidad.
    Muy buen relato, deja pensando.
    Un abrazo y felicidades a las cuatro manos :)

    ResponderEliminar
  34. Una propuesta encomiable. Hoy más necesaria que nunca.
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. Te dejo el mismo comentario que a Fabían, con el ruego de que seais indulgentes con mi tardanza.

    Coincido con la mayoría en esa exaltación del dar sin pretender ni esperar recompensa alguna. Siempre, de una forma o de otra, se recibe mucho más y de mayor valor que aquello que se da.
    Magnífico relato a cuatro manos.
    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar