jueves, 24 de mayo de 2018

JUEVEANDO CON EL PREMIO

Juan Carlos Celorio nos conduce esta semana y para celebrar el aniversario del premio que una vez consiguió, ha pensado en que escribamos sobre "el premio" enfocándolo desde el lado que queramos.
Si queréis leer lo que hemos escrito, podéis hacerlo aquí
 
 
Desde pequeña, Rafaelita siempre había soñado con ser premiada,  daba igual en lo que fuera, su gran obsesión era ganar un premio, pero pasó su niñez y su adolescencia y ninguno llegó.
 Rafaelita ni con la madurez, si es que alguna vez la tuvo, cejó en su empeño de ser premiada y aprovechando que vivía en Córdoba se ofreció a la comunidad para cuidar el Patio de su bloque y así tener opción de presentarlo a algún premio, también adornó los balcones de la fachada, pero... ¡nada! el premio no llegó...
Fue entonces cuando a Rafaelita se le ocurrió la novedosa idea: pidió permiso a la Comunidad para adornar de feria las zonas comunes del edificio, todos le dieron el visto bueno, la verdad es que con el patio y los balcones lo había hecho bien.
Llegó la Feria y...



¡¡¡¡¡Premio!!!!! 
 Además el Ayuntamiento institucionalizó estos premios dándole su nombre:
¡¡¡¡ Premio Doña Rafaelita!!!! para zonas comunes de Bloques de Viviendas.


44 comentarios:

  1. Ja ja ja Qué bueno, Tracy!!!
    Un buen tema, algunos premios son merecidos, otros... no los entiendo. Y hay muchas personas que no son nunca reconocidas. En fin! Feliz jueves. Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aproveché el tema de los Jueves para enseñaros ese ascensor tan molón que me había llegado, jajajajaja

      Eliminar
  2. Oye, qué relato más bonito. Si acabó siendo verdad o no, que imagino que sí, es lo de menos.

    Bonito post juevero :-). Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es pura ficción, pero podría haber sido verdad ya sabemos que la realidad aventaja a la fantasía en muchas ocasiones.

      Eliminar
  3. Jajjajaja con la copita en el ascensor!
    Se merecía el premio!

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Se necesitan muchas Rafaelitas y Rafaelitos para limpiar y mejorar los barrios, algunos de ellos, llenos de inmundicias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo, pero no para adornar así los ascensores ¿no?

      Eliminar
  5. Quien la sigue... Una mujer pertinaz y con tesón, merece el premio, y tambien el de la alegría. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le daría el de la inventiva ¡Cuidado con el interiorismo del ascensor!

      Eliminar
  6. No sé si la historia es real o ficticia, (ni me importa), tu historia simplemente, es. Y es muy digna de tu manera de entender la vida.Simplemente poner alegría y luz, a las paredes sin vida y a las ventanas sin latidos.
    Y a los fríos ascensores, donde solo la predicción del tiempo, rompe los silencios.
    Premio para tí.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ficticia, pensada para esa imagen cachonda que me han enviado del ascensor, que es para troncharse: le falta el platico de jamón.
      Qué bonita y qué certera frase la que has dicho de los ascensores, si es que eres un POETA y no lo puedes disimular.

      Eliminar
  7. ¡Sorprendente!! vaya genialidad de la buena mujer .
    Eso es ser creativo y tesón por conseguir algo que siempre lo tuvo en mente .
    Muy bonito me gusto ..un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le daría el premio a la originalidad, si el relato fuera real.
      Besos

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. ¿El relato o el ascensor? jajajajaja

      por cierto quiero comentarte desde ayer tu entrada y no se me desliza la pantalla para arriba, no sé que puede pasar.
      La deberías de engrasar, a ver si se soluciona el problema, jejejejeje
      En serio, es la primera vez que me pasa y tenía que ser contigo, me cachis...

      Eliminar
  9. Nada como el amor a la tierra, Tracy. Curiosamente y a medida que el tiempo que nos queda va siendo menor que el vivido, se aprecian mucho más estas costumbres que tanto alimentan y definen la identidad de un pueblo.
    Bravo, pues, por tu texto de hoy y por Doña Rafaelita, claro.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. ¿A que te ha gustado la imagen? jajajajaja

      Eliminar
  11. Me alegra que su esfuerzo y perseverancia le haya dado fruto 😊. Un abrazo 😊

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué bueno!!!
    Un premio muy original.

    Feliz noche, Tracy.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que la decoración del ascenso es desternillante...

      Eliminar
  13. Merecido, ya lo dicen, "El que persevera alzanza"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. jajajaaj qué bueno! ese premio tiene mucho cariño ;) ese es de los mejores
    Bss

    ResponderEliminar
  15. No me digas... ¿Ese es el origen del premio? Pues me parece perfecto.
    Disfrutad, cordobeses, de ese gran momento. Me gustaría que mis pasos me dirigieran allí, pero la paternidad me manda en sentido norte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye que en Córdoba también está permitida la entrada de los niños...

      Eliminar
  16. Casi no cave nadie en el ascensor...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. Me gusta el premio de Rafaelita, y más el honor de que lleve su nombre. Además tu relato me hace pensar en la belleza de los patios andaluces... en su alegría...

    Un beso, TRacy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí todo eso lleva implícito el premio.

      Eliminar
  18. Hermoso relato. Me encantan los patios y los edificios adornados, transmiten alegría.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Y aprovechando los dias de flores y feria....quien estubiera en Cordoba. Genial tu relato amiga, besos.

    ResponderEliminar
  20. El premio doña Rafaelita!, suena muy mono y muy diminuto, pero seguro es un gran premio!jajaja!, me ha encantado tu fresco relato y original, que personajes adorables los tuyos!
    Y ese ascensor con tutti i fiochi, creo que no subiría a el
    Abrazo Tracy

    ResponderEliminar
  21. Todo llega, si se insiste y se tiene una buena idea, al final hay premio y eso de las zonas comunes de verdad que lo fue.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Pues me parece una idea buenísima, tendríamos que convertir estas ideas en práctica general...
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Bien dice el dicho "persevera y triunfarás". Bien por Rafaelita.

    Me hiciste reír con ese ascensor.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Pero que ocurrencia la de doña Rafaelita jajajaja.
    Besos :)

    ResponderEliminar