viernes, 2 de septiembre de 2022

JUEVEANDO CON EL MITO DE CENICIENTA

podéis leer lo que escribamos en el Blog de  DOROTEA, quien nos dirige esta semana.



Hay tantas versiones del cuento de Cenicienta , como cenicientas existen en el mundo, desgraciadamente. 
Todas las versiones me parecen tremendas y deleznables por eso hoy voy a hacer un pequeñísimo micro relato, en el que no voy a hablar de todos los sentimientos abyectos que en esas versiones se presentan: sumisión,  maltrato, envidia,  maldad, manipulación, interés malsano de colocar a las hijas en la  más alta esfera social  por medio del matrimonio, etc. etc. 
Sólo me voy a fijar en la pobre Cenicienta  que ni si quiera pudo conseguir con la ayuda de la magia del hada buena , que la pazgüatez del Príncipe  reconociera su cara entre todas las chicas del baile y tuvo que recurrir al truco de probarle el zapato que perdió en la fiesta de Palacio,  porque no tenía ni puñetera idea de cómo eran sus facciones.
Vamos si soy yo Cenicienta, le rompo el zapato de cristal en mil pedazos en la cara del Príncipe , que más que sangre azul, debía de tener sangre de horchata en las venas.
¡Manda "güevos! 
--------------
Imagen del Mar  número 33


Prefiero mis chanclas a zapatitos de cristal.

52 comentarios:

  1. Nació como un cuento para adultos y aun revisandolo para hacerlo mas "llevadero" sigue siendo una historia tremenda. Menos mal que ya no se sueña con ser princesa. Abrazucos

    ResponderEliminar
  2. Buenooooo, digamos que no está tan generalizado ese sueño.

    ResponderEliminar
  3. Si analizas con detenimiento la historia es una mina para los psicólogos. Lo tiene todo, maltratos físicos y verbales, traumas de todo tipo.. es increíble que ese tipo de historias hayan sido asumidas como el ideal del amor romántico :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es raro es que todos los que crecimos con esos cuentos , no estemos para el psicólogo, ¿o sí?

      Eliminar
  4. Por lo general, todos los llamados cuentos infantiles, de infantiles no tienen nada, aun recuerdo la asignatura de antropología en la que analizábamos los cuentos, como decid, son tremendos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Desde luego,que muchísimo mejor las chanclas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. ella, la humilde, la sin futuro, que sólo tenía su belleza y el apoyo de un hada boba, tenía enchufe para saltarse el escalafón social de golpe y llegar a reinar en Nunca Jamás... ( existir, existe )

    ResponderEliminar
  7. jajaja, nadie analizó el tema como vos, Tracy! Qué príncipe de morondanga! jajaja, un abrazote!

    ResponderEliminar
  8. Jaja excelentes conclusiones! Un abrazo, Tracy

    ResponderEliminar
  9. Muy bien hecho, que es eso para ser feliz debes de casarte con un príncipe que conociste una sola noche.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Un cuento para adultos
    Escrito para gente de ese entonces
    Igual que el Genesis en la biblia
    Que para la gente como nosotros
    Nos parece una bobería

    Besos

    ResponderEliminar
  11. La mayoría de los cuentos forman parte de la literatura moralizante... Aunque este tal vez dibujaba un retrato social más o menos ajustado de la época, excepto el final... con lo del príncipe y el zapato... creo que el final que le has puesto tú está más ajustado a la reacción normal de Cenicienta en esas circunstancias...

    Las chanclas son más seguras, si se rompen no te cortas con ellas, con los zapatos de cristal, si se rompen, puede que tengas unos cuantos puntos de costura asegurados...

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira en lo de los cristales no me había fijado yo. ¡Qué pocas luces tenía el hada buena!

      Eliminar
  12. Estamos de acuerdo con tu indignación. La definición de "pazgüatez" para describir al príncipe me ha encantando, aunque Cenicienta también tenía un poco de eso. No debemos guiarnos por las versiones de Disney, que han hecho mucho daño. Muchos de esos cuentos originales, aunque son más crueles que sus versiones, tienen en ocasiones más verdad. Eso sí, el papel de la mujer en ellos ya es un anacronismo ahora ... o eso espero! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si esa palabra existe o me la he inventado yo, en medio de mi cabreo, pero me gusta. Jajajaja

      Eliminar
  13. El príncipe un lelo... es que la realeza, tanto casarse entre ellos.... al final acaban tarados.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, hay muchos príncipes "Pasmaos", y así les va a las escritoras de cuentos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuestro pasado y cada cual lo habrá vivido de una manera y somos el resultado de él y como tal lo aceptamos.
      Besos

      Eliminar
  16. Nunca podría estar más de acuerdo contigo ... y sí "¡Manda "güevos! "

    ResponderEliminar
  17. Jolinn Tracy ¡como has entrado en septiembre!. Parece que te hayas engordado 300 grms...
    Los cuentos crueles para ños niños son para que se vayan curtiendo para lo que viene luego. Cada cosa tiene su tiempo. Esta bien que los conozcan, pero explicando a la vez los anacronismos
    Abrazzzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, los 300 grs, los ha engordado mi querido Emilio, yo habré engordado....30 kg, por lo menos. Como el pesarme no esté entre mis prioridades...

      Eliminar
  18. Lo genial de tu relato es que suena, amiga, escribes con una indignada entonación que no deja dudas...

    Abrazos hasta vos... y gracias de nuevo por tus fotografías.

    PD. Tal vez mis comentarios estén yendo a tu casilla de spam. Blogger mediante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué dices lo de los comentarios?, no he echado en falta ninguno tuyo.
      Por las fotos no me tienes que dar las gracias, ya te dije que era un honor, que sean objeto de tus palabras. A ver si tengo tiempo y las subo a mi blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Me ha encantado tu micro, sobretodo el final, que chispa.
    Un abrazo Tracy.

    ResponderEliminar
  20. Me gusta mas tu versión del cuento que la original, jaja
    Molts petons

    ResponderEliminar
  21. Si Sra. totalmente de acuerdo en todo tu relato incluido, él manda "güevos" 😂. De ciertos temas antiguos y anacrónicos, las bibliotecas están llenas por desgracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que, aunque lentamente, la cosa vaya cambiando

      Eliminar
  22. Jo, ¡qué carácter, Tracy!
    Yo tenía escrita una reinvención del cuento desde hace tiempo. Como he visto tu convocatoria, se la he puesto a Dorotea por si le sirve y quiere enlazarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si te parece voy a reírle la gracia.
      Me alegro muchísimo de que hayas participado en el Jueveando, aún no lo he visto, lo haré en el finde, pero estoy deseando.
      Besos

      Eliminar
  23. Los conocí en edad adulta y siempre me parecieron tremendos, también prefiero sandalias
    Abrazo

    ResponderEliminar
  24. Quizas por el maquillaje.... ya saben en tik tok las chicas se transforman y quedan irreconocibles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que en aquellos tiempos hubiera los exagerados maquillajes que hay ahora.

      Eliminar
  25. Ha quedado de lo más sonora tu interpretación del cuento.
    Digamos clarinete.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Completamente de acuerdo, Tracy...el zapatito de cristal le podía venir bien a cualquier chica, pero la cara es fundamental y el príncipe si era sensible e inteligente no podía olvidar. Asi que lanzo contigo el zapato al olvido, fue una solemne tontería, je,je.
    Me alegro de encontrarte de nuevo con tu buen ánimo y buen humor.
    Mi abrazo entrañable y admirado siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª Jesús, me alegro mucho de tenerte por aquí, espero que tanto tú como esos encuentros literarios en los que has estado.
      Besitos muchos, guapa.

      Eliminar
  27. Al ver la obsesión que tenía mi prima de las princesas y su final feliz, me dio urticaria y preferí dejarlas a un lado, ahora ella sigue con sus sueños vagos y yo voy pa'lante
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, siempre palante, para detrás ni para tomar impulso

      Eliminar