jueves, 7 de mayo de 2015

JUEVEANDO CON "DESENVOLVER REGALOS ANÓNIMOS"

Hoy ha sido sorprendente la manera  de juevear que nos han propuesto: Lois y Clark nos daban una serie de temas entre los que había que elegir uno, mandárselo por correo y ellos elegirían destinatario al azar.
A mí el tema que me ha tocado es:
Seguir el texto (a tu aire) de la página 245 del libro "Nuestro juego" de John leCarré que dice así:
"Me adelanté a ellos. Con la ayuda de la luz de la luna, quité el cerrojo a la puerta sur y a continuación, sin pérdida de tiempo, me dirigí hacia el púlpito, que es románico y está exquisitamente tallado".
Los resultados prometen, si queréis leerlos pinchad aquí

  DESENVOLVED REGALOS ANÓNIMOS





"Me adelanté a ellos. Con la ayuda de la luz de la luna, quité el cerrojo a la puerta sur y a continuación, sin pérdida de tiempo, me dirigí hacia el púlpito, que es románico y está exquisitamente tallado".
Subí sus escaleras casi a tientas y me sitúe adquiriendo el engolamiento habitual que había visto tantas veces en el párroco del pueblo durante el sermón de los domingos, aquellos domingos en los que yo asistía junto a ella a misa de doce y en la que sólo estábamos pendientes de rozarnos los codos o dirigirnos miradas furtivas de deseo cuando creíamos que Don José no nos veía Ahora comprendo que desde esa atalaya, tan bien ubicada, era imposible que se escapara algún detalle a su mirada continua y circular, con razón sabía cómo tirarnos de la lengua en el confesionario cuando ella o yo nos acercábamos por allí sin ningún propósito de la enmienda.
¡Parece que fue ayer!
¡Valiente zorra! toda la vida conmigo y ahora se casa con el hijo del farmaceútico que ha llegado con su flamante título a quedarse con la farmacia de su padre.
 ¡Hija de perra!, se va a enterar, cuando entre por el pasillo central hacia el altar, es el momento. La venganza se sirve en plato frío y el mío está helado, llevo maquinándola un año, el mismo tiempo que supe de su boda con el nuevo boticario, he aguantado reuniéndome con amigos comunes,  incluso planeé  una broma cariñosa para hacerles mañana durante la ceremonia,  que me posibilitara venir con la pandilla a estas horas sin levantar sospechas. 
Y ahora estoy aquí viendo por cual de las tallas del púlpito podré sacar mañana el cañón de la pistola de mi padre y acabar con esta pesadilla.


PD: Ya sé quien me mandó mi regalo gracias a Lois y Clark


58 comentarios:

  1. En tu buen relato de suspense, falta alguien muy importante y que debías de haber metido aunque hubiera sido con calzador, es el agente George Smiley, personaje fundamental en las novelas de Le Carre, a no ser que sea el hijo del boticario camuflado, podemos considerar que sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estaba escondido en el confesionario, jejejejejeje

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. En mi vida me las he visto más gordas.
      Besos

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, por eso nada más mereció el esfuerzo.

      Eliminar
  4. Buenos días, Tracy:
    Mentiría si no te escribiera que me he quedado con las ganas de leer un párrafo más en el que saber cómo continuaría esta bosa de sangre.
    Me parece soberbia la manera tan ágil en la que el relato pega un giro del costumbrismo afable de los amoríos adolescentes al rencor del desamor adulto.
    Enhorabuena, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me apetecía acabar de otra manera, pero era dar otro giro al relato y tendría que haberme alargado más, así es que ahí se quedó hermano.

      Eliminar
  5. Buenísimo tu relato, me ha gustado mucho. Haces recordar esos tiempos que no están tan atrás aún y su final es sorprendente.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tan sorprendente!, me he sorprendido hasta yo....

      Eliminar
  6. Ups...qué miedito...

    Bien Tracy,pero menos mal que no estoy invitada a esa boda...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes que la sangre no llegará al río.

      Eliminar
  7. Me dan escalofríos. Lo las resuelto muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si bien o mal pero rápido y sin sangre (de momento)

      Eliminar
  8. Yo le aconsejaría una buena bomba...fétida...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres creer que lo pensé? de verdad porque ya sabes que me gusta acabar con una nota de humor mis relatos, pero esta vez, cambié a última hora para no alargarlo.

      Eliminar
  9. Aún estoy haciendo cábalas con las reglas que enlazas.
    :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haz todas las cábalas que quieras, pero el boticario se va a quedar soltero de momento.

      Eliminar
  10. Pues aplausos para vos. Saliste tan airosa de la propuesta, que tengo ganas de leer tu libro. O no lo continuarás?
    besos, Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si escribiera un libro te aseguro que no sería tendría tiros de por medio, jajajajaja

      Eliminar
  11. Estos sustos antes de las comidas ¿son buenos?....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son peores después de las comidas porque pueden cortar la digestión.
      Besos para el susto.

      Eliminar
  12. Muy buena estrategia para llevar adelante el desafío juevero que te ha tocado en suerte. Con semejante inicio no sé para qué lado hubiera encarado yo jejeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso me pasó a mí y no sé cómo me decanté por este tipo de trama que para nada es la que me gusta, pero fíjate tú...

      Eliminar
  13. Magnífico. ¿Por qué no sigues contando la historia? Igual pasa algo y el hijo del boticario se va contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ya tengo un boticario en la familia: mi hermano.

      Eliminar
  14. Entretejiste estupendamente la propuesta y sentimientos quelos seres de baja vibracion tienen
    Los celos y laenvidia son nefastos,pobre,
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un texto difícil de resolver.
      Besos

      Eliminar
  15. Buf!!! ¡vaya tela, Tracy!!!

    El final lo resolvió bien...

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, me ha hecho gracia tu comentario.
      Besos

      Eliminar
  16. Te felicito por la combinación de elementos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te conozco, por eso si cabe te agradezco más tu comentario.
      Ve cuando quieras por aquí, encantada de haberte conocido.

      Eliminar
  17. Jajajajaja………un pulpito multiusos……..renovarse o morir…….

    Feliz finde.

    ResponderEliminar
  18. Pues no te creas que a mi se me dan bien estas cosas. Carente estoy de tu habilidad para entretejerlo a mi antojo eso seguro.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que tú crees, ponte y verás.

      Eliminar
  19. Uy, uy, uy... una venganza meditada y pensada desde hace un año es aún más peligrosa que una en caliente... no hay cabida ahí para el arrepentimiento después pues ya está helada, como bien dice el protagonista... Que buen relato Tracy, que forma tan buena de continuar esas líneas... genial!!
    Besines...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado.
      Besos

      Eliminar
  20. Menudo giro le has pegado al relato! Pensé que te habías equivocado y habías pegado otra cosa, hasta que seguí leyendo, claro. Me ha encantado Tracy! Has desenvuelto el "regalito" maravillosamente bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja ¡qué va las locuras las hago yo solita no necesito a nadie más y ese día me dio por lo más negro del ser humano.
      Besitos.

      Eliminar
  21. Sí que es vengativa, sí...
    Salu2, Tracy.

    ResponderEliminar
  22. Un final tremendo, y es que los celos son muy malos, y en este caso malísimos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. A mí me ha encantado, no era fácil de llevar el texto y te lo has llevado a un terreno que a mí me tira mucho, buenísimo!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que yo ese terreno no lo transito, te diría que ha sido la primera vez que he ido por él.
      Besos

      Eliminar
  24. Entiendo que pueda producir frustración pero es injustificada esa venganza, que de paso pone en duda la vocación religiosa del protagonista. Quien podría haberse dedicado a tener una vida en lugar de desperdiciarla para planear durante años, una venganza sin sentido. Que es de desear que fracase.

    ResponderEliminar
  25. Qué excelente relato, con suspenso y un final que deja sensación amarga. Esa espera silenciosa para la venganza, que nunca es buena.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  26. Respuesta airosa, fresca, interesante y con cierto misterio. Todo muy policíaco y algo negro. Como negro lo va a tener el insolente boticario y la zorra de los golpes de pecho.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Este jueves te pusiste matona TRacy, jejeje.
    Un abrzo.

    ResponderEliminar
  28. Tracy, dicen que a grandes males, grandes remedios. Tú has descrito la historia y encontrado el remedio en esa venganza planificada con alevosía. Magnífico relato.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. ¡Que arte hija! Que frescura le has dado al romance de la zorra y el boticario y que finalllllllll.
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Magnífico el relato, la manera de meternos en la historia. La verdad es que por ahí arriba leo que no se lo esperaban el final...yo tampoco, pero releído es genial y creo que no podía haber acabado de otra manera con ese maravilloso quiebro que tiene el texto...tienes más historia, amplíala.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar