miércoles, 14 de octubre de 2015

CONTANDO 53 SEMANAS. (idea de Sindel)

SEMANA  42: JAZMÍN


Desde pequeña aprendí,
en la casa de mi abuela,
cómo se cuida un JAZMÍN.
Iba con mi regadera,
que era más grande que yo,
a cumplir mi obligación.
Según mis ganas de jugar,
lo encharcaba con el agua, 
o lo dejaba secar.
Luego llevaba a mi abuela
los jazmines más cerrados
para que los ensartara y 
 con ellos se arreglara .
Mi trabajo estaba hecho,
podía marcharme a jugar,y cuando volvía a casa, 
a la hora de cenar, 
al dar un beso a mi abuela
me sentía muy orgullosa
 de oler la moña en su chal.

45 comentarios:

  1. En el patio de casa de mi abuela también había un jazmín,a ella le encantaba y a mí se me ha quedado asociado a aquellos tiempos de felicidad en su casa...
    Y ese aroma...ummmm

    Linda tu historia.
    : )

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que cuento en mi entrada es totalmente real. Fue la primera obligación que tuve en mi vida y la verdad es que lo recuerdo como algo importante y sobretodo el olor a jazmín...

      Eliminar
  2. Me ha encantado este poema que lleva tanta ternura y recuerdos.

    Un beso muy dulce de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la ternura me la da el recordar a mi abuela, no sé...

      Eliminar
  3. Jazmin, Lavanda, El Azahar, siempre nos trasladan a los buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... a la infancia, ahora no hay tiempo ni para las flores.

      Eliminar
  4. Muy entrañable, pero yo he sido más de los de joderle a mi abuela el jardín con la pelota. Anda y que menudos pelotazos le arreaba a los jazmines y galanes de noche.

    Besos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, no sé porque me lo imaginaba.

      Eliminar
  5. Qué bonito, cuanta ternura.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he convertido en niña al recordar aquellos veranos.

      Eliminar
  6. DELICIOSA SENSACIÓN, LOS JAZMINES DE LA ABUELA. TAMBIÉN LA MÍA TENÍA EN SU PATIO UN JAZMINERO Y YO, DE PEQUEÑA, COGÍA UN PUÑADO DE ELLOS Y ME LOS PONÍA EN EL PECHO, DEBEJO DE LA CAMISETA. ¡UMM! QUÉ DELICIA DEOLOR .

    BESOS. MARÍA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira eso no lo he hecho nunca, yo los ponía enn la mesta de noche para evitar que los mosquitos me picasen.
      un besazo.

      Eliminar
  7. Me encanta el Jazmín, siempre se me olvida plantar uno... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me encargo de recordártelo, descuida.

      Eliminar
  8. El aroma del jazmín es tan especial, es mi flor favorita.
    Muy lindo lo que escribiste, Tracy, desde el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Andalucía no hay casa que no tenga un jazmín, aunque ahora con la falta de tiempo no es lo mismo

      Eliminar
  9. Un recuerdo que emociona Campanita. Re lindo !
    Te dejo un montón de besos.
    ¡Feliz día !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jazmín es una de mis flores preferidas, así es que cuando la huelas recuérdame.
      Besitos.

      Eliminar
  10. Creo que en ese Mediterráneo todos fuimos partícipes de aquellos jazmines y flores de azahar.
    Al menos los que tuvimos una infancia en aquel patio de la abuela...
    El de la mía contaba además con un pozo y un paellero donde cada domingo, los hombres de la familia se encargaban de hacer una de leña y con romero.

    Los hindúes tienen una manera maravillosa de regalar la flor del jazmín, lo hacen atando los pétalos en un palito,como si fuera un arbolito en el que nace vida, y el aroma de su manera de entender la vida, quedase prendada de un hilo y en él, el perfume de un instante.
    Los muestran en un cesto de mimbre, y si no los compras, los regalan...
    Besos, Correcaminos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho esa tradición hindú y en la forma de realizarla me ha recordado mucho la manera que tienen los malagueños de hacer las Biznagas, aunque no sea igual ni tenga el mismo significado.
      Un besito y mi mejor Biznaga para ti.

      Eliminar
  11. Que bonito explicado y...mmm...qué aroma a jazmín!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. En al patio del la casa de mi abuela también había otro jazmín...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso que en muchos comentarios me dicen que en casa de sus abuelas existía un jazmín.

      Eliminar
  13. Me encantó
    En el patio de mi abuela también había flores, rosas y arces, y viñas trepadoras ... y tenía un gato que se llamaba Mateo, en realidad, a todos los gatos les ponía el nombre de Mateo ... bailaba con ellos y a mí me hacía reír ...
    Me gustó mucho.

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, parece ser que entre nuestras abuelas parecía que había predisposición para tener jazmines a su alcance.
      Muchos besos

      Eliminar
  14. Tracy, has dejado en tus versos toda la inocencia, la frescura y la alegría de la infancia...que es reflejo del jazmín. Mi felicitación y mi abrazo de luz por tu bello y genuino poema, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele ocurrir cuando se piensa en esa etapa tan bonita de la vida. Gracias guapa.

      Eliminar
  15. Hacer, crear, dar vida ... conservarla.
    Una delicia, Tracy ... como siempre, una delicia leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye Enrique ¿has quitado los comentarios de tu blog?, ayer y hoy no los encontré.
      Una delicia tenerte a ti como lector.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. El Jazmín.
      Que Planta mas agradecida. Diariamente nos regala su Flor y si tardamos en recogerlas, se abren, ofreciéndonos su belleza y perfume..

      manolo
      .

      Eliminar
  16. Me emocionastes mucho Tracy con tu poema.
    Recuerdos de la infancia donde persigue el aroma del jazmin
    Muy bellos recuerdos
    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
  17. Te he leído y me he ido, ahora vuelvo y me sigo acordando de lo que has escrito, me ha parecido tan entrañable como un cuento infantil, tan bonito como un jazmín. Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Una historia preciosa hecha poema, es que ya su contenido suena a poesía. Tu post tiene la pureza del jazmín.
    Me encantó leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Qué poética manera de evocar tu fragante recuerdo!
    =)

    ResponderEliminar
  20. Que bello poema que cuenta en cada una de sus letras con melancolia una tarea tan hermosa terminando en el aroma del beso a la abuela, un placer leerte.
    Un beso Marta

    ResponderEliminar
  21. Es curioso comprobar cuantos recuerdos nos puede entregar un pequeña y sencilla flor, que nos devuelve instante del pasado que seguimos guardando en el corazón.
    Bellas letras mi querida Tracy.
    Besos

    ResponderEliminar