jueves, 10 de diciembre de 2020

JUEVEANDO CON NEOGÉMINIS

 que es quien nos conduce esta semana proponiéndonos como tema:
Historias olvidadas, abandonadas o reencontradas.
Si las queréis leer clikar aquí


Desde pequeña le habían enseñado a no dejar nada a medio.
Nada que se empezara debería abandonarse sin ser terminado.
 De niña cuando se sentaba en la mesa, no podía abandonarla hasta que no hubiera terminado su comida y si empezaba un cuento, no  debía dejarlo a medio por otro que llamara más su atención, primero había que acabar de leer el empezado porque se podría perder episodios maravillosos  si renunciaba a terminar de leerlo.
Cuando se hizo mayor siguió este patrón de conducta en sus estudios, en su trabajo y en sus relaciones, la suerte le acompañó y no tuvo la necesidad de tener que abandonar nada de lo que empezó y cuando lo hizo fue porque la vida le obligó de forma dolorosa a hacerlo.
Cercana a cumplir el siglo de existencia  y aburrida de vivir, pensó que si hubiera dejado algo sin terminar, ahora sería el tiempo de finalizarlo aunque sólo fuera con la imaginación, así podría  conseguir unos días menos monótonos y más llevaderos.
Hasta que al fin encontró algo muy importante que le quedaba por terminar.
Con gran determinación se levantó , tomó un vaso de agua y ahogó en él su tedio junto a las numerosas pastillas que la tenían con vida.

49 comentarios:

  1. Tanta responsabilidad no podía acabar bien... aunque quizá para ella sí que acabo bien.

    ResponderEliminar
  2. Yo haría lo mismo.

    Muy bueno amiga.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad? no te creo, la vida es bella a pesar de todo.

      Eliminar
  3. Buenos dias. He quedado en suspense y pensativo por esa manera tan tajante de poner fin a la vida...desde luego no se le quedó nada por hacer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando toma alguien esa determinación , imagino que tiene ser de una manera tajante ¿no?

      Eliminar
  4. Si se admitieran palabrotas la mía habría sido contundente, vaya final, desde luego el relato es bueno pero el final es magnifico y triste. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo las admito, así es que dila cuando quieras.
      Saltibrincos,

      Eliminar
  5. ¡Caramba, qué manera de terminar lo primero que se empieza cuando se llega al mundo! Yo creo que se pasó un poco, pero es un gran relato
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A veces, la constáncia desproporcionada no es del todo buena, porque nunca llegaremos a saber si por falta de tiempo nos hemos perdido algo mejor.
    Molts petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes lo que se dice, que en el término medio está la virtud.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te ha pasado que escribis un comentario y después volvés a leerlo y no lo entendes? Me encantó l que has escrito. Muchos se sienten así a veces .Y más con las fiestas tan cercanas.Y la Pandemia tan grande

      Eliminar
    2. Lo siento que lo hayas borrado. tú sabrás por qué.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Yo no pienso en que determinara quitarse la vida, ese final me hace creer en "mi final". Ella tenía un compromiso vital, seguir con vida y por ello decidió terminar su labor diaria de mantenimiento, tomarse las pastillas para seguir viviendo.
    Un relato con final de película VO.
    Bravo, Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esa acción no hay explicación para entenderla.
      Gracias por tu bravo, Enrique.

      Eliminar
  9. Buenísimo ese final. Ser tan metódico es una maravilla, pero un poquito aburrido también, y predecible, eso sí :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo pienso así, nada más distinto a lo que pienso para vivir la vida a tope, jajajjaa

      Eliminar
  10. Maravillosa entrada. Mejor dicho: una perfecta narración de un hecho pre visible, aunque muy triste. Me ha gustado mucho. Un no beso y un no abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es triste, pero hoy me ha salido así, qué le vamos a hacer, jeejeje
      Mandame un beso y un abrazo que por aquí no se contagia nada.
      Besos

      Eliminar
  11. Hola Tracy.. Que sensibilidad, que amargura. La necesidad de vivir una vida plena, de manera que cuando nos llegue la hora podamos dejar este mundo sin arrepentimiento. Una vida bien usada produce una dulce muerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Tracy, tu relato nos deja una moraleja muy clara. La vida es para vivirla y sentirla en profundidad. Cuando algo no nos gusta o no nos aporta nada es mejor dejarlo, porque perdemos el tiempo acabándolo. No debemos convertirnos en robots, que siguen un método determinado, sin poner el corazón en lo que se hace. Tu final nos hace pensar a todos. Hay que ser responsables, pero hay que disfrutar y amar lo que hacemos.
    Mi felicitación y mi abrazo por tu buena inspiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad . es que no pretendí dar una moraleja con mi aportación, pero me gusta lo que has sacado de mis líneas y que nos hace pensar.
      Besitos.

      Eliminar
  13. Magnífico relato, Tracy !!!

    Y ahora a disfrutar de las fechas Navideñas...

    Abrazos con cariño y Bon Nadal

    ResponderEliminar
  14. Triste tener que terminar de esa manera pero fue su elección.Un buen texto Trac . Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esa es la actitud que hay que tomar ante esas determinaciones tan drásticas.

      Eliminar
  15. Tenía que acabar con todo lo empezado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Yo no termino lo libros que no me atrapan y siento que en alguna ocasión me he perdido algo, pero no es una certeza, y vivir 100 años es una carga pesada, me gustaría tener el valor de irme así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de las que me acabo los libros aunque sean un peñazo, siempre aprendo algo, pero espero no acabar como mi protagonista.

      Eliminar
  17. A mí no me importa que se me queden algunas cosas importantes por terminar. Me resigno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco, pero los libros los acabo todos los que empiezo.

      Eliminar
  18. Tan acostumbrada estaba a terminar las tareas que...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Antes me obligaba a acabar lo que empezaba...ahora, me he vuelto más permisiva conmigo misma y si algo no me gusta lo dejo pasar, Es bueno soltar lastres Y algunas cosas lo son. ¡ Buena moraleja amiga!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor que se puede hacer: soltar lastre
      Fuerte abrazo

      Eliminar
  20. Guau! ¡Qué fuerte!
    Sensacional y muy original historia; completamente inesperada. Narras con mucha naturalidad y vas directa sin perderte en detalles innecesarios, como debe de ser. Muy bueno. Te felicito.

    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creí que la acción que iba a realizar la protagonista no permitía demora, o lo hacía rápido o no lo haría.

      Eliminar
  21. Tenemos el caso contrario, Leonardo da Vinci dejó muchos trabajos sin terminar.
    ¡¡Vaya final!!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Suicidarse¿?
    La última opción... y hasta aquí puedo leer.
    Bss.

    ResponderEliminar