viernes, 15 de enero de 2016

JUEVEANDO CON OFICIOS EN EXTINCIÓN

Tema propuesto por Dorotea, si queréis refrescar la memoria pasaros por su blog Lazos y raíces

LA TELEFONISTA


En aquellos tiempos que parecen prehistóricos, pero que sin embargo no hace tanto que se vivieron, no existían los teléfonos móviles, ni los inalámbricos.
 Las comunicaciones eran más rudimentarias.
Eran pocas las casas en las que el teléfono existía, en la  España de la postguerra no todo el mundo se lo podía permitir.
Las centralitas telefónicas y las telefonistas que en ellas trabajaban, se encargaban de poner en  comunicación a los que querían hablar en conferencia o con números de la misma ciudad. 
Su trabajo consistía en atender al cliente que al descolgar su aparato telefónico, en el cuadro de mandos, se encendía una lucecita y la operadora  metía una clavija  quedando conectada al usuario, a la vez que le preguntaba:
- ¿Número?
Al otro lado se oía el número del teléfono con el que se quería hablar y la telefonista llamaba manualmente a dicho teléfono estableciendo la comunicación y estaba pendiente para desconectar a los interlocutores cuando acabara la conversación.
Imagino que más de un secreto habrá sido escuchado por el oído curioso de la telefonista de turno.
Era un trabajo bonito, cómodo, interesante y bien pagado para los tiempos que corrían. 
No comprendo como no se han hecho películas teniendo de protagonistas a estas chicas que valían más por lo que callaban que por lo que decían.

58 comentarios:

  1. Pues llevas razón,podrían salir argumentos de misterio,de cine negro,de amor...

    Buen finde y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo dea directora de cine en otras vidas, lo tendré en cuenta.Y tú serás una de las protagonistas.
      besos

      Eliminar
  2. Me tomo que de los oficios actuales, el 80% también están en extinción. Así que la nostalgia nos va a durar un buen rato.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo, debieran haber hecho alguna con ese trabajo cuya valía como bien dices, era, sobre todo, su silencio...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedas contratada, junto a Carmen, para la película que haga sobr este tema en otras vidas.

      Besitos.

      Eliminar
  4. Fijo que sabían más que los curas con la confesión.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí porque sabían lo de los que se confesaban y lo de los que no lo hacían.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hoy se llaman teleoperadoras.

    Mi primer trabajo como empleado de Telefónica fue en la Plaza de Cataluña (Barcelona) en la central telefónica que allí hay reparando aquellas averías que se producían en esos cuadros, hoy de museo. Dices trabajo bonito, cómodo y bien pagado, te diré que no era nada bonito y nada cómodo sobre todo si estas sentado sin que te dejen levantar durante más de 8 horas, el régimen de trabajo era cuartelero con unas vigilantas (jefas) -las que se ven detrás de las chicas- que solo te permitían ir a los aseos cuando ya casi reventabas, a alguna chica he visto orinarse en el puesto de trabajo, llevar 8 horas el micrófono de la época en la oreja, micrófonos que no eran como los de hoy -ligeros-, ha provocado a muchas compañeras distintos niveles de sordera, en cuanto al sueldo no era malo, pero tampoco una bicoca, después, con los años se fue mejorando y aquellas mujeres que hoy están jubiladas bien bien o muy bien, pero te aseguro que pasaron lo suyo.
    Cuando las "telefonistas" dejaron de ser útiles por los automatismos del sistema, estas se reciclaron en administrativas, especialmente, o en personal técnico.

    No solo las chicas sabían mucho por lo que oían, si yo te contara.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu esclarecedor comentario, aunque pienso que las condiciones laborales no serían tan draconianas en los centros pequeños de los pueblos, lo mismo no había ni vigilantas.
      Yo recuerdo en el pueblo de mi abuela que sólo había tres cuadros y las chicas eran encantadoras y parecían contentas, pero vete tú a saber.
      Cuenta... cuenta... Siempre nos enriquecerás sobre nuestra historia más cercana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Pues no lo sé, eso tendría que aclarárnoslo Emilio, que parece que sabe de este oficio porque trabajó cerca de él, pero yo creo que era porla el tono de voz y porque pensarían que las mujeres valdríamos más para calmar al personal en las largas espera que había que soportar para conseguir una conferencia; pero vamos, esa es una suposición mía, no me hagas mucho caso.

      Eliminar
  7. Uff! que mayor soy, lo recuerdo cuando ponías conferencia y había que esperar, mis tíos vivían en otra ciudad, aún recuerdo el numero de teléfono de mi casa, sin prefijos ni nada, el 100 y mi madre no lo quiso y nos dieron el 102, durante mucho tiempo quedaron en los hoteles desempleando un papel de escuchas. ¿Sabes que tenían que ser solteras?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira eso no lo sabía yo, me refiero a lo de ser solteras; me imagino que sería para que pudieran guardar mejor los secretos o por tener más disponibilidad en los distintos turnos. ¡qué bueno!

      Eliminar
  8. Otro buen recuerdo, un trabajo que hoy por hoy se nos hace casi impensable. Que por cierto, sí recuerdo haber visto en alguna película alguna escena con protagonismo de estas profesionales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no recuerdo ninguna a no ser las telefonistas de las centralitas de los hoteles.

      Eliminar
  9. Y esperar mas de una hora para hablar con Madrid. Recuerdo que si llamaba a América siempre había que pèdir conferencia de persona a persona, para que no te contara hasta que el interesado estaba a la escucha, y si te llamaban a ti tenias que confirmar si la aceptabas.
    En las conferencias a Mexico, Pero, Ecuador o Costa Rica, las pedía la víspera para hablar a las 8 de la mañana.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante el tema de este jueves....
    Las cosas que habrán sido escuchadas, ¿verdad?


    Besito, Tracy...

    ResponderEliminar
  11. No recuerdo ver tantas telefonistas de un tirón como muestras en esa foto, pero sí, yo también lo he conocido y vivido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco. Seguramente esa foto estará tomada en Madrid o en Barcelona. En los pueblos había uno, dos o hasta tres cuadros.

      Eliminar
  12. Me pregunto si tendrían secreto profesional, que supongo que si. Jeje. A mi no me hubiera importado tener ese trabajo que tan bien nos has explicado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí lo tendrían, sino menudo se podía armar...

      Eliminar
  13. Vaya tela, nena.
    Recuerdo cuando nos tocaba mandar los artículos por esa vía, y era súper urgente, como recuerdo aún la voz de la señorita cuando me sacaba de mis casillas y me decía con esa vocecita tranquila y sosegada. "Un momentito por favor, que enseguida le atiendo".
    ;)
    Luego llegó el fax...
    Bendito fue!! porque las chicas, eran adorables pero... nunca llegábamos a tiempo.
    Ahora bien al César lo que es del César, cuando caía con Luisa, besaba el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todos los trabajos pasa igual. Yo las recuerdo encantadoras.

      Eliminar
  14. Telefonista y cura de confesionario, las profesiones más demandadas por los cotillas...

    ResponderEliminar
  15. Sí, hay que ver como ha avanzado la tecnología en tam poco tiempo. Ahora solo te llaman de las compañías de telefonía para venderte algo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Yo también llegue a padecer de ese instante eterno en que la telefonista se conectaba con la otra persona antes de comunicar..Viajar lejos de mis abuelos, tíos y primos fue muy duro a mi corta edad y las cartas demoraban mucho en llegar y no se sentían igual que un "Hola mi lali...te extraño muchisimooo" como me decía mi abuela cuando lograba oirla....Hoy en día yo soy la abuela y mi nieta se fue lejos también...la diferencia es que hay celulares con wifi q te comunican en un segundo y skype que te pone en contacto visual en horas tan entrañables como navidad...pero nunca ni el teléfono antes ni los medios de comunicación ahora podrán sustituir un abrazo y un beso....
    Que de trabajos hemos recordado esta semana...haré una lista de los que salgan a flote y de los que queden olvidados en el baúl...besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso hemos ganado,que me lo digan a mí que tengo nietos...

      Eliminar
  17. Buenas tardes, Tracy:
    En cierta manera mi trabajo actual es una evolución del de telefonista, ya que soy teleoperador (eufemísticamente “agente de atención telefónica”).
    Es raro el día en que en una de las llamadas que hago o recibo dependiendo del puesto que se me asigne, no vuelvo a casa tras haber escuchado a un extraño acercarme su vida. En estos tiempos de tecnologías comunicativas, la soledad sigue forzándonos a buscar la compañía de desconocidos.
    Un abrazo, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí llevas razón , cuanto más avanza la sociedad. más solo se encuentra el ser humano. Tu trabajo es muy importante ycreo que tienes cualidades para hacerlo muy bien, lo difícil es cuando sales de trabajar, poderte despegar de las problrmáticas que te han contado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Pues fíjate que yo soy un carcamal y no recuerdo eso dentro de las ciudades, para hablar fuera de la ciudad si que había que llamar a la central, pero dentro no, todo eso evolucionó muy rápidamente, pero en los pueblos era tremendo, a veces convenía mas ir al pueblo que estaba al lado y buscar a la persona, que llamar, hablabas antes con el, aunque fueras en bicicleta, porque a ver quien tenia coche en esos tiempos... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, en los pueblos pequeñitos a lo mejor mo había ni central telefónica pero en los demás las recuerdo perfectamente, además esl ha llegado hasta finales de los sesenta, creo recordar.

      Eliminar
  19. Pues no lo había pensado...de cuantas cosas se enterarían...!!
    Besos Tracy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es otra forma de ver ese trabajo.

      Eliminar
  20. Todavía recuerdo cuando iba a la oficina de telecomunicaciones para poder escuchar a mi abuela y mis tíos...era una niña y al mudarnos a otro país se me hacía tan duro no estar cerca de mi abuela...recuerdo como teníamos que esperar que nos llamaran para ocupar una cabina y que la telefonista preguntara si la llamada era aceptada o no..
    Ahora todo es mas fácil con los adelantos tecnológicos, pero aún hoy en día, a pesar que puedo ver a mi nieta por skype, y comunicarme cada día gracias al wifi, nada sustituye el poder de un abrazo o un beso...Lindos y tristes recuerdos me trae tu entrada...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que avance la técnica, el calor humano que tiene un abracito de tus seres queridos que viven lejos, no tiene precio.

      Eliminar
  21. ¡Je! Recuerdo que me encantaba asomarme a esa sala por la ventanilla.

    Pero eso era hace mucho, mucho.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, era el acceso a un mundo fantástico con tanta clavija y tanta lucecita.

      Eliminar
  22. Mañana os contesto a vuestros comentarios, bueno...dentro de un rato porque ya es mañana.Espero que me entendáis... a estas horas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana ya ha llegado y hoy estoy cumpliendo mi palabra, no quería faltar en un día que habéis hecho largos, estupendos e interesantes comentarios.
      Anoche llegué tarde y "molía".
      Gracias por vuestra comprensión y muchos besos internautas.

      Eliminar
  23. Ahora también se escuchan las llamadas y ya no están estas chicas. Pero debe haber sido interesante escuchar por ejemplo el plan para asesinar a alguien y escribir una novela sobre el hecho. JE.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso yo que es raro que no hubiera chicos La igualdad está haciéndose realidad para todos.

      Eliminar
  24. Ufff, yo de esto sí que no tengo recuerdo alguno. Sí que tengo una ligera idea de que en mi ciudad sí que había un locutorio de esos donde te ponían las conferencias y demás, pero creo que más bien es porque me lo han dicho y me he montado yo mi lío en la cabeza que por el hecho de ser verdad.

    Debía ser un trabajo súper estresante en determinados momentos. Ah, eso sí, en sitios pequeños se enterarían de todo.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eres muy chiquitititina. por eso estos ¿relatos? son tan interesantes

      Eliminar
  25. Cierto es Tracy. Yo aún recuerdo esas operadoras en la Central de Telefónica en las tendillas. Parece antediluviano pero no, pertenece a la década de los sesenta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lugar de citas para todas las pandillas. ¡Qué tiempos...! ¡Como ha cambiado todo!

      Eliminar
  26. Pues cuando llegué a España por el 1972 mi mayor alegrîa era ir a la Telefónica de Madrid y hacer una llamada por cobro revertido a mi casa de Múnich. Las cabinas oscuras y estrechas estaban paneladas de madera y todas olían a nostalgia y tabaco... Hoy día me parecen úteros de la comunicación. Qué tema más sugerente el de la telefonista. Gracias por participar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una frase perfecta "úteros de la comunicación". Gracias a ti por sugerir este tema y por regalarnos tu tiempo conduciéndonos.

      Eliminar
  27. Sí, yo lo recuerdo un poco vagamente.En mi pueblo había una centralita de teléfonos dónde había unas cabinas o locutorios dónde podías ir a llamar si no tenías teléfono en casa y el procedimiento para llamar desde casa era como tú lo has explicado...qué recuerdos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Y si tenías teléfono y te parecía que ibas a tardar menos yendo a la central, sí... que tiempos...

    ResponderEliminar
  29. Nostalgia, siempre bellas, bien descritas, son más, mucho más. Gracias Tracy
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  30. Con tu permiso lo he reblogueado para que lo vean y lean, mis amigos del Ateneo: https://etarragof.wordpress.com/2016/01/16/tracycorrecaminos-jueveando-con-oficios-en-extincion/

    ResponderEliminar
  31. Conozco el tema de cerca, pues mi madre fue telefonista en su época y, por lo que cuenta, yo no lo definiría cómodo. Los cascos pesaban una barbaridad (de ahí han venido después muchos problemas de cervicales) y la disciplina era tal que tenían que tenían que pedir permiso para ir al baño y esperar, a veces horas, a que les fuera concedido...
    Ahora, también hay anécdotas, como bien dices, que valdría la pena escuchar...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Bueno ser telefonista en un pueblo de la Mancha, ni te explico. Mi madre fue amiga intima de una de ellas y supo de muchos secretos, suerte que mi madre era muy discreta que si no....Muy buena tu aportacion, besos.

    ResponderEliminar