jueves, 21 de enero de 2016

JUEVEANDO CON "SUCEDIÓ A BORDO DE..."

Mi paisano Pepe nos conduce esta semana a bordo de... sólo debemos contarle cualquier anécdota de las que nos haya ocurrido en el trayecto y en su blog podéis leerlas.



SUCEDIÓ  A  BORDO  DEL  AVE


Este relato es un "sucedío", como diría el humorista Paco Gandía, de inventado nada y además fue hace  poco tiempo.
En uno de mis viajes a Bcn me dieron el billete en el vagón del silencio eso es un verdadero lujo porque nadie te molesta si quieres leer, oír música o dormir; para quien lo desconozca, consiste en que en este vagón tienes que guardar silencio, tú y tu móvil, a lo largo de todo el trayecto.
Me monté en Córdoba y aún no me había acomodado en mi asiento, prometiéndomelas felices, cuando llegó al asiento de delante del mío una gitana mayor, con su hombre que iba en el asiento de detrás.
Por fin se colocaron y con esa gracia y salero que tienen los gitanos, más aún si ya tienen una edad, empezó la historia:
- Manué, ¿tú sabías que no íbamos sentaos juntos? (eso de un asiento a otro hablando en alta voz)
- ¡Pos claro!, anda "muhé", calla y siéntate ¿no ves que no había más billetes?
A todo esto los pasajeros, comprensivos, no decían ni "mu" y mirando a los interlocutores esperaban que el diálogo no se alargaría; pero había dos guiris durmiendo que sin ni si quiera abrir los ojos hicieron un ¡¡¡Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!! fuerte y largo.
La gitana, con una gracia que no se podía agüantar, va y dice:
- ¡Cucha el payo! pos tendré que enterarme donde voy sentá por....
- "Muhé", sientate y callate que en este vagón no se pué hablar.
- ¿Qué no se pué hablar? ¿Y tú sabías eso Manué?
. - ¡¡¡Please, shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!
Viendo que la cosa iba in crescendo la persona que iba sentada al lado del marido le cambió el asiento a la mujer, para que fueran juntos. La mujer mientras se mudaba al asiento que le habían dejado  dio las gracias  y cuando ya  estaban sentados juntos, sin bajar el tono de voz le dijo al marido:
- ¡¡Serás malaje!! yo no puedo estar sin hablar hasta que lleguemos a Barcelona.
En esto empieza a sonar Camarón a toda pastilla en su teléfono, uno de los guiris se levanta le echa una mirada furibunda y se va, imaginamos que a buscar al revisor. Mientras la conversación a través del móvil sigue a voz en grito:
- Papa. que ha sacao los billetes en un tren en el que no se pue habla...
- Bueno en un vagón, Yoli da iguá, pero... ¿esto qué es lo que es?¡que yo me cambio!, que yo no aguanto sin hablá hasta llegá a Barcelona, digo... y tengo que llamar hasta la agüela que no sabe ni que mos hemos venío...
El resto os lo imaginareis: llegó el revisor y lo condujo a otro vagón, digo yo, porque al llegar a Sants me crucé con ellos en el andén y la señora iba hablando por el móvil, que para eso está: 
Para hablar.

75 comentarios:

  1. Jajaajaja si es que hay gente muy desaboría que no aguanta ná...
    Silencio? eso qué es lo que es?

    Besos gitanillos

    ResponderEliminar
  2. Con lo bonito que es estar callado...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y además en boca callada no entran moscas.

      Eliminar
  3. "Verídico" sin tener que inventar ni añadir, y es que el AVE da para escribir una novela. Saltos y brincos que ya me he bajado del tren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí da para una novela por entregas. Algún día la escribiré.

      Eliminar
  4. Al jefe de personal de una empresa en la que trabajé, le encantaba ese vagón. Allí donde no se podía fumar ni rechistar, él preparaba en su tablet las cartas de despido y los ERE, rodeado de un silencio sepulcral. En un éxtasis viajero. El vagón del duelo lo llamábamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Miá los payos... pa lo que quieren el silencio...!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. La realidad supera a la fantasía, Emilio.

      Eliminar
  6. Ellos són así.no se les puede criticar.Solo entienden sus leyes.
    Pero a que todos estuvisteis distraidos un buen rato???... saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es crítica es contar un "sucedío" con el queme lo pasé muy bien por cierto.
      Besos.

      Eliminar
  7. La mujer no lo sabía, y la verdad, cuando te prohíben una cosa es cuando te entran las ganas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además se cabreó de que su hombre no le dijera ná. Lo que pasa es que el pobre no sabría cómo decírselo.

      Eliminar
  8. Jejeje, me estoy imaginando la escena... Yo fui una vez en tren a Madrid, no era vagón del silencio ni nada por el estilo, pero vamos, que iban unos gitanos que no paraban de gritar ¡Perlaaaa! a la niña pequeña, y un jaleo que tenían montado que para que, a parte de ir comiendo todo el viaje. Por cierto, no sabía que existía eso del vagón del silencio. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí,afortunadamente existe para casos como el que tú has contado. Es genial, eso de que no se pueda hablar.

      Eliminar
  9. JaJaJa. A mi me pasaria igual. Estoy mucho rato sin hablar y me entra un dolor en la lengua que no se pue aguanta.
    Gracias por este post tan dibertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como buena parlanchina lo has entendido perfectamente y hasta has hecho causa común con o protagonistas ¿a que sí?

      Eliminar
  10. jajajaja Córdoba-Barcelona sin hablarrrr!!!!!!!!!! eso es mucho pedir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era en el AVE, tampoco era en "El Sevillano" ¿Eh?

      Eliminar
  11. Coincido con Alicia, yo hubiera estado como la gitana, creo que el solo hecho de saber que no se puede hablar me daria ganas de hacerlo!! jajaja Impagable tu historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, ¡cómo se nota que no estabas allí...!

      Eliminar
  12. Hay personas para las que es un verdadero suplicio estar cuatro o cinco horas sin hablar. Más aún si ese silencio es impuesto.
    Me ha encantado tu relato, cercano, cotidiano y real.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar y si a eso se une la forma de ser de esta etnia de espíritu y manera de actuar libre... Surge el hecho contado.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Me ocurrió algo parecido subiendo de Niza a París con mi amiga Carmela después de haber estado allí trabajando casi un mes y con unas ganas locas de dormir que no veas. Estábamos K.O. Pedimos el suplemento para el compartimento Zen del TGV (fue por 2008). Entonces en España no había aún este tipo de vagones. Había 3 tipos de compartimentos, Zen (calma y relax) Fun (música y marcha) y familiar. Y escribí un post también sobre ello, si lo encuentro te lo paso. Creo que en el Fun hubiésemos descansado el doble. No fue una gitana sino tres familias con niños de edades entre el bebé y unos 12 años, que tomaron el vagón por un parque temático y como si fuera suyo... vaya tela también. No me los cargué porque no eran míos que si no. Eso sí nos rembolsaron el billete y el revisor se excusó con nosotras; pero el tren iba a tope y las intrusas casi éramos nosotras ahí dentro de aquella jauría.

    Bss, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tú me cuentas es bastante peor, ya lo creo.
      Parece que te estoy viendo por un agujerillo, jajajajaja, Perdona que me ría,Eva.

      Eliminar
  14. Me estaba imaginando la escena y comprendía el enfado de los no españoles, yo estaria encantado viendo la escena y disfrutándola...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo, pero tampoco era cosa de echarle más leña al fuego riéndose a mandíbula batiente.

      Eliminar
  15. Jajaja muy bueno, y desde luego que sí, se ve por ahí cada caso, que parece de película de comedia italiana. Por cierto que bueno, pero que bueno era Paco Gandía, este hombre contaba unas historias de humor, como él decía "verídicas" fantásticas. Era una gran humorista.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo que los chistes de Paco Gandía fueran "sucedíos". La realidad es mejor y más graciosa, aveces , que la fantasía.

      Eliminar
  16. He entrado en tu blog por medio de nuestra amiga Josefa.El relato me ha hecho mucha gracia y me ha venido a la memoria una experiencia que viví en un trayecto Barcelona,Lérida.Por equivocación me monte en un vagón de fumadores y como tenia asma empecé a toser y toser;el compañero de asiento apagó su cigarro y se pasó por todo el vagón pidiendo que dejasen de fumar.Nunca hubiese imaginado tanta comprensión en las personas.Hasta que vino el revisor y me cambió de vagón nadie fumó.Estas buenas personas son una muestra de que el bien existe aunque se vea poco.
    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero darte la bienvenida y las gracias por comentar. Vuelve cuando quieras.
      Lo segundo decirte que eso que cuentas era horrible, ese vagón de fumadores donde no se podía ver la cara que tenías enfrente por el humo que había... era una aberración.
      A veces tenías que atravesar el vagón para ir a la cafetería y te faltaba la respiración.Así es que te comprendo.

      Eliminar
  17. También he vivido estas escenas en un hospital.
    Sí, como dice Toro, con lo bonito que es estar callado ...

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los hospitales se debe de llevar bastante peor por las circunstancias que se están viviendo.No quiero ni pensarlo.

      Eliminar
  18. Pero... lo españoles son los que mas hablan, por lo menos por estos lares

    ResponderEliminar
  19. ¡Dios mío de mi vida! Hace poco me pasó a mí pero menos mal que el viaje era solo de hora y cuarto, porque entre el calor que tenía yo y la conversación a mi oreja, no sé si de ser más largo hubiera soportado más...
    ¡Qué tremenda es la gente, la verdad!

    Yo también me hubiera levantado a por el revisor :-)

    Un besazo y gracias por la sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que todos hemos pasado por trances de estos, no hay más que echar un vistazo a los comentarios.

      Eliminar
  20. Tracy, me alegro de volver de nuevo a tu blog y encontrarme en tus letras la espontaneidad y la gracia, que marcan los gitanos por donde quiera que van...Una gozada leerte, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo de que hayas vuelto tras tu periplo por las Australias.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  21. Realmente se hace bien incómodo que algunos vayan hablando sin parar y enterando a todos de los que habla o lo que presume.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro día contaré de los que hablan para presumir, jajajajajaja.
      Un beso

      Eliminar
  22. Ay, Tracy, de esas he vivido tantas que ... Bueno, todos las hemos vivido, supongo, pero desde luego nadie lo había contado con la gracia que lo has hecho tú.
    Feliz noche amiga viajera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas pasado un buen rato leyéndome.

      Eliminar
  23. El vagón del silencio es una bendición, especialmente para los que viajamos solos.
    Me ha encantado tu historia. :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que no te lo estropeen. Eso es como el del chiste. "que día tan maravilloso, verás como viene un hijoputa y me lo estropea"

      Eliminar
  24. Buenisima la anécdota. En cierta ocasión iba de Valencia a Madrid en el auto res. El hombre que iba a mi lado, gordo y sudoroso, cogió su bolsa y la abrió. Y salió un mono pequeño. Fui hasta Madrid con el gordo y el mono al lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madremía!eso es mucho peor, al menos para mí.

      Eliminar
  25. Gracias por la sonrisa, cuántas anécdotas tienen los viajes, sobre todo cuando tú vas por trabajo y otros de vacaciones, dos mundos que a veces chocan
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta a tu comentario está más abajo. No sé cómo ha sucedido, pero.... así ha sido.

      Eliminar
  26. Curiosamente esta semana tomé ese AVE, en Córdoba, hasta Zaragoza. No iba en el "coche en silencio" y eso me ofreció la oportunidad de comprobar que, al igual que los gitanos, también una pareja de catalanes eran muy graciosos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Cómoooooooooooooo???? ¿Tú en Córdoba y yo sin enterarme?

      Eliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Qué buen relato, Tracy, me has hecho reír de lo lindo :)))

    Un beso y gracias.

    ResponderEliminar
  29. Pues a mi me han caído bien ese par de dos... claro, es que un viaje tan largo sin hablá es un trauma Tracy, yo tampoco aguantaría... con lo parlanchina que soy, me tendrían que bajar del tren en marcha... jajajaja...
    Besines...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me cayeron bien, sobretodo me rei sin que me vieran.

      Eliminar
  30. Jajajajja, me he reído a gusto. Y eso que he tenido que hacer un esfuerzo que no podía leerlo bien. No sé por qué no salen todas las letras de tu relato en mi pantalla. Pero todo y así me ha gustado. Muy entretenido! Abrazo salada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sólo te pasa eso con mis entradas?, no me lo ha dicho nadie.

      Eliminar
  31. ¡Vaya, anécdota y con lo lindo -saludable- que es el silencio!

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Que arte tienen, jajaja. Lo del vagón del silencio no lo había escuchado nunca, vamos que lo tendré encuenta para próximas ocasiones ajjajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Se nota que hace mucho que no hago largos trayectos en tren porque no tenia ni idea de lo del vagon del silencio, el cual creo que en ciertos momentos ha de ser delicioso. Leyendo tu relato me he reido de lo lindo, divertido pero real como la vida misma. Besos.

    ResponderEliminar
  34. Jajajajajajajajajajajaja!!! ...como siempre me he reido con tu historia ...y aunque no se me crea, soy una a la que le gusta estar en silencio y observar, y esta situación e hubiese "alterada" y también divertido mucho!

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no te voy a creer? A mí también me gusta.

      Eliminar
  35. La verdad que no comprendo los trenes con vagones del silencio ni los hoteles donde no permiten niños, aunque los respeto. Un relato muy bien contado. Felicidades Tracy ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los vagones sí lo entiendo, lo de los Hoteles menos.

      Eliminar
  36. Desde luego es para reir. Esos guiris sique no entendían na, hacer que unos gitanos no hablen, pues vaya.
    Me he divertido mucho con tu relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. No he viajado nunca en AVE pero si alguna vez lo hago pediré un vagón de esos de silencio...cojo mucho el cercanías a Madrid y es insoportable ir escuchando las conversaciones de todo el mundo!
    Un beos

    ResponderEliminar
  38. jajaj buenísima anécdota!...me he sentido en medio de esa cómica situación jejeje
    Un abrazo!

    ResponderEliminar