viernes, 29 de junio de 2012

A QUIÉN PUEDA INTERESAR

Ayer estuve paseando por los jardines para mitigar un poco este calor que nos flagela y vi como llegaban, a un banco cercano al que yo estaba, una señora mayor agarrada del brazo de una chica joven. Ésta última, depositó a la señora en una esquina del banco y ella se instaló en el otro extremo, sin mediar palabra, ni gesto amable.
Hoy día la actividad de acompañar a personas mayores, está bien pagada y goza de gran demanda, por lo que las personas que la realizan, no deberían limitarse a "transportar una carga" de un lado a otro, sino a llenar minimamente estos tiempos, al menos, con gestos amables y cercanos.
En media hora que he estado allí no ha habido ni un atisbo de conversación.
¡Qué pena!
De la misma forma que para cuidar a los más pequeños de la casa se buscan a las personas más idóneas, para los mayores debe hacerse lo mismo porque tanto unos como otros dependen de los demás y están en sus manos. 
Desde aquí lanzo un S.O.S. a los míos: si alguna vez se ven necesitados de contratar estos servicios para ayudarme, les pediría que buscaran una pesona con calidez humana, que dé más valor a la relación personal que al trabajo, en sí, de ser mi punto de apoyo.
Y esas personas, haberlas, haylas.

37 comentarios:

  1. Y tanto que haberlas haylas...lo que pasa es que de todo hay en la viña del Señor...En general yo suelo encontrar personas mayores deseosas de comunicarse de desahogarse...y acompañantes que les escuchan,que les calman...lo que debería ser normal...

    ResponderEliminar
  2. Tracy, en general, no creo que sea un trabajo bien pagado, nunca lo ha sido. Pero una cosa no justifica la otra, esa frialdad da escalofríos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Acertadísima reflexión que comparto totalmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tremendo Tracy.
    Qué gran verdad.
    Es una pena que no se pueda ser trabajador vocacional pero al menos se debería poner un poco de humanidad en ello, más en estos trabajos que están más cerca del altruismo que de la pasta.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón tienes Tracy!! Yo misma lo he pensado muchas veces. Los mayores, los grandes olvidados de esta sociedad. Es lo mismo que cuando aparece un niño abandonado, enseguida salen un montón de personas que lo quieren adoptar pero si el que aparece "olvidado" en un coche es un anciano la gente se desentiende. Pues yo le adoptaría!! En fin...
    Pasa un buen fin de semana, Tracy!!

    ResponderEliminar
  6. !estoy contigo! mi suegra necesito de una persona que la atendiera...........y siempre miramos que fuera una persona cariñosa y alegre....

    eso debe premiar sobre lo economico........digo yo........un saludin

    ResponderEliminar
  7. Si, yo también veo mucha gente así... y leyendote se me han puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  8. Esta llamada nos corresponde a todos.
    Tienes toda la razón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La parte contratante le debería preguntar a la anciana si está contenta (que es lo que se busca) y si no es así, cambiar a la parte contratada.

    ResponderEliminar
  10. Creo que los acompañantes, en general, están ahí por un salario, no es su vocación y su nivel cultural es pobre, otras veces por respeto callan.De todos modos es una situación muy triste.
    Besosss

    ResponderEliminar
  11. Es una lástima pero presiento que los mayores, esos olvidados, están a merced de lo que queramos hacer con ellos. Si les damos cariño, bien; si les dejamos a un lado, pues que qué se va a hacer.
    Qué pena, Tracy, cumplir años, vivir nuestros últimos años para sentir que estorbamos en los planes de los demás.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  12. Me he quedado espantada, sé que es un trabajo, y tal, pero están tratando con seres humanos, por favor, ¿qué le pasa a esa gente? Completamente de acuerdo contigo, espero que esta entrada sirva de alerta a muchos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Apoyo totalmente tus palabras!!! Excelente reflexión, ojalá se tuviera mas en cuenta esto.
    Beso.

    ResponderEliminar
  14. A mi madre la cuidaron entre comillas dos chicas ecuatorianas, primero una que estuvo unos meses y luego otra que estuvo un poco más. Las despedimos a las dos por varios motivos, uno de ellos fue que cuando acostaban a mi madre por la noche, subían hombres a casa. Tambien las hemos pillamos acostadas a media mañana y mi madre sola en el comedor. Ojalá que nuestros hijos tomen buenas decisiones con nosotros.

    BESICOS.

    ResponderEliminar
  15. desde luego que tienes toda la razón...y prefiero pensar que el episodio que presenciaste es una excepción y que la mayoría de cuidadores son excelentes tanto por trabajo como por trato y humanidad hacia los más ancianos...
    Un beso y feliz finde!!!!

    ResponderEliminar
  16. Triste ...pero cierto .. Es más cuando contratan a una persona para cuidar a un pequeño ya sabemos que va a jugar con él ... (aparte de cuidarlo) .. pero cuando es para una persona mayor o con discapacidad .... eso es otro cantar... lamentándolo mucho no se que les ocurre .. y no sé donde dejaron su dignidad .. pq para mi con ese comportamiento .. tienen muy poca .... espero que la vida no les pague con la misma moneda .... y en nuestro camino nos encontremos con gente amorosa en el trato y nosotros también para con ellos ... Besotessss y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Halaa.... has hecho que me acuerde de mi madre y lo que yo daría por poder acompañarla al parque y abrazarla y besuquearla... y ya está, ya lloro... pero Bss amiga

    ResponderEliminar
  18. Chapó Tracy
    si, grito ese SOS al aire, que yo también me he fijado en esos detalles,
    que penita, madre, que penita!!!

    abrazos
    eljardidnemiduende

    ResponderEliminar
  19. Cuanta razón tienes y eso es en un espacio público, que en casa la situación puede ser peor. Tanto los niños como los ancianos quedan totalmente vulnerables en manos de personas como la que describes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Estas cosas ocurren más de lo que creemos y lo que da más coraje es que algunos hijos lo saben y hacen la vista gorda.
    Calorazo de miedo por tu Cordoba ¿no?
    Feliz finde

    ResponderEliminar
  21. ¿Bien pagada?, no está bien pagada, aunque tampoco las personas están formadas en la atención a estas personas, la crisis hace que cualquier persona sin capacitación se ofrezca a realizar este tipo de tareas de acción social.
    Sobre el particular podría escribir un libro, hoy se está dando que muchas familias, que se quedan en paro, están sobreviviendo con la ayuda a la dependencia y la pensión del abuelo/a.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Interesante observación y no menos importante crítica a una realidad que es patente en ésta sociedad que nos está tocando vivir Treisi, y es lo que pasa en todos los ámbitos sociales o laborales cuando existe ausencia de vocación, humanidad, paciencia y amor o motivación por lo que ejerces, la mayoría van a cumplir su horario establecido y hasta mañana si Dios quiere, ¡¡lamentable !! enhorabuena por ésta entrada.

    ResponderEliminar
  23. Me entristece profundamente lo que cuentas y también he vivido e incluso de una forma más grave.
    En la oficina donde estaba trabajando hace un tiempo,entró una "cuidadora" que depositó al señor que cuidaba de muy malos modos en la silla mientras ella comía no sé qué, para luego hablarle en un tono que no pude evitar recriminarle...
    Si me callo reviento.
    El caso es que tu pedido es más que razonable teniendo en cuenta cómo están el panorama con esa gente que cuida por dinero y sin nada de ternura.
    Un beso y pidamos que no nos haga falta...

    ResponderEliminar
  24. El amor, aunque no lo crean, es lo más valioso que hay en el mundo; calidez humana ya no hay; ¿qué es lo que difunden los medios como vida moderna? ¿ir de paseo con los niños?, ¿jugar con los abuelos? ¿Estar juntos en una reunión familiar? Me temo que no. Allí están los resultados.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  25. Que pena ,con lo fácil que es ofrecer un poquito de cariño y una sonrisa o una palabra amable
    Vivimos en un mundo tan materialista que las personas pasan a ser objetos que se arrinconan cuando ya no son necesarios
    A tí eso no te va a ocurrir porque seguro que los que te rodean no lo van a permitir
    Un Beso

    ResponderEliminar
  26. Que razón llevas y coincido plenamente en el ultimo comentario que haberlas haylas

    ResponderEliminar
  27. En los hospitales, la mayor parte de los ancianos están acompañados de cuidadores de otros países, nacionales no se ven y, realmente, empatizan poco con el enfermo, se limitan a estar mientras los hijos tienen que trabajar, es cierto que se conceden unos días por enfermedad de un familiar directo pero son procesos largos y ¡claro! tanto tiempo no se tiene, es un tema que me preocupa mucho y al que le veo difícil solución. Pienso como tu.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Correcaminos, estoy totalmente de acuerdo contigo! Pero parte de la culpa la tienen los propios seleccionadores de este tipo de empleo. Hoy día no es difícil encontrar personas capacitadas.

    ResponderEliminar
  29. Estoy de acuerdo, con que un cuidador de personas no solo se tiene que limitar a "transportar" o a vigilar, espero que al menos fuese eso un "trabajador" y no alguien de la propia familia, por que de eso también hay mucho, llevan a los padres al médico, o al parque o donde sea, los dejan sentados y en todo el rato no les dirigen la palabra, mientras ellos o ellas, se ponen a voz en grito por el móvil, a explicar (a todos los de la sala o los del parque claramente) los motivos por los cuales, su anciano padre o su anciana madre está con ellos en ese momento, siempre por culpa de algún hermana o hermano que no han querido atenderlos y que ellos o ellas en su buena caridad y aun faltando a clases de pilates, de natación o de sevillanas, no han tenido más remedio que "transportar" su carga, en fin, que yo les he dicho a mis hijas que cuando esté así de mayor y de torpe, que me dejen abandonada en un bosque, ( lo malo que ahora tampoco hay bosques). bsss, feliz finde.

    ResponderEliminar
  30. Espero morirme antes de que me tengan que cuidar.
    Sé que no lo hará nadie.
    Con un par de amigos, hemos pensado hace tiempo irnos a vivir los 4 juntos cuando nos jubilemos.
    Y cuidarnos, viajar y eutanasiarnos llegado el momento.
    Besos, tracy.

    ResponderEliminar
  31. Tengo una tía aquí muy mayorcita a la que la cuida una chica filipina que es un sol. Siempre con una gran sonrisa auténtica y con mucho cariño, no solo con ella, sino con el resto de la familia, y claro, la queremos mucho y le estamos muy agradecidos.

    ResponderEliminar
  32. Por estas situaciones tan verdaderamente horribles y tristes es por lo que escribí La sociedad con los ancianos. Yo comprendo que no todos disponen del tiempo que debieran para cuidar a los mayores, por las ocupaciones del trabajo, los hijos, la casa, etc... pero hay que tener cabeza y dejar a los nuestros en buenas manos.
    http://blogdenortiz.blogspot.com/2011/08/la-sociedad-con-los-ancianos.html
    Un saludo, de nuevo :)

    ResponderEliminar
  33. Gran reflexión. Lo mismo para las residencias geriátricas.

    ResponderEliminar
  34. Me pasó ayer, con una señora muy muy mayor, que estaba sola por pleno centro de la ciudad sin que nadie la ayudase ni siquiera a cruzar la calle. No pude con mi genio y la acompañé hasta donde iba, a buscar un nuevo par de anteojos porque ama leer. Un alma gemela, diría mi querida Anne Shirley.
    Besos.

    ResponderEliminar