jueves, 24 de octubre de 2013

JUEVEANDO CON LOS DIBUJOS ANIMADOS

A Gus se le ha ocurrido que contemos una historia de ayer y de hoy de algún personaje de dibujos animados, si queréis entreteneros un poco, pinchar aquí


HISTORIAS  DE AYER Y HOY DE  DIBUJOS ANIMADOS


OLIVIA  Y  POPEYE

En mi casa siempre han gustado estos dibujos porque servían para hacer comer a los más pequeños las odiadas verduras, sobre todo:  ESPINACAS.
Las espinacas aportaban al organismo una cantidad de hierro enorrrrrrrrrrme, según se decía.
Con el tiempo me enteré que no era tan grande su aporte de hierro,  sino que había sido un error al transcribir su porcentaje férrico, se equivocaron en la coma decimal y la pusieron donde no era, agrandando el porcentaje de hierro que aportaban al organismo.
Esta equivocación la  mantuvieron en secreto al ver que el consumo de espinacas se había disparado desmesuradamente a causa de los dibujos de Popeye.
Vete tú a saber si fue un error o una estratagia de mercado.

Yo hice lo mismo con el error, me lo callé para hacer comer las dichosas espinacas a mis hijas, vendiéndoles que nadarían sin parar y encestarían sin fallar en balón cesto.
¡Pobrecillas!, creo que aún no me lo han perdonado, como aquello de que con los filetes de hígado se ponía el pelo brillante, pero esa es otra historia.
He de confesar que mi verdadero ídolo antes, ahora y siempre ha sido Olivia, la veía muy independiente y aunque era novia de Popeye no se casó nunca con él, que yo supiera.
 ¡Chica lista y adelantada a su tiempo!
 Tan delgadita y con un estilo tan peculiar se adaptaba a todos los tiempos y a todas las modas.
Siempre estaba alegre, que yo recuerde.
 Ahora, que soy más picarona que entonces, mirando atentamente el dibujo animado que os he puesto, comprendo el por qué.

71 comentarios:

  1. Dios mio... no me había fijado en las consecuencias y verdaderas bondades gracias al consumo de las espinacas, lo que si que es cierto es que yo las tomo de muchas maneras, solas, en ensaladas, en pure, tiernas, congeladas... de todas formas, menos en bote. Lo que si que es cierto es que popeye gracias a sus tatuajes vuelve a estar de moda. Es nuestra diferencia, yo no estoy tatuado.
    Me gusta leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja...
    ...en cuanto a lo de las espinacas..estrategia de mercado....seguro!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja,ja claro, con el tiempo una ve de otra forma los dibujos, se hace más picarona y ve lo que antes no veía...
    Lo de las espinacas, el hígado y todo lo demás, también lo viví con mi madre, pero a mis hijos, como ya no hacían Popeye, y creoq ue aunque lo hicieran...nada.
    Los de ahora no son como éramos entonces, aunque el mayor ahora que se ha independizado como de todo!
    Caray, pienso, han de marcharse y auto abastecerse para apreciarlo todo...
    Ayns!

    ResponderEliminar
  4. A mis hijas ni con popeye, mi hija pequeña dice que comer lechuga es como comer un plastico.. y en cuanto a Olivia, si que era independiente, pero como tenía dos pretendientes , eso si, cada cual más cazurro.. jajajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños de hoy, no se kas tragan como los de antes.

      Eliminar
  5. ¡Cuantas veces me hubiera gustado a mi tener una lata de espinacas a la que recurrir! .¡Con que candidez se solucionaban los problemas! Saludos

    ResponderEliminar
  6. jajaja, si no lo dices no me había fijado en el dibujo, pero si tienen hierro a lo mejor pesa demasiado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Ester.... si a ti no se te escapa una...

      Eliminar
  7. Ahí, AHÍ LE HAS DADO...mi madre nos coló las espinacas hasta con un embudo por el gaznate (es que nos escapábamos cosa mala). Y todo por el Popeye...

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Pocas cosas inocentes quedan en el mundo comercial, mis queridos y adorados piececitos.
    Un beso, Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco antes, pero ahora la cosa se ha superado
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tracy!!!
    Pero cómo les pusiste a las pobres espinacas y filetes de hígado? Madre crueeeeel !!

    Anda que no eres pilla...jjajajajajajaja
    :P

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mujer, en la misma comida, no!, un día espinacas y a los dos o tres días hígado, si no, me hubieran retirado el saludo.

      Eliminar
  10. Todas las cosas en que me hiciste pensar: la independencia de Olivia, sus motivos de alegría, las vitaminas de las espinacas...yo miré por años a Popeye y nunca me lo había planteado!

    ResponderEliminar
  11. es que fuimos educados con todos los cuentos.

    Veo por la imagen que el hierro de las espinacas se acumula donde debe.

    ResponderEliminar
  12. ¿Quién no recuerda a Popeye?... Hasta mis hijos lo han conocido. Eso sí: con el paso de los años su mensaje se ha quedado trasnochado. Pienso.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los niños de hoy no se ceen todo lo que les dicen y hacen bien.

      Eliminar
  13. Olivia es genial, siempre me gustó mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Como de chica andaba siempre algo anémica, las espinacas formaban parte indiscutida de mi dieta.
    Las comía con gusto, pero el hígado me resultaba repugnante. Si supieras Tracy todas las que me inventé para que no se dieran cuenta de que lo tiraba...
    Besote.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo no me tragué nunca lo de las espinacas, de hecho sigo sin comerlas!
    Y ya puestas, lo del hígado para el pelo es verdad??
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que va!, eso me lo inventé yo para que mis hijas se lo comieran.

      Eliminar
  16. Jejeje, las espinacas abultan el bulto pero quedará cual yunque de tanto hierro !exceso! Me endosaron el hígado diciéndome que era ternera, pero tan tonta no era de nena, no lo trago. A la Olivia la veo pelín anoréxica, por la depre del 29 supongo, pero hoy colaría de modelo, prefiero a la remota Betty Boob en blanco y negro.
    Excelente reflexión sobre lo que hay que comer pero sin abusar, saludos a Brutus, el que falta en el triángulo digamos amoroso. Besitoooooo sin hígado, porfa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que era tan moderna que hasta practicaba el "ménage à trois".

      Eliminar
  17. Tanto era el markenting que el nombre de original del personaje es Oliva Oil, aceite de oliva. O sea la promoción del consumo de espinaca con aceite de oliva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empezó siendo su historia y luego se añadió Popeye.

      Eliminar
  18. Si no recuerdo mal, había un Cocoliso. ¿Era hijo de los dos, aunque no estuvieran casados?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por hijo lo teníamos.Lo que te digo: supermoderna ella.

      Eliminar
  19. Vaya hombre, nunca habría pensado que las espinacas también hicieran efecto en ese músculo, pero el vídeo es concluyente, jaja.

    ResponderEliminar
  20. Ahora que lo has mencionado yo también he caído en que esa alegría que mostraba siempre Olivia se debe a su satisfacción, y no solo porque tuviera a Popeye, no olvidemos a Brutus. ¿Qué había entre ellos?. Y decían que Cocoliso era sobrino de Popeye pero su madre nunca fue mencionada. Sería hijo de una muchacha de algún puerto de los que había visitado el marino.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me encantaban esos dibujos animados, eso sí, lo de las espinacas como que no me convencieron, jeje.
    Saludos,

    Joker

    ResponderEliminar
  22. Respuestas
    1. Pues ya hay dos cosas que te diferencian de él.

      Eliminar
  23. Mi ración de hierro llegó con las lentejas de la posguerra.(el hierro no era vitaminado, las lentejas de entonces ademas de piedras llevaban trozos de clavos para que pesaran mas), pero desde luego no fueron tan "eficientes" como las espinacas de Popeye, sobre todo el de tu dibujo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor comer espinacas que lentejas con sus malas coÑÍAS

      Eliminar
  24. de color verde no como ni un millón de dólares
    entonces, espinaca ¡noooo!
    .
    la composición que has hecho me ha parece buenísima
    saludos

    ResponderEliminar
  25. A mí me gustan y en casa hago filetes rusos de espinacas...soy rara??
    También comprendo que a Olivia le gustara Popeye...menudo poderio))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que viendo mejor a Popeye creo que ella también tendría que comer espinacas jajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. No eres rara, a mí también me gustan, pero has de reconocer que de niños son infumables.

    ResponderEliminar
  28. Nos hicieron querer las espinacas, y esa Olivia enamoradísima de Popeye, era tan dulce. Eran unos dibujos muy originales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hemos llevado ganado a la hora de hacer dietas.

      Eliminar
  29. Es muy cierto tu relato sobre las virtudes de la espinaca, aunque me cuesta creer que haya podido ser una estrategia de ventas. Leí que la acelga tiene mas hierro que la espinaca y que a ésta no conviene consumirla en exceso por un cierto ácido que posee, sobre todo debe moderarse con los niños. ¿será así?. Me gustó tu oportuno relato Tracy!!!

    ResponderEliminar
  30. Yerras al afirmar que el error fue debido a la coma decimal, pues (esta misma) en América se representa con un punto gráfico.
    Olivia nos gustaba a los niños por sus pechos. De hecho, cuando ya adolescentes, a las flaquitas con senos grandes les decíamos "Olivia"... y lo que nos reíamos (sin ofender, porque ella/s también sonreía/n, aunque sonrojada/s).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué más dará un punto que una coma!

      Eliminar
  31. Yo odiaba a Popeye por eso...
    Las espinacas como que no.
    Puajjj.
    Bss.

    ResponderEliminar
  32. ¡Pobre! se perdió tu admiración por las espinacas, menos mal que no se enteró nunca.

    ResponderEliminar
  33. Me encanta este post...
    A mí popeye no me gustaba, era más de Heidi, Marco y demás lacrimógenos. Masoca que es una!!
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Ja ja ja ! Ahora se explica todo!

    ResponderEliminar
  35. Me he reído un buen rato, leyéndote. Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  36. No hace mucho que me entré del valor verdadero del hierro de la espinaca, pero también gracias a Popeye y el poder convincente de mi madre pretendí tener una fuerza poderosa gracias a un buen plato de esta verdura.
    Beso, Jime

    ResponderEliminar
  37. Pienso que fue una extraordinaria cosecha de espinacas la que originó la aparición de Popeye. Olivia si que parecía una mujer independiente jugando a dos barajas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Todos los niños querian ser marinos fuertes con tatuajes en el brazo... pero las odiosas espinacassssssssssss.
    Me encanta esa Olivia desgarbada.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  39. Todo el asunto este de la espinaca ya me lo sospechaba... ahora, el efecto, a guiarme por la animación que has puesto, parece que no es de despreciar! jajaja! Sabes? cuando era jovencita, era una flaquirucha esmirriada, por lo que no faltaba algún chistoso que me apodara Olivia! Me lo tomé con humor, así que cuando me preguntaban cómo me llamaba, antes que me dijera algo, respondía: Olivia (y el chiste se les iba al garete!). jajaja! Muy buen aporte!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  40. ¡Que grande Popeye! Seguro que muchos niños comían espinacas gracias a él. A mi nunca me gustaron de pequeña y ahora en cambio si que las como. Se ve que en mí hizo poco efecto. Lo del filete de higado nunca lo había oído, aunque creo que tampoco me hubiera servido. La verdad es que tenía muy mala boca... jajaja. Un beso.

    ResponderEliminar