miércoles, 27 de noviembre de 2013

LA CATÓLICA ISABEL

como personaje histórico se ha reciclado últimamente con la puesta en escena de la serie televisiva de la que es protagonista, confieso que no he visto ni un sólo capítulo y también confieso que tras ver la exposición del vestuario que se ha exhibido en ella, me han despertado el deseo de verla.
(Michelle Jenner)














De la Reina Católica se ha dicho que no se lavaba, que olía mal y que prometió no cambiarse de camisa hasta no conquistar Granada, ¡vete tú a saber...!
 Lo cierto es que en la exposición las camisas se contaban por decenas.

Su biógrafa Mª Pilar Queralt de Hierro, afirma que esa frase de no querer cambiarse la camisa hasta finalizar la conquista de Granada, tenía un sentido figurado como diciendo que no cejaría en el empeño de conquistar Granada, hasta que Boadil no le hiciera entrega de las llaves de la ciudad.
Por cierto que también están recreados los ropajes del Rey Moro junto a los del Rey Católico en la exposición.






















El traje de Isabel en estado de buena esperanza


y los de personajes de la Corte con sedas y brocados cuajados de bordados, encajes y pedrería




















además de capas pluviales y complementos















Vamos que no me extrañaría nada ver convertida a la Reina Isabel "la Católica" en un sex symbol.

Para los  interesados, la exposición se encuentra en El Museo del Traje, pasaréis un buen rato.

51 comentarios:

  1. Que gordica era eh...

    Seguro que se hinchaba de pan y salsas, y sin ningún problema.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los reyes eso es lo que tienen que comen muchos manjares y eso se nota.

      Eliminar
  2. Tengo que ir, menos mal que tu me lo vas contando, no se yo esa ropa en mi lavadora, seguro que una de las dos salia perjudicada. Un abrazo saltarín, que he visto un par de chinches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esos trajes no se lavarían jamás de los jamases, así es que no me extraña que hayas visto chinches.

      Eliminar
  3. Hablan de una reina con "un par" no conozco a fondo su biografía, en cuanto a lo de la limpieza, se puede decir que mientras que esos "moros" que expulsaron se lavaban más a menudo, los "cristianos", todos ellos, eran unos "guarros", cosas de los adelantos que trajeron los reyes y que hoy han heredado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno de lo de no cambiarse de camisa es de dónde se supone que viene el color "blanco Isabel" o blanco sucio....
    Yo tampoco he visto la serie, me parece que la Isabel de ficción es demasiado tierna y angelical ...la real era seguramente bastante menos tiernecita.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que al blanco sucio se le llamaba Isabel, precisamente por eso.

      Eliminar
  5. ¿hay que lavarse cada día?

    ¿aunque no haga falta?

    ResponderEliminar
  6. Soy una fanática de cuanta película de reyes de la antigüedad se da. Los de Inglaterra, los de España, me encanta ver como vivían, sus costumbres, sus ropas (o lo que Hollywood piensa de ellos) me parece que ésta exposición contaría con mi presencia si estuviera más cerca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo sí que puedes ver la serie televisiva.

      Eliminar
  7. Que lindo!!! buenisimos los trajes!! Lei los tres tomos de “los reyes católicos”, es muy interesante..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te gustara porque así te habrá completado tu magnífica lectura.

      Eliminar
  8. Oyyy eso de no cambiarse la camisa...qué repelús...pero es cierto que en aquella época usaban poco el jabón!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía tantas camisas que no tendría que lavarlas.

      Eliminar
  9. Me encantaría ver esa exposición!!!! Me encantan las vidas de los reyes y reinas, todos han tenido una vida de la que podría hacerse una serie, como la de Isabel, de la que soy fiel seguidora y me encanta ponerles cara a los personajes de la Historia (aunque sean ficticias). Yo, te la recomiendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues intenta verla, la disfrutarías mucho.

      Eliminar
  10. Una gran mujer y una gran reina, sin ninguna duda. No he visto la serie, no puedo opinar.
    Gracias por el paseo, me encantó.

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
  11. El personaje histórico mas o menos lo conozco, la serie no, no he visto ni un capitulo.

    ResponderEliminar
  12. Yo si que la he visto y la verdad es que no me ha enganchado, pero reconozco que la puesta en escena y el vestuario eran dignos del real matrimonio.

    Una exposición interesante Tracy, hay que visitarla..

    Saludos

    Marinela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he visto la serie pero desde luego el vestuario es majestuoso.

      Eliminar
  13. Tanto monta, monta tanto, decian... pero creo que Fernando montaba más...

    ResponderEliminar
  14. Es que imagínate si fuera cierto, no habría quien aguantara cerca de ella,y mas en la cama con su marido, menuda peste... :))
    Yo tampoco he visto la serie, tampoco tengo mucho interés que digamos... :(
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco yo, aunque viendo el vestuario se me despertó.

      Eliminar
  15. En el Monasterio de las Huelgas, en Burgos, nos enseñaron trajes auténticos de Isabel, y creo recordar que vestía hasta 6 y 7 faldas, una encima de la otra, por algo sería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y se parecía ese vestuario al de la serie?

      Eliminar
    2. No lo recuerdo Tracy, si eran tejidos muy densos, muy compactos.

      Eliminar
  16. Yo tampoco la he visto, pero creo que el vestuario es genial.
    Un besote

    ResponderEliminar
  17. No dices en que ciudad se encuentra este museo... me supongo que sera lejos de donde yo vivo...

    bonitas fotos, me han encantado.........un saludito

    ResponderEliminar
  18. ¿Te quieres creer que tengo al ladito del trabajo el Museo del Traje y aún no lo he fisitado?
    Ganas grandes me entran con lo que nos cuentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Es una seria de mucha audiencia.
    La verdad es que yo la veo, poco.
    Besos.
    Me alegro que te haya gustado la exposición, un abrazo.
    Intenta ver la serie , a lo mejor te gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sigue la próxima temporada, la veré.

      Eliminar
  20. Sigo la serie... para una vez que no nos salen con un loco ninja provisto de anacronismos a mansalva... (aunque confieso, entre nos, que ese Aguila Roja nos chifla a los Kafkaiens y a mí y lo que disfrutamos comentándola y traduciéndola porque no tiene desperdicio).
    Este "Catódica" Reina, además de tener un amante Cristobalino y joderle la vida a media América por su cerril apego al Cato- tónico catolicismo, creo yo que eso de no lavarse, fue por venganza, como veía a Fernando de uvas a peras... refugiado en su Aragon, iba echando pestes a su manera...
    Tanto apesta, apesta tanto.
    Ya sabes...
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta ese slogan de "tanto apesta, apesta tanto...", jajajajaja

      Eliminar
  21. ¿Puedes creer? Miro la serie aquí en Guatemala. Me ha llamado la atención por su mensaje histórico aunque no todas las actuaciones me convencen. Este museo del traje se mira muy interesante no sabes como me gustaría conocerlo.

    Gracias por traerlo.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te puedo dar mi opinión porque no he visto ni un solo capítulo.

      Eliminar
  22. Sigo la serie más o menos, esta y los Simpson. Si ella no se hubiese aseado, no habría llevado cuellos blancos. Es muy raro que una mujer siga sucia, al día siguiente, si es consciente de ello.
    "Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando" era una picaresca que como él era bisexual (se rumoreaba), ella le ponía los cuernos con otros, sin tener apenas relaciones sexuales entre ambos.
    El futuro Rey, la noche de bodas, le preguntó a la Reina que cómo se veía él, sin decirle antes ni después, lo bonita que estaba ella. Esto último me lo contó mi amigo Isidro; no he buscado para corroborarlo, pero le creo más que al guión de TVE.

    ResponderEliminar
  23. No se si Isabel se cambiaba la camisa, pero es evidente que la cultura castellana de entonces era bastante "espesa" en lo referente a las abluciones y desinfecciones.
    Comparados con el rey moro en Granada, con tanto estanque con chorritos, tantas abluciones antes y después de la oración y perfumes antes y después de visitar el harem, el rey moro sería un anuncio de "chanel 5" comparado con las ropas sudadas de Isabel mezcla de sudor propio con la de su jamelgo, apestando polvo y sudor de hacer kilómetros por los áridos caminos de Castilla, en una época en que las áreas de servicio con ducha no existían en la ruta.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los castellanos no le llegábamos a la suela de los zapatos en lo que adelantos se refiere.
      Un beso.

      Eliminar
  24. jajajaja llego tarde a comentarte, ya sabes que estaba superocupada en mis ratos libres con Dn Benito y su Estafeta,
    pero ahora me he leído todos los comentarios que me anteceden y me he divertido un buen rato y gracias por traernos aquí
    esta exposición del vestuario.

    Pues, Tracy, yo sigo la serie, sin perderme ni un capítulo. Por suerte, estando de viaje la pude ver en línea,
    en la pagina de "TVE. es" a la carta (Bendita sea). La serie está muy bien actuada a cual mejor, por actores
    de mucho talento escénico. La dirección y todo lo que hace a la factura técnica es excelente.
    Y aunque es una reinterpretación actual de la Historia, se atiene bastante bien, en general, a los hechos históricos.
    ¿Se nota que me gusta? Si, ¡Me gusta! y ahí me tienes los lunes clavadita a la pantalla disfrutándola.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Gracias por las fotos!
    Tengo ganas de ver esta exposición, creo que termina el día 8 así que como muy tarde este sábado tendré que ir a Madrid. Aprovecho de paso y veo la de La Villa de los Papiros que tb estoy detrás de ir...
    Un beso

    ResponderEliminar