jueves, 13 de marzo de 2014

JUEVEANDO DE CAÑAS

Emejota ha tenido una idea estupenda, este jueves nos vamos de cañas, así que si os apuntáis, nos reuniremos en su blog:  http://braserodeinvierno.blogspot.com.es/
Os esperamos.


NOS VAMOS DE CAÑAS



La conoció cuando era un chaval con 15 años recién cumplidos y desde el mismo momento que la vio se enamoró de ella, una rubia peligrosa como se decía por aquel entonces.
Era el centro de atención de todas las miradas, alegrando con su presencia exuberante a toda una pandilla de muchachos que discutían sobre el último examen de junio alrededor de una mesa  en un lúgubre bar de estudiantes.
 Ella tonteaba con todos y a todos conquistaba con su presencia.
Han pasado treinta años y sigue sin separarse de ella, obnubilado por su belleza rubia, su alegría chispeante y su elegancia al tomarla de la mano.
Disfruta de su presencia con el mismo deseo que entonces y si cabe más apetencia. La verdad es que "la rubia", como él la llama, le sabe entrar muy, pero que muy bien. Ummmmmmmmmmmmmmmm. 
Con sólo imaginarlo no puede reprimir el deseo de llevarla a sus labios y disfrutar ese instante. 
 A veces se pregunta si tendrá adicción a ella, pero enseguida lo desecha como si se tratara de un mal pensamiento:
- ¿Yo...? ¿abogado de un prestigiosísimo bufete...?, ¿una adicción?, ¡qué va!, eso es lo que dice mi mujer: que le pongo los cuernos con la cerveza. ¡La verdad es que está buenísima!.
- Camarero, otra caña por favor.

60 comentarios:

  1. Ummmmmmmmmmmmmmm que buenaaaaaaaaaaaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy ocurrente tu relato, Tracy. Me ha gustado mucho. Salud ;-)

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Cada cosa pa su cosa y los bueyes pa trillar...

      Eliminar
  4. Fresco y con espuma como la cerveza, es tu relato. Luego me tomo una a tu salud. Saltos y brincos
    Estoy por hacer una captura del comentario por si luego no aparece, le voy a dar despacito a Publicar y cruzo los dedos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y rubio, es rubio? ¿Qué color tiene?

      Eliminar
  5. ¿Adicción?!!!! ¿pero quien no tiene adicción de una cervecita fresquita?!!!

    ResponderEliminar
  6. prometedora foto... del revés... cuántas cañitas van?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poniendo la foto al revés desde el principio, luego no se nota lo que no se tiene que notar.

      Eliminar
  7. Qué tendrá esa rubia...aunque hay de otros colores y parecen ejercer también una atracción irresistible...
    Yo como que no la encuentro, oyessss
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estética de la cerveza es muy coqueta.

      Eliminar
  8. Si, si, así si, oye y hasta tríos, orgías y tal se pueden montar sin que nadie se moleste. Jajjj. Muy ingenioso, Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, cuando te toque dirigir otro jueves las montas, jejejeje

      Eliminar
  9. Parece un relato de ciencia "afición" :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Ágil y bonito relato. Me gustó mucho.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pluma dicho por ti es un tremendo cumplido, no sé cómo agradecértelo. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Tu divertido relato no está lejos de muchas realidades amiga Tracy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí más frecuente de lo que parece a simple vista.

      Eliminar
  12. Para mí es el elixir de la vida. Fresquita, espumosa, deliciosa. ¿Sabes? de pequeña cuando venía visita y tomaban cerveza, cuando marchaban yo repasaba las botellas y me iba tomando los "culitos" que habían quedado y mi madre un día me pilló y casi no le da un ataque ¡una niña de siete años tomando cerveza! es que ya apuntaba maneras jajajaj!
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa historia la que cuentas, en cambio a mí no me gustaba nada.

      Eliminar
  13. Todo el mundo sabe que: "La realidad es una ilusión que ocurre por falta de Cruzcampo".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú haciendo patria con la Cruzcampo ¿eh?, ¡no sabes tú ná!

      Eliminar
  14. Jajajajaa, buenísimo. Muy escrito jajajajaja creo que tomaron demasiadas cerbezas o tal vez las tome yo que veo la foto para abajo jajajaja. Muy original el texto.
    Saludos y un abrezo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa lo que quieras y acertarás pero... ¿y lo bien que lo estamos pasando?

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Me alegra verte por aquí. Aprovéchate y ríe que es eso lo que toca.

      Eliminar
  16. Conocí a esa rubia y aunque también me hacía tilin, me hizo sufrir bastante por el trabajo que me daba. Cuando dejó de ser imprescindible para mi vida, fue cuando en verdad deguste de sus encantos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has pasado por distintos estadíos, tu relato me gustará leerlo.

      Eliminar
  17. Incluso ahí, a mi me gusta la morena, es decir, la Guinness, jajajajaja...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra porque parece ser que se va a imponer el pelo moreno, así que enhorabuena a sus amantes.

      Eliminar
  18. Pero,buenoo..he vuelto a caer!!!ja,ja,ja...
    Besosss!!

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. ¿Me estás diciendo que a ti te he sorprendido?

      Eliminar
  20. Me apunto, y a ser posible con una buena tapita. ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tapa es fundamental para que no se nos suba a la cabeza.

      Eliminar
  21. Vengo del blog de Brasero de Invierno y que ricasss están estas birras, seguimos en ronda pero la próxima la pago yo.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  22. ...Y esa rubia es natural no teñida y está para no abandonarla nunca ;-)
    Que facilidad de palabra tienes hija...
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. ah, las costumbres
    en mi país caña es otra cosa, una especie de mmmhhh wisky ordinario?? algo así
    pero se toma y mucho, jeje
    .
    la cerveza es rica, pero se tiene que sacar muy rápido del cuerpo...¿tu sabes?
    .
    el relato está muy bien
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya has aprendido algo nuevo y si lo pruebas, no se te olvidará nunca.

      Eliminar
  24. Otra para acá,con espumita si

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te la saben tirar bien es una delicia esa espuma.

      Eliminar
  25. Muy buen final, bien llevado todo el relato hasta que la chica se convierte en la cerveza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. La chica desde el primer momento es la cerveza ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  27. Cada quien decide hacia dónde vuelca sus debilidades!
    =)

    ResponderEliminar
  28. No podía perderme tu original e interesante relato, Tracy...La cerveza es culpable de "muchos cuernos..." He probado la variedad de cervezas alemanas en los restaurantes típicos de alli...y es una delicia, muy suave y deliciosa.
    Mi felicitación por tu buen hacer, tu creatividad y buenos recursos.
    Mi abrazo siempre, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  29. Genial Tracy! El relato parecía apuntar hacia una rubia de carne y hueso... más resultó ser de las que se beben!
    Un muy bien contado relato y por demás original. Que me ha encantado amiga!
    Besos, y salú!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  30. Es que ciertamente es una rubia peligrosa, muy peligrosa, fresca, chispeante y capaz de provocarnos un puntito de desenfado y diversión.
    Seguramente no llegará nunca a serle infiel a su rubia favorita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Esa rubia alegra y mucho, pero hay que tener cuidadin, cuidadin. Muy buena esa doble intención.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Ay de esa rubia que nunca nos abandonará...
    :)
    Bss.

    ResponderEliminar