jueves, 11 de agosto de 2016

JUEVEANDO CON EGIPTO

Podemos imaginarnos en la época del antiguo Egipto, en uno de sus personajes reales o inventados.
Esta es la idea que se le ha ocurrido a  Ainoa, podéis leer lo que se nos ocurra escribir aquí




EL  APRENDIZ

Aún era adolescente  cuando empezó a  concentrar sobre sí las grandes expectativas que tenían en él, los miembros de la corte faraónica porque sabían que sería un digno sucesor del oficio de su padre, embalsamador.
La destreza del joven Jahí, era digna de admiración hasta por su propio progenitor que a pesar de ello no dejaba que el muchacho tocara los cadáveres por miedo a que su inexperiencia lo llevara a cometer una imprudencia que le costara la vida a ambos, padre e hijo.
Jahí impaciente por realizar lo que había aprendido observando a su padre, pensó que practicaría cuando nadie lo viera con un animal. 
El animal elegido para sus experimentos fue un gato, aún a sabiendas que estaba protegido por los dioses y los faraones, pero quizás  al ser considerado guardián de la noche fuera también guardián de su experimento que iba a llevarse a cabo con nocturnidad y que, al fin y al cabo, el único fin que perseguía con él era aprender a embalsamar a los gatos que como mascotas siguieran a sus amos a la otra vida, a la vez que cogía destreza  para poder embalsamar a las personas cuando estuviera preparado para ello.
Una noche, cuando todos dormían  puso en práctica sus planes, pero al ir a coger uno de los gatos que había por la casa.  el gato se transformó en una bella mujer sensual que comenzó a seducirlo hasta dejarlo paralizado con su felina mirada,  al momento  supo  que aquella hermosa mujer no era otra que la diosa Bastet.
La sangre se heló en su cuerpo, en ese instante, Jahí comprendió quién iba a correr la suerte de ser embalsamado sin haber muerto.

- Pero hijo... ¿qué son esos gritos? ¿otra vez has dejado que se suba el gato a tu cama? ¡Mira como te ha puesto la cara de arañazos...!

36 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Menos mal que fue un sueño ¿no?, jajajaja

      Eliminar
  2. ¡Genial! El final es muy divertido.
    Ni pensar quiero estar en la piel de Jahí; prefiero estar rodeada de papiros y cálamos: mejor escriba...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí al final opté por darle un giro a la historia para que no fuera tan macabra.

      Eliminar
  3. Nos dejas una historia muy adecuada para esta propuesta de jueves.Mi felicitación por tu inspiración y originalidad, Tracy.
    Mi abrazo y feliz semana, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª Jesús, feliz semana también para ti.

      Eliminar
  4. Me encanta el giro que da la historia. Aunque quiza el niño pueda viajar en sueños al pasado... Quien sabe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la lectura de cada cual quiera darle y que crea tantos finales como lectores haya.

      Eliminar
  5. jajaja Embalsamado vivo, nunca se me había ocurrido pensar en esa posibilidad...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. jeje inesperado final para un texto que nacía plasmado con el típico encanto misterioso de las antiguas leyendas!
    =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció que ese final era demasiado drástico lo convertí en sueño.
      ¡Ay si se pudiera hacer eso con las cosas de la vida...!

      Eliminar
  7. Muy buena la sorpresa final. Ya me estaba asustando.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. N podía que tú te me asustaras y cambié el final.
      Besos

      Eliminar
  8. Muy bueno, tus finales son sorprendentes. Uf! qué oficio.
    Ahora existe una profesión muy demandada, un grado superior de F.P., maquillador de cadáveres. Pues conozco a algunos que la están estudiando y eso es lo que quieren, no otra cosa ...
    Se te da muy bien la intriga. Me encanta.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me puedo creer lo que cuentas, hace falta estómago... y ganas de trabajar.

      Eliminar
  9. Bueno, menos mal que sólo ha salido con los arañazos, que yo lo hubiera embalsamado así aprende! ...que cosa más fea ese oficio...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo haría ni por todo el oro del mundo.

      Eliminar
  10. Jaaaa

    Es lo que te tiene ser gata que tb araña,😂

    Vaya giro le has dado al relato!!!!


    Me encanta la historia clásica, y creo que del Antiguo Egipto es de la temática que más libros hay en casa, aunque no recuerdo haber leído cosa igual!!!

    ResponderEliminar
  11. Egipto siempre se presta a fantasear con sus costumbres, sus faraones y sus ritos funerarios, es un tema con gran poder de convocatoria.

    ResponderEliminar
  12. Magnífica imaginación, tu relato me gustó mucho un relato surrealista muy bien redactado.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Surrealista pero apoyado en la realidad de aquellos tiempos, desgraciadamente, qué horror!

      Eliminar
  13. ¡Uy! ¡Qué sueño!

    Y yo que anoche me escapaba, junto con otros amigos,
    de un edificio y nos metíamos en un ascensor que salia volando
    por la ventana, rompiendo el vidrio, y volando como un helicóptero ... jajajajajaja

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tiene una interpretación, piénsalo y ¡VUELA!

      Eliminar
  14. Ay! despertar justo a tiempo, que alivio!! creo que eso debemos agradecérselo al gato con sus arañazos.
    Me encantó el relato, venia suelto pero sujetando con la trama y de repente un giro inesperado y divertido.
    Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las situaciones de la vida fueran así, que despertáramos justo a tiempo de pasar un mal rato y que este fuera irreal....

      Eliminar
  15. Encontrarse con Bastet para despertar. ¿Una decepción o un alivio por no ser embalsamado vivo?
    Bien planteado. Y creo que tu relato me decidió como escribir el propio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso que me dices al final es todo un honor para mí. Gracias.

      Eliminar
  16. Vaya, me sonó a leyenda egipcia, a mitología... menos el final. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es el tercer relato dedicado a Bastet que leo jaja. El tuyo es angustiante hasta que nos damos cuenta de que es un sueño...menos mal porque ya me veía a Jahí embalsamado en vida.
    Muy bueno Tracy!
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Perdona, pero no he podido evitar reírme al final... No me puedo imaginar la sed de venganza de ese gato para dejarle la cara como un Cristo. Y ese sueño, reminiscencia de las barbaridades que gato y Jahí se deben hacer mutuamente.
    La tortura nocturna del gato tiene lo suyo :-0)

    Abrazos :-0)

    ResponderEliminar
  19. Pesadillas que se convierten en realidad.

    ResponderEliminar