jueves, 3 de noviembre de 2016

JUEVEANDO CON PALABRAS DETERMINADAS

Esta semana, los relatos girarán en torno a seis verbos que se pueden usar en cualquiera de sus tiempos y sus formas y además un nombre propio:
1.-Esperar
2.-Levantar
3.-Andar
4.-Comer
5.-Dormir
6.-Soñar
7.-Alzhéimer
La idea se le ha ocurrido a Alfredo que es quien nos conduce esta semana.
Si queréis leer nuestras aportaciones pinchar aquí





Estaba entregada en cuerpo y alma a su madre.
 Desde tempranas horas de la mañana, cuando se percataba de que se había despertado, corría a LEVANTARLA, lavarla, peinarla y vestirla, sabía lo presumida que era y eso la hacía elegir  cuidadosamente lo que más le favorecía, aunque no siempre acertaba, su madre sentada ante el espejo del dormitorio, se sonreía al mirarse pero no decía nada.
Después le preparaba el desayuno, a veces se equivocaba y sustituía el azúcar por sal, también a la hora de COMER ocurrían cambios notables  como intentar freír con vinagre en lugar de con aceite... Su madre jamás decía nada, retiraba el plato con la mano pero si se daba cuenta que esto podía ser causa de disgusto para su hija, con lágrimas en los ojos, seguía comiendo hasta terminar todo lo que le había servido.
Uno de los momentos más gratos del día era el ANDAR por las calles del barrio, cogida del brazo de su madre, hablándole a borbotones, el tiempo corría en su contra, no quería que se le quedara nada por decir, en este afán a veces se le olvidaban  palabras y quedaban frases inconexas, pero ella seguía y seguía hablando como si  el ALZHÉIMER no se hubiera instalado en el centro de sus vidas. 
 Volvía del paseo exhausta pero contenta con la satisfacción del deber cumplido y deseando acabar con las rutinas que traía consigo la tarde-noche para que llegara la hora del descanso, la hora de SOÑAR despierta con que todo volviera a ser como antes.
A veces se desesperaba porque era una maldita enfermedad que no tenía marcha atrás, sin embargo podría llevarla sobre sus hombros y darse por satisfecha, mientras pudiera ver  destellos de vida en los ojos de su madre, que ahora parecía dormida, también para ella era la hora del descanso y de ESPERAR a que alguien se diera cuenta que la verdaderamente enferma, era su hija.  
 Comenzaba a no tener  fuerzas para seguir fingiendo, sólo para que su hija mantuviera una lucidez que poco a poco iba perdiendo.

52 comentarios:

  1. Aunque esté ahí, esperando a la vuelta de la esquina, no es bonito el nombre propio.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni bonito, ni fácil de escribir y mucho menos de los hechos que provoca.

      Eliminar
  2. Has cumplido con la iniciativa perfectamente, un relato con todas las palabras dadas y con sentido. Una madre maravillosa de la que al final nos descubres su verdad. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verdad muy triste, hasta yo al escribirlo, sentí que se me encogía el corazón.
      Besos

      Eliminar
  3. Al final las dos perderán la cabeza.
    Que duro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me resultó duro incluso para mí que me lo inventé...

      Eliminar
  4. Pues ya se me pasaba esta semana, con tanta fiesta, ni me acordaba del relato juevero, menos mal, gracias a ti.



    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira por lo menos ha servido para algo, jejejejeje

      Eliminar
  5. Es una enfermedad tan cruel.
    Devastador verla en una hija...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hasta yo misma me he sorprendido.
      Besos

      Eliminar
  6. Ay, qué pena , Tracy. He visto esa enfermedad en un tío mío, es terrible.
    Un texto muy tierno y doloroso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haberte hecho pasar un mal rato, trayendo a tu mente unos malos recuerdos.
      Besos.

      Eliminar
  7. ¡Ay! Qué enfermedad tan triste. Olvidar es como ir resumiendo la vida a nada.
    Besos, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las enfermedades que le quitan la racionalidad al ser humano.

      Eliminar
  8. Tremendo. Perder la lucidez cuando se es mayor, es entendible, incluso puede parecer lógico.
    Pero debe ser horrible el dolor de una madre que observa el deterioro mental de un hijo suyo.
    Descorazonadora y brillante entrada. No dejas de sorprenderme positivamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta enfermedad no se entiende nunca o al menos yo no lo entiendo se tenga la edad que se tenga.
      Gracias por tus comentarios que siempreme sirven como acicate paara seguir escribiendo.
      Besos.

      Eliminar
  9. Que buen giro como remate de tu historia

    Pshhh


    Tú tb me sorprendes...y siempre gratamente!!

    tuche..(con acento en la e...el tf no quiere saber de tildes)

    😇

    ResponderEliminar
  10. Es horrenda esa enfermedad, mi madre no tiene ALZHÉIMER, pero sí una demencia senil muy grave... y todo lo ha olvidado, hasta que tiene hijos, y no es ALZÉIMER...
    Un fuerte abrazo, amiga Trazy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En qué se diferencia? siempre he creído que es la misma porque los síntomas son los mismos ¿no?

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. No sé si es bonito o no, pero duro es un rato largo.

      Eliminar
  12. Uffff que triste!...qué final de la historia poco esperado.
    Besos Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo me lo esperaba, te lo digo en serio.
      Besos.

      Eliminar
  13. Sí, es triste la enfermedad y necesitan mucho cariño, mucho amor ...
    Un final sorprendente.
    También existen momentos maravillosos ... recuerdo unos cuantos ...

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que no tenga momentos buenos, pero el más pequeño de los malos, creo yo que supera con creces a los buenos.
      Un beso fuerte.

      Eliminar
  14. Pienso que esta enfermedad es otro azote a la humanidad, como lo fueron la peste, la tuberculosis y mas cercana en el tiempo, el cancer. Un abrazo, Tracy.

    ResponderEliminar
  15. Me entran escalofríos... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también.
      Creo que no voy a escribir más sobre este tema.

      Eliminar
  16. Que bonito xd , y triste pero por desgracia cuantos casos así abra , me ha encantado lo bien que lo has ido describiendo para sorprender en el final ..Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... y duro y muy real.
      Un beso, Campirela.

      Eliminar
  17. Ha sido doloroso, y muy bueno, sin duda un giro final inesperado que hace ver todo el relato de otro modo.
    Estupendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya interesado la forma de construirlo.
      Besos

      Eliminar
  18. Una historia dura, pero muy bien contada :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dura... dura... y por desgracia demasiado real y demasiado frecuente..

      Eliminar
  19. Doloroso texto, y jodida muy jodida debe ser esa enfermedad. Que pena para la gente que lo padece y su familia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo: la familia, debe ser horroroso.
      Besos

      Eliminar
  20. Le has dado una pincelada sorprendente, dolorosa enfermedad que te reduce a la nada ante la impotencia de los que te aman, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una enfermedad que por muchas pinceladas que le des, cada vez resaltas más su tristeza y desesperación.
      Besos

      Eliminar
  21. Buenísimo el giro que has dado al relato. Muy bien narrado. Y sé por experiencia lo que es vivir junto a un enfermo de Alzheimer, o con muchos como era mi caso. Qué enfermedad tan cruel.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Me alegro que e haya gustado.
    ¿Rodeada de muchos enfermos de Alzhéimer? ¡Qué fortaleza y qué mérito! no puedo por menos que darte toda mi admiración.

    ResponderEliminar
  23. Me has tenido en la intriga durante el relato y sí, al final era lo que parecía.
    Que figura impresionante esa madre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Una verdadera lástima. Esta enfermedad acabk con todo bicho viviente, y te va minando, pregúntándote: ¿ Què he hecho yo para merecer esto? pero la respuesta sigue estando en viento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Duro como cualquier realidad relacionada con esta enfermedad. Un relato emotivo. Gracias por participar. Besos

    ResponderEliminar