viernes, 11 de noviembre de 2016

JUEVEANDO EN VIERNES

Mª José nos propone este tema y aquí estamos haber lo que sale,espero que os entretengáis leyéndolos aquí



OTROS  NIÑOS / OTRA INFANCIA




Llevaba muchos años como voluntaria de una ONG en el centro del continente africano.
Sabía lo que era vivir bajo mínimos y con el dolor llamando a las puertas de su alma constantemente.
Se había hecho fuerte a base de tener a personas débiles dependiendo de ella.
Lo único que no soportaba era contemplar  a esos niños de inmensos ojos negros, en los que cabía un mundo, comidos de moscas sin apenas fuerza para quitárselas de encima, compartiendo lo único que tenían: su sudor.
Al ver esta escena, siempre pensaba que estas personitas no eran niños,  sólo tenían en común con ellos su pequeño cuerpo, pero carecían de los signos evidentes de la niñez: la alegría rezumando por todos los poros de su cuerpo, la ilusión en la mirada, la sonrisa abierta ocupando todo el rostro y ese carácter inquieto que los caracteriza.
Son viejitos disecados por el hambre y la enfermedad, pensaba.
Ella había hecho la prueba  mostrándoles una pelota o una muñeca y quedaban impasibles, sólo se alteraba  su mirada, cuando le enseñaban comida
 A pesar de los años que llevaba en estas tierras, aún tenía pegado el consumismo en la piel, eso le hacía  pensar en los juguetes que harían las delicias de los niños del primer mundo. Pensó en su niñez, que aún presa de  las penurias económicas, había sido feliz. Se sentía culpable, no podía más con esos sentimientos de la infancia que iban invadiendo su garganta y no la dejaban respirar. 
Un dolor agudo le atravesó el pecho,
Su corazón dejó de latir, se quedó para siempre entre aquellos niños-viejitos que le habían regalado tantas cosas sin ellos saberlo.

50 comentarios:

  1. lOS CUPLPABLES YA SABEMOS TODOS QUIENES SON.

    MANOLO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos un poco culpables Manolo, no nos engañemos.

      Eliminar
  2. Una vida digna de admiración.
    Hasta su último suspiro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente hay muchas vidas entregadas a estas tareas.
      Besos

      Eliminar
  3. Muchas personas dedican sus esfuerzos a ayudar, merecen nuestro reconocimiento y tu homenaje. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los homenajes que se les hagan son pocos.
      Besos

      Eliminar
  4. Después de tanto desatino, de tanta insolidaridad, de tanta desvergüenza, historias como la que narras, te devuelven la esperanza de un mundo mejor.
    Seguro que hay mucho de tí en esa mujer que ama hasta ese extremo a los necesitados.
    Besos solidarios.
    P/D.- Las fechas que no entiendes son las de la muerte de ambos, acaecida ayer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando yo leí tu entrada y te puse el comentario, no me había enterado de sus muertes, ha sido hoy a media mañana cuando lo he sabidony me he quedado de piedra, creo que aún no me he repuesto.
      ¡Claro! te pregunté por eso, por otra parte tampoco veía alguna realación entre ambos personajes y aunque a los dos los admiro, Leonard Cohen es lo más ¡Qué voz...!
      Aclarado, menos mal que anoche ni me lo imaginé, sino,,,ni te cuento qué noche hubiera pasado.

      Eliminar
    2. ¿Te parece poca relación que ambos hayan muerto el mismo día?
      Te diré que además de buen autor teatral, mi paisano es pintor, escenógrafo, poeta, ensayista, académico de la lengua, premio Príncipe de Asturias de las Artes Es decir todo un humanista del Renacimiento que supo convivir con las nuevas y revolucionarias tendencias artísticas de su época.
      Besos.

      Eliminar
    3. Es que yo no lo sabía, ni la muerte de uno ni la del otro, fíjate si estaría ajena a ello que tomé la fecha del fallecimiento por la del día de la entrada. Había algo que no me cuadraba y mejor que hubiera seguido sin cuadrarme.
      Lo que no sabía era que Nieva era tu paisano. Te felicito era un gran escenógrafo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Ay! Tracy, vaya... un relato muy reflexivo. Lo cierto es que nuestros niños tienen de todo y más, y no sé si tienen lo más necesario...

    Me has tocado, sí. Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si comparàramos ambas infancias, comprendo que a la protagonista le diera un yu-yu tan sólo de pensarlo.

      Eliminar
  6. Estas personas son las que se merecen grandes homenajes, y recordarlos siempre, por la excelente ayuda que prestan a los más necesitados, y sobre todo a los niños que son los que más lo padecen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Sólo puedo aplaudirte a ti y
    a quien protagoniza esta historia
    historia tan real de personas anónimas que lo dejan todo
    porque ahí, si se sabe lo que es la vida , se mama vida con todos los sentimientos y sin contaminaciones de este p.. mundo

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros estamos tan imbuidos en este mundo de consumismo que casi ni nos damos cuenta de que es así. ¡Qué pena!

      Eliminar
  8. Y pensar que nosotros votamos comida a la basura, que asco de gente somos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón. Yo en eso soy muy responsable y me invento mil maneras para que en mi casa esto no ocurra. Pero claro está que con esto no basta.

      Eliminar
  9. Si hubieran más personas así...otro mundo sería este...

    Besos,Tracy,buen finde.

    ResponderEliminar
  10. Es una visión que no tiene adjetivo.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo tiene , pero uno muy feo y que dice poco de la humanidad del primer mundo.

      Eliminar
  11. En esos casos siempre se recibe mucho más de lo que se suele dar.
    Sí.

    Bss, linda.

    ResponderEliminar
  12. Una grandísima ovación a este precioso homenaje, Tracy…

    Bsoss enormes, y muy feliz finde.

    ResponderEliminar
  13. Seguro que ella recibió mucho más ...
    Una reflexión muy hermosa.

    Un beso muy fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
  14. Admiración por esas personas, y tristeza, por como somos los "otros" seres humanos...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vez de humanos: "deshumanos", diría yo. ¿No te parece?

      Eliminar
  15. Estos relatos debieran publicarse y explicarse en las escuelas de cualquier edad.
    Un abrazo, amiga Tracy. Bien traido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si esto u otras cosas pero a los niños hay que enseñarlos a tener humanidad.

      Eliminar
  16. Me has encogido el corazón y me has llevado a reflexionar que no todos pueden " permitirse," ser niños. Nuestros niños caprichosos a quienes parece sobrarles de todo y en el otro extremo aquellos que no tienen infancia, precioso relato, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando lo estaba escribiendo se me estaba encogiendo el corazón.

      Eliminar
  17. Imagino que será así el proceso que vive un cooperante que llega desde el "primer mundo" y termina integrándose en el "tercero".
    Muy interesante. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco a ninguno, pero me los imagino así: personas comprometidas e implicadas hasta el final.

      Eliminar
  18. Un grandísimo texto; es toda una comparación destructora de nuestros valores, de las cosas verdaderamente importantes. Me pregunto hasta qué momento podemos llevar con nosotros las etiquetas del primer mundo con esa realidad tan innegable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo pienso así, si a alguien he molestado, lo siento, no lo hice con esa intención, pero es que los niños son tan sagrados...
      Tenemos que empezar a pensar en humanizarnos.

      Eliminar
  19. Es una pena que haya noños que no tengan lo más mínimo para ser felices. Cruel realidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ya para ser felices, sino para sobrevivir. Es que es tan fuerte, que no sé que hacemos para solucionarlo.
      Besos.

      Eliminar
  20. Así deberíamos ser todos. Un post emocionante.
    Besos, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos deberíamos poner un granito de compasión. Todo se arreglaría.

      Eliminar
  21. Ahora me da hasta apuro de haberme recreado en mi niñez feliz. Qué injusto es que unos tengan para derrochar y otros vivan en esas condiciones. A tu protagonista se le rompió el corazón, a mí se me ha roto al leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento de veras, es que al ver la foto tan alegre y de colores que nos ha dado Mª josé para poner en el relato, se me ha venido a la cabeza la otra en blanco y negro y me ha surgido así lo que he escrito.
      No eres sólo tú, yo, el otro, la otra... todos somos un poco culpables A mí también se ,me rompió escribiéndolo.

      Eliminar
  22. Nos ofreces la otra cara de la moneda, la que a veces olvidamos. Está bien que toquemos realidad. Esos también son niños y nos olvidamos de ello. Me ha gustado mucho tu visión y me ha hecho pensar. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por el tema elegido que me ha servido para que no se me olvide la cruda realidad que tenemos a la vuetla de nuestro mundo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. ¿Hay algo peor que quitarle la infancia a un niño?

    ResponderEliminar