viernes, 4 de mayo de 2018

JUEVEANDO CON UNA IMAGEN INSPIRADORA (4/5)

Mónica nos ha propuesto unas cuantas fotografías para que elijamos una y hagamos un relato sobre ella.
Si los queréis leer pinchad aquí
La foto elegida por mí, ha sido esta.
Antes de empezar sus estudios en la Universidad, decidió emprender un viaje en solitario fuera de su país. Tenía necesidad de respirar otros aires que no fueran los de su provinciana ciudad, conocer otros paisajes , otros modos de vida...
Necesitaba separarse de la familia tan ajena a ella, quería volar más alto no quedarse en esa ciudad pueblerina con unos padres que apenas tenían cultura y cuyos intereses no se despegaban de la cotidianeidad.
Incluso la ahogaba ese enamoramiento insulso en el que había entrado sólo por vivir algo nuevo y experimentar aquello tan bonito que contaban sus compañeras en el Instituto y que a ella la decepcionó terriblemente. 
Ahora iba a vivir su vida y si encontraba trabajo , ampliaría sus vacaciones y probaría nuevas experiencias.
Planeó el viaje, ligera de equipaje para poder saltar de sueño en sueño por toda Europa.
Sus padres , aunque con preocupación porque era la primera vez que se retiraba de ellos, la apoyaron en todo, pensando que en un mes todo volvería a ser igual que siempre.
Y se marchó...
Empezó por Italia que la pensaba  más cercana en idioma, en cultura y en geografía.
Todo era maravilloso, se encontraba libre, a nadie tenía que dar explicaciones, quería desconectar cuanto antes del mundo que había dejado tras de sí.
El tiempo transcurría a toda velocidad , el mes de vacaciones estaba tocando a su fin y tenía que tomar una determinación. Y la tomó:
- Mamá, te llamo desde Roma: Estoy embarazada, quiero abortar ¿puedes venir a acompañarme?  

36 comentarios:

  1. Tiene cojones las niña....... y los padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría mejor: ¡Manda cojones la niña!

      Eliminar
  2. Una historia muy realista... Ni te cuento como se me encogió el corazón el día que mi hija me dijo "mamá me voy a estudiar a París, entré en la Sorbonna", pero no quedó embarazada, por suerte. Los hijos tienen que probar alas y siempre deben seguir contando con nosotros, aunque cometan errores, que para eso somos sus padres.

    También yo participé con un relato esta vez, ya que Mónica, amorosa, hizo una convocatoria abierta a todos.

    Besos, Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes participar siempre que quieras. Te leeré, no sé cuando, pero te leeré.
      El síndrome del nido vacío es terrible, pero a todo se acostumbra uno,
      Muchos besos, guapa.

      Eliminar
  3. Muy buen final. Y factible. La niña de sus ojos vuela como paloma, pero a la hora de la verdad, es a la madre a quien llama para que le ayude.

    Muy lindo el post. Dan ganas de viajar, por qué no a Roma, ¿no?. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las madres siempre dispuestas aunque a veces los hijos, como en este caso , no se lo acaben de merecer.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. ¿Se admiten tacos? Estamos de viaje, hemos llegado a Italia como punto de partida por Europa y de repente seguimos en Italia y nos ha dado tiempo a TODO. Podrías ampliarnos el intermedio ¿Y quien es él?. Un abrazo de una cotilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se admiten tacos, jajajajaja
      "Y quien es él? ¿en qué lugar se enamoró de ti?..."
      Pues me imagino que será el de la insulsa y aburrida relación del Insti. Apañá va.

      Eliminar
  5. Y al final de tan altos vuelos, se acaba recurriendo al amparo de la madre… Y es que para volar, uno ha de saber pisar, también y sobre todo, con pies de plomo…

    Muy bueno, querida amiga…

    Bsoss enormes, y feliz finde! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí el final , cuando vienen duras... la madre por muy inculta que sea es la que resuelve el problema.

      Eliminar
  6. Es el precio que a veces hay que pagar por una necesaria libertad. Seguro que la madre recogió el mensaje y fue a acompañarla, en la decisión que finalmente tomara.
    Lo bueno de las madres es que no suelen guardar los disgustos que les dan sus hijos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón en lo que dices de las madres, pero ya también van espabilando, jejejeje Aunque esta como era, según su hija, sin apenas cultura todavía no había espabilao y enseguida iría en ayuda de la hija.

      Eliminar
  7. Dependiendo de cómo se quedó embarazada, el relato podría tomar un rumbo u otro.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es abierto, que cada uno termine la historia a su manera ¿no?

      Eliminar
    2. Pero queda la duda de cómo se quedó embarazada...

      Eliminar
  8. La historia comienza como muchas jóvenes antes de asentarse quiere volar y experimentar esa libertad antes de pasar a la fase de total madurez y responsabilidad pero parece ser que ella se toma la libertad en otros conceptos un poco libertino ..el final sorprendente más que nada pq si eres adulta para quedarte embarazada sé responsable para poder evitarlo ...podrías continuar tal vez haya una explicación de el pq ??.
    Un abrazo y un relato que hace pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia la realidad supera a la fantasía la mayoría de las veces, pero es verdad que hace pensar hasta a mí misma que lo he inventado.

      Eliminar
  9. Me dejas con ganas de más. Buen relato.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, termínalo tú ¿qué final le darías?

      Eliminar
  10. Que final más béstia! jajaja
    Eres imprevisible y me encanta la história y como la has construido partiendo de esa foto.
    Un fuerte abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí me gusta jugar con finales imprevistos, es más divertido.
      Otro abrazo para ti y buen finde.

      Eliminar
  11. Y ahí estaba el fruto de ese enamoramiento insulso

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Una decisión clave, desde luego.

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La decisión fue recurrir a la madre, creo que lo del aborto lo tenía superclaro.

      Eliminar
  13. Has fotografíado una realidad muy común hoy en día. Vivir la vida y buscarse a si misma antes de empezar la universidad... y con todo la información que hoy tienen los jóvenes es inconcebible que ocurran estas cosas, pero ocurren.
    Besoss

    ResponderEliminar
  14. Hola Tracy! Tu relato es impactante porque comienza de una manera y se desenlaza de otra que nos deja con la boca abierta.
    Cada uno es dueño de sus propias decisiones y hay que respetarlas.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sindel me alegro de tenerte por aquí, echo de menos tus propuestas y a ti, por supuesto.

      Eliminar
  15. Decisiones que se toman en la vida.
    Beso (solo uno por si acaso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por si acaso me quedo preñá? Jajajajaja

      Eliminar
  16. Los italianos tienen mucho peligro...

    ResponderEliminar
  17. Un viajecito así estoy necesitando yo, pero sin embarazo incluido, ni mucho menos aborto de por medio :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. Moraleja: Si no sabes nada de la vida, no vayas a Italia.

    ResponderEliminar