jueves, 19 de diciembre de 2019

JUEVES NAVIDEÑO CON UNA ESTATUA

Juan Carlos lleva hoy la batuta y nos ha propuesto hablar sobre una estatua de nuestra ciudad los resultados los podéis leer aquí



 Monumento a los Enamorados 



 Se encuentra en los Jardines del Campo Santo de los Mártires, frente al Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba.
Obra del Arquitecto Victor Escribano y el Escultor Pablo Yusti
Es un templete situado entre palmeras y naranjos, que alberga esta escultura de dos manos que más que tocarse, se rozan.
 Son un homenaje a los amores del poeta Ibn Zaydum y la Princesa Wallada (s. XI), los suyos fueron imposibles, pasionales, dolorosos...
 Córdoba  en 1971 les erigió este monumento con sus poemas.



¡Ay, qué cerca estuvimos y hoy qué lejos!
nos separó la suerte, y no hay rocío
que humedezca, resecas de deseo,
mis ardientes entrañas; pero en cambio,
de llanto mis pupilas se saturan.

Ibn Zaydum







Tengo celos de mis ojos, de mí toda,
de ti mismo, de tu tiempo y tu lugar,
aún grabado tú en mis pupilas,
mis celos nunca cesarán…

Wallada



Desde aquí os invito a que si os gusta la poesía, leáis a estos dos poetas andalusíes que marcaron un hito en su época.

39 comentarios:

  1. Pues vamos a leerlos. La escultura es preciosa, ese roce de manos evoca la caricia de las manos enamoradas.

    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto sus poesías , como su historia son dignas de conocerse, aunque él fué un poco cabroncete.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Feliz noche, y no me refiero a la Nochebuena sino a ésta que estamos viviendo, la otra ya vendrá.

      Eliminar
  3. ¡Ay, cuantos amores imposibles ha habido, hay y habrá! Tan así somos los humanos.

    Bss-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es fácil pensar es que no haya más, con la cantidad de gente que estamos en este mundo, jejejeje

      Eliminar
  4. No conozco el monumento pero si a los dos poetas. Una entrada que rebosa amor y cultura, Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo importante conocerles por su obra, aunque el monumento está hecho con tanta sensibilidad que quiero creer que tanto escultor como arquitecto serían grandes admiradores de los poemas del pareja.

      Eliminar
  5. Me gusta la poesía, pero sobre todo escuchar a quien sabe leerla. Es una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero leerla tú silenciosamente en tu sillón preferido esas tardes en las que estás con la sensibilidad a flor de piel, ufffff eso es impagable. Pruebalo.

      Eliminar
  6. La plaza de las manos es espectacular! Y cuando además conoces la historia ya te encandila para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra no sabes cuanto verte por aquí y más aún de la mano de Wallada e Ibn Zaydum.

      Eliminar
  7. Un monumento precioso envuelto en bonitos versos. Conozco el lugar, uno de los muchos destacables de Córdoba.

    ¡Gracias!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un precioso monumento aún en su ubicación.
      Un beso

      Eliminar
  8. No queda más remedio que leer al poeta que es capaz de decirle a su amada algo tan bello como esto:

    Un fragante nenúfar con ella rivaliza,

    cuando la aurora aleja el sueño de sus hojas.

    No conocía el monumento, pero debe impresionar por la belleza de su mensaje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que te conmueve porque en su pedestal están grabados sus versos y no sólo eso sino su entorno, esas manos que dicen tanto...
      Es un monumento redondo. Te gustaría verlo.
      Besos.

      Eliminar
  9. Amores imposibles, amores eternos (aunque eternos son los que pelean con lo cotidiano, los años, etc. etc,y sobreviven con todas sus cicatrices, ;) )
    Gracias por disparar mi interés y mecerme en conmovedoras palabras y sentimientos.
    un abrazo jueverísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que sea amor es digno de ser loado y valorado en lo que significan para las almas que aman.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Todo un homenaje al amor sin duda alguna ..me has recordado al libro que estoy leyendo " Los baños del pozo azul" donde transcurre en Córdoba con princesas y poetas ..Muy bonito .
    Feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué chulo!, me lo apunto , eso de que transcurra en la Córdoba, me imagino que andalusí, me atrae mucho.

      Eliminar
  11. Muy adecuada la escultura de las manos de los amantes.
    Esas histórias siempre deberian acabr bien y lamentablemente casi nunca es así.
    Un abrazo Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaben como acaben, la verdad es que disfrutaron de ese amor sensual y profundo que merece la pena ser vivido.
      Ojalá no hubiera ninguna persona en el mundo que al menos una vez no lo sienta.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  12. Ainsss el amor.

    Te deseo que la navidad esté llena de magia y amor para ti y pases unas Felices Navidades y Feliz año 2020.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias , yo también te deseo igual: Felices Fiestas.

      Eliminar
  13. Otro rato, ahora la poesía no me apetece mucho, la verdad :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, hay que darle al alma lo que te vaya pidiendo y tú, me pega a mí que se lo das.

      Eliminar
  14. Gracias, Tracy.
    Los leeré.
    Me encanta esa escultura.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  15. La dama del amanecer...(Un mimo de la calle)...


    Salió rápidamente de su casa para llegar en el preciso momento en el que la noche deja paso al día. Colocó el cubo metálico que hacía las veces de pedestal justo en medio del camino que trazarían los rayos del sol al salir. Se subió a él, inclinó la cabeza y se dispuso a esperar con la mano tendida para ofrecer una rosa al primer individuo que pasase por allí. Estaba muy quieta, tan inmóvil como su perrito de trapo o como los adornos que había colocado a su alrededor.
    Todo el mundo había oído hablar de esa historia del amanecer, pero en realidad nadie la vio jamás. Cualquiera que hubiese recibido esa flor se habría tenido que pellizcar para asegurarse de estar despierto y comprobar si aquello era real o si todavía estaba sumergido en el mar plateado de los sueños. Sin embargo yo cada día la observaba desde la ventana de mi ático.
    Aquella mañana se respiraba un agradable olor a tierra mojada. Abajo la gente comenzaría una vida nueva y ella... siempre ella. Nunca vi nítidamente su cara y aunque los reflejos metálicos le daban aspecto de frialdad componía una figura artística y cálida. Miré al horizonte y me quedé así un rato; ausente como ella, observando las enormes manchas grises que se acercaban navegando como buques en el mar de mi imaginación. Todo un espectáculo grandioso que imprimía en mi alma una serenidad inusual. Silencio y belleza por todos sitios. Me era imposible asimilar y devorar todo lo que se mostraba a mis ojos; y solo mi nariz, con hambre voraz, inspirando con fuerza robaba con gula aquel ambiente.
    Hoy el reloj de la torre de la Catedral está dando siete campanadas, lentas, pesadas, de una gravedad tal que hace volar sus palomas buscando no sé qué. Miro mi reloj y recobro mi peso existencial en la tierra. Sólo la naturaleza marca el efímero transcurrir de la vida humana. De nuevo mi mirada se posa en ella, subida al pedestal, y en mi fantasía, la siento ligera; como si de un momento a otro despegara del suelo, como la señorita Poppins, y siguiera el curso de las nubes. Y de nuevo mi amor por la belleza se vuelve realidad.

    Buscador y Sirena Varada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no formas parte de los Jueves, la próxima semana te ,etes en el enace de la persona que nos diriges y le mandas tu aportación que tendrás que hacer en tu blog.
      ¿Vale? te recibirán con los brazos abiertos.

      Eliminar
  16. No los conocía. Gracias por el dato. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Muy bonita estatua, muy bello recuerdo, con esa cuidada cercanía que se queda en roce. Me ha gustado que la compartieras y la forma en que lo has hecho.
    Por cierto, no la conozco, tengo que volver a Córdoba.
    Besos y muy felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Córdoba estará encantada de vlverte a ver.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. No soy muy de poesía, pero lo de la estatua me ha encantado

    ResponderEliminar