martes, 28 de enero de 2020

UN TÉ O CAFÉ ANUNCIADO

 desde el día que estuve en las bodegas de Montilla y hoy me ha parecido que era el día adecuado para llevarlo a cabo.
El lugar elegido es Montilla en la Pastelería: Manuel Aguilar.
Se fundó en 1886 y el primer premio que consiguió su obrador fué en Italia en 1922 en la Exposizione del Progresso Industriale en Roma y desde ese momento se sucedieron los reconocimientos.
Está situada en pleno centro del pueblo: Calle Corredera  y es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.
Su especialidad es el hojaldre, fijaros en estas palmeras XXXL
Podéis probarlas y comer de ellas todxs porque son muy grandes.
Al lado del té y el café hay otros dulces, también podéis probarlos están muy buenos, aunque les gana el hojaldre de las palmeras.
Es un negocio que va por  su cuarta generación y tiene en su haber  las peticiones personales de dulces navideños hechas de puño y letra por el mismísimo  Hazaña, Presidente de la República, 
El establecimiento sigue igual, manteniendo ese sabor  tradicional y modernista que el primer Alcántara le dio y que hizo aquellas cajas de lata que hoy son piezas de Museo. En casa de mi abuela había una que servía para guardar las bobinas de colores.
 A ellos se le atribuye la creación del Pastel Cordobés en 1930, hecho de hojaldre y cabello de ángel,
incluso "el manolete", con iguales ingredientes del pastelón,
en los que según cuenta el propio Manolete,  en una entrevista que le hicieron, se gastó el primer sueldo ganado con los toros "en una pastelería de Montilla que había en la calle Corredera".
Deseo que os haya gustado.
 Incluso a los que tomáis café o té a secas.

52 comentarios:

  1. No te voy a negar que gustarme me ha gustado tu entrada y lo que en ella contiene, pero te digo que ir a Montilla para tomarme un pastelito o pastalazo, pues... va a ser que no, Granada tiene fama por sus pasteles, no serán gigantes, que también los hay, pero como último reducto árabe que fuimos hemos heredado su costumbre, la de hacer buena pastelería, y si quieres más dulce aún, nos metemos por las tiendas "morunas" y ahí encontramos pastelería marroquí que también está muy rica y llena de calorías.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso te he traído a Montilla aquí, ya sabes lo de Mahoma.
      Yo sí que iría a Graná a tomarme un Pionono a Santa Fé, no conozco sitio en donde los hagan tan buenos.

      Eliminar
  2. Una pinta deliciosa la palmera. Aquí, en Santurtzi, también tenemos una pastelería que hace palmeras gigantes. Buenísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se echaran a pelear, quedarían empatadas, ¡seguro!

      Eliminar
  3. Me haces sufrir con tantas penalidades, jajja

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que se van los ojos detras. Tienen buen gusto hasta para elegir el edificio.
    Esas cajas de lata, donde las madres (y las abuelas) guardaban los hilos, a mí me recuerda a las "Mantacadas Salinas".
    Debe ser una satisfacción que negocios como esos sobrevivan durante varias generaciones.
    Feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los disfruto mucho porque le veo mucho mérito a esos herederos que han seguido con el negocio de sus antepasados, cuando hoy día lo que se lleva es "emprender" cosas nuevas sin raigambre

      Eliminar
  5. Jolin, qué entrada tan exhaustiva y con tantos aromas. Se hace la boca agua.

    Gracias por compartir. Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  6. Que buena entrada, ilustrada y dulce. Me encantaria probar alguno de esos hojaldres pero sobre todo comerlos in situ. Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Me has llegado con tu entrada a los recuerdos.
    Mi padre y un amigo pastelero, propietario de una preciosa pastelería de la calle Ancha, que desgraciadamente ya no existe, hicieron un viaje a Córdoba y allí conocieron los "manoletes".
    El pastelero, al volver a Valdepeñas, empezó a hacerlos y nosotros a tenerlos, para los desayunos y meriendas.
    Se hicieron tan famosos, que hasta los camioneros que transportaban el vino a Madrid, llevaban cajas con 12 manoletes a los restaurantes y bares donde llevaban el vino.
    Puedo decirte que si por cada uno que he servido, contando las cajas de 12 que compraban en nuestro restaurante "El Mesón del Vino", me hubiesen dado una peseta, ahora sería millonario.
    P/S.- Lo del chocolate en la palmera, no acaba de convencerme. Tostadita y con la brillantez externa que le da la pintura con brocha de cada obrador.
    Besos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte llegado a tus recuerdos espero que sean buenos y si no lo son, forman parte de tu historia lo que no es un dato menor.
      Es lo que más puedo agradecer que me digáis de mis entradas porque las hago con mucho cariño y cuando dan pié a una sonrisa, a una nostalgia o a compartir , como tú has hecho hoy, una vivencia de la historia personal, eso ya roza el placer de conocer retazos de vida de los amigos con los que te comunicas a diario y que a veces los llegas a conocer más que aquellos con los que te tomas la copita del mediodía.
      Gracias Juan, eres millonario en recuerdos gratos y eso es lo que más
      vale y tú lo sabes.
      Besos montillanos.

      Eliminar
  8. QQque entrada maravillosa.. que imágenes queme llenan la boca de água (expresión brasileña para decir que algo es delicioso!!)...
    Gracias por compartir tan ricos y deliciosos dulces... y ver que una empresa puede atravesar siglos con cualidad y amor en lo que hace!!!
    Abrazucos Tracy!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, son siempre un estímulo.
      Abrazucos

      Eliminar
  9. Sos una auténtica catadora de tés, que recomienda lugares para disfrutarlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El té lo tengo catado, lo que cato son los lugares.

      Eliminar
  10. A veces hay que endulzar las tardes...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo creía que la fama de Montilla es por el vino, pero en esta España hay sitios y cosas que guardan una tradición fantástica. Con una palmera merendamos todos, ja,ja. El lugar precioso y con solera.
    Abrazos de hojaldre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las palmeras también para mí ha sido un descubrimiento.Y me alegro.
      Besos

      Eliminar
  12. ¡Aiiinnssssss! ¡Pero qué entrada con tan buen gusto nos has traido hoy, jamia! Me encantan esas confiterías tradicionales y refinadas y el olor que las envuelven. Mi madre tenía una de esas cajas, una reliquia, (la usaba de joyero), tal cual...

    En muchos lugares todavía se ven este tipo de comercio que muestra lo selecto, lo digo en general, no solamente en los dulces, sino hasta la decoración, mobiliario, vitrinas...¡Sí señora, sabes ponernos los dientes hasta los tobillos! ¡Arsa!

    Enga, ¡Marchando un buen café con un delicioso dulce! Después un buen rato de charla, me has alegrado la tarde, miarma, jeeeeeeeee...

    Un besote, guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son especiales porque todo va al unísono, poralgo han perdurado en el tiempo.
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Ya desde afuera el lugar luce encantador. Lo que ofrece es una tentación a la que es imposible negarse.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de las tentaciones es dejarse sucumbir en ellas.

      Eliminar
  14. Me encantan esos establecimientos centenários que mantienen la tradición, no sólo en sus productos, sinó también en el mantenimiento de la decoración y la arquitectura original.
    Un fuerte abrazo Tracy y... bon profit!

    ResponderEliminar
  15. Estuve hace unos años, pero mi visita fue de ida y vuelta. La comida fue en un Restaurante y casi todo la mañana la pasé visitando lo más importante del pueblo. Esto fue por el mes de junio y ya apretaba el calor, por lo que en el Restaurante tomé café e hice una larga sobremesa, porque en la calle al sol, no se podía estar.

    Esto fue enl 2013 y no tecuerdo ese local, donde has tomado café.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El café lo tomé al lado, en la Pastelería no sirven cafés, tienen un concierto con la cafetería en la que estuvimos para que te dejen tomar allí los pasteles que compras más abajo y ellos te sirven las bebidas.
      La cafetería no es para recordar porque es bastante corrientita, lo único que te dejan tomar los dulces que has comprado en la pastelería. Están puerta con puerta.

      Eliminar
  16. Maaadre... esta entrada es purita tentación. Ñammmm

    ResponderEliminar
  17. No imaginarás jamás lo que me chifla el cabello de ángel...
    Y venga ese té!!

    Besos, prima.

    ResponderEliminar
  18. madremía....booooomba!!!!
    Se me hace la boca agua....

    ResponderEliminar
  19. Hermoso lugar de cosas ricas,abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo tiene todo: historia, decoración amabilidad y pasteles buenísimos.

      Eliminar
  20. Cuando te estoy leyendo acabo de cenar y mira, me lo has puesto ideal..con tu permiso cogeré un poquito de palmera y un té no esta nada mal..gracias, la próxima invito yo ajjajaj .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sólo te queda pasar una estupenda noche, que es lo que yo te deseo.
      Besos

      Eliminar
  21. Un lugar que me encanta. Y la caja de lata.
    No he comido una palmera en mi vida, son demasiado grandes y el dulce lo prefiero poquito, pero tiene muy buena pinta. Me tomo un pastel.

    Gracias, Tracy.
    :)
    Y un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las únicas palmeras que me gustan son las de yema y muy de tarde en tarde. Soy más de salado que de dulce.

      Eliminar
  22. ¡¡AH!! ¡Qué delicia!!!
    Los mejores manoletes que he comido, los compraban mis padres de una pastelería en Valdepeñas, el pueblo de nuestro amigo Juan. Era una fiesta cuando los traían a casa...
    ¡Divinos!!! Los de ahora están ricos, pero no es lo mismo.
    Feliz noche.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente habla hoy Juan de eso en su comentario, leelo, es la misma receta que los cordobeses.

      Eliminar
  23. Si que me ha gustado la entrada, si, aunque me hubiera gustado mas si me hubiera zampado los dulces... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al paso que va la ciencia seguro que dentro de ná los podrás probar por internet.

      Eliminar
  24. Desde luego es un edificio que no pasa desapercibido, y las palmeras, como que tampoco xD

    ResponderEliminar
  25. Me quedo la palmera de chocolate y el éclair...ummmmm

    ResponderEliminar