jueves, 20 de febrero de 2014

JUEVEANDO CON UNA INSÍPIDA VIDA

Y yo pienso que esta idea que se la ha ocurrido a Maribel, es muy difícil porque no sólo consiste en relatar una vida insípida, sino en sacarla de su insipidez. Eso que es casi imposible en la realidad, imaginad en la ficción lo que salga lo podéis ver en: http://annabelli67.blogspot.com.es/

UNA VIDA INSÍPIDA



Me gustan las comidas condimentadas con sal y especias que me hagan deleitarme con los matices que se desprenden de su sabor. Con la vida me pasa igual le pongo sal y pimienta para que resulte más atractiva y sugerente deglutirla, por eso me cuesta trabajo pensar que existan personas que lleven una vida anodina y no se decidan a poner los medios para disfrutarla cada mañana que se asoman al nuevo día.
 ¿Quién nos puede asegurar que aquellas personas que creemos que llevan una vida insípida, realmente la lleven así? lo mismo disfrutan con ese tipo de vida igual que hay quién disfruta comiéndose una patata cocida sin sal.
Todos en mayor o menor medida procuramos condimentar nuestros días consciente o inconscientemente como terapia de supervivencia.
Como aquella chica que solo iba del trabajo a su casa y de su casa al trabajo y comentaba:
- "Estoy tan a gusto en mi casa... que no me apetece salir, disfruto leyendo, decorándola con mil detalles, ordenándola, escuchando música...
-Pero eso no se lo llevan, cuando regreses de tomar unas copas, de ir a un cine, de un viaje... tu casa  te estará esperando.
- Es tiempo que le quito a ese disfrute que tengo garantizado.
- ¿Y en el trabajo también disfrutas, porque echas más horas que un reloj?
- Más que en mi casa porque ¿sabes qué pasa? que me estoy tirando al jefe y eso me da una vidilla..."
¡¡¡Quién me lo iba a decir a mí y yo pensando que tenía una vida insípida!!!

49 comentarios:

  1. Vaya con la mosquita muerta... lo bien que se lo pasa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, nunca sabemos quién lleva una vida insulsa, ¡qué sabe nadie!

      Eliminar
  2. Jjajjajajajajja

    Vaya con la insípida...
    Aunque eso de tirarse al jefe...mal asunto...

    Bssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dice el refrán.... donde comas...

      Eliminar
  3. Las personas somos sorprendentes y hasta lo más insípido en apariencia, el modo de vivir la vida aparentemente sin alicientes, puede ser algo sorpresivo en el fondo.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pero cuenta, cuenta, como es el jefe, que edad tiene, es apuesto, le hace regalos, tiene hijos, lo comparte con otras compañeras…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué cotilla eres!, se dice el santo pero no el milagro.

      Eliminar
  5. Sì que se le fue la mano con la sal. Uno ve cara y no corazones. En cuanto a vos.... sí que sos salerosa y es lo mejor que se puede hacer con la vida: buscarle la vuelta y disfrutarla!!!

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las cosas bonitas que me dices y un abrazo.

      Eliminar
  6. Bueno, sin dudas todo está en el cristal con que se mira. Jajaja! por suerte la vida va de acuerdo al paladar de cada uno. Me lo estoy pensando bien Tracy, de acuerdo a lo que expones, que para muchos debo de ser una insípida fatal ya que no soy de mucho salir, me gusta la tranquilidad de mi casa, pero más aún, la posibilidad de poder recrearme tanto escribiendo como pintando o leyendo... y ciertamente, no es algo que suene apetitoso a todo el mundo.
    Muy bien expuesto amiga!!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y con el jefe ... qué tal?. jejejejeje es broma.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Las apariencias engañan, y mucho, en todo sentido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Para gustos están los diversos colores ¿No?
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Un toque muy original, una reflexión absolutamente irrebatible. No podemos juzgar una vida como insulsa, ya que no sabemos lo que realmente vive cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos y siempre por tus comentarios.

      Eliminar
  10. Jejeje, para que iba a querer ira otros sitios si lo tenía todo tan cerquita...,
    .
    Besos

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo,¿para qué buscar si lo tenía todo?

      Eliminar
  11. ¡¡Anda!! ves, nunca es lo que parece. Donde se piensa que hay aburrimiento y la hastía anda a sus anchas, puede haber una o mil formas de disfrutar de la vida. Aunque pienso que tener intimidad con el jefe no sé, no sé, no creo que sea buena idea. Tal vez cuando no funcione bien con el sexo aunque sea buena en su trabajo la mande a la conchonchina. El trabajo y el sexo cada uno en su lugar y los jefes y las empleadas o viceversa no han de mezclarse. Buen texto, me ha gustado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene aún muchos más inconvenientes de los que tú dices, pero... cada cual es libre de echarle la sal a la vida como quiere.

      Eliminar
  12. Bien tapadita que tenía sus intimidades la empleadita para salir de la "vida aburrida" que parecía tener. Bueno y divertido este relato con tintes de realismo Tracy!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me ha gustado eso de tintes de realismo, jajajaja

      Eliminar
  13. ja,ja...pero que bueno,Tracy,..
    Esos finales que nos desarman...;)
    BESOS!

    ResponderEliminar
  14. Hombre, pues muy insípida no era, la verdad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que no!, por eso es mejor no opinar de lo que se ve por fuera.

      Eliminar
  15. Creo, que cada cual sabe buscar sus momentos gratificantes e intensos...Cada cual tiene su mente y su corazón, que no conocemos...
    Mi felicitación por tu buen humor y tus buenos momentos, Tracy.
    Mi abrazo grande,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ca uno es ca uno", como decía mi paisano el torero Guerrita.

      Eliminar
  16. Es muy arriesgado opinar de los demás. Tengo un amigo que se jubiló antes que yo y que me contaba lo bien que lo pasaba jubilado. Su opción de gastar el resto de su vida es salir de casa a primera hora, como en su vida laboral, subir a los autobuses de la ciudad, y dar vueltas hasta la hora de comer. Aun no me lo puedo creer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creetelo porque se oye cada cosa por ahí, y yo veo bien que cada cual se salpimiente su vida como quiera u pueda.

      Eliminar
  17. Claro, por eso cuando llegaba a casa le gustaba quedarse allí tranquila, ya venía harta. No te fies de las mosquitas muertas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Genial, Tracy. No sabemos nada o casi nada de las personas hasta que no abrimos las puertas de su intimidad. ¿Anodina la vida de la protagonista de tu historia?. Yo diría que no, que era una vida apasionante. disfrutar de su casa y disfrutar más, mucho más, de su trabajo, bueno más que de su trabajo, de sus "relaciones laborales" altamente placenteras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que yo digo desde el principio que quién sabe nadie cómo cada persona condimenta su vida ¿no te parece?

      Eliminar
  19. El refrán que yo conozco es sólo válido para hombres:
    "Donde tengas la olla, no metas la..."

    Pista palera, 'pátapálo': pata no rima con olla ;p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que vale es el sentido de la frase, las palabras son lo de menos en este caso.

      Eliminar
  20. El jefe puede decir algo parecido. Serían entonces dos vidas que se escapan de lo insípido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente dos menos, de las muchas que debe de haber por ahí.

      Eliminar
  21. No se puede juzgar a nadie por las apariencias.
    Estos últimos días he estado algo ocupado y he faltado a dos o tres de tus últimas entradas. Al llegar he visto que ganó el dibujo del té y la tarta. ¡Ha quedado genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te he echado de menos, espero que ya vuelvas a tener tiempo para que disfrutemos de tu presencia.
      me alegro que te haya gustado la nueva cabecera del blog, es la que salió de la votación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. El problema de una vida aparentemente insípida, no es cómo lo vean los demás sino que te lo parezca a tí. Hay gente que se está quejando siempre de lo aburrida y monótona que es su vida pero no hace nada por remediarlo.
    En el caso de tu protagonista se ve que de aburrida nada de nada, je je .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que cuenta es lo que piense la propia persona, claro.

      Eliminar
  23. Te leo y reflexiono, tal vez el ser dueños de nuestra propia vida nos da la posibilidad de adornarla como nos place... pero, amiga... otra cosa es como nos ven, el reflejo que transmitimos a los demás y que en muchos casos hay quien se empeña en que sea seña de identidad, luego como dices vienen las sorpresas. Lo importante es que ese corazón late, como el tuyo o como el mio... y la vida sigue para todos.
    Y tu reflejo me encanta, amiga viajera... ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  24. La vida de uno solo es insípida para el que la ve desde fuera, lo que en realidad es, solo lo sabe quien la vive, Me gustó este enfoque Tracy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar