miércoles, 6 de agosto de 2014

CONTANDO PALABRAS EN 52 SEMANAS (idea de Sindel)

PALABRA  32:  CORAZÓN

Hace diez años me regalaron un corazón de madera, para que al tocarlo me diera buena suerte.
Lo llevo colgado siempre.
Ha sustituido al otro.

30 comentarios:

  1. Acariciar un talismán para quien cree en ellos desde luego que da suerte. No dejes de hacerlo- Un abrazo de corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al hacer esta entrada, en mi mente estabas tú, por la temática que ahora llevas en tu blog.Te la dediqué.

      Eliminar
  2. Es precioso!
    Un valioso regalo!
    Besos,Tracy!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito, Tracy, pero tú tienes un corazón de carne ¿eh? y bien de carne...tiene mucho amor dentro...

    Un beso fuerte, querida Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces no viene nada mal tener recambio y de madera que no sienta, ni padezca.

      Eliminar
  4. Ay, Campanita !... muero por tu colgante !es precioso, pero tienes otro que es un millón de veces más hermoso. No lo condenes al ostracismo.
    ¡mucha luz ! besos mil
    ¡Buena vida !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes que no se conforma a estar en un segundo plano y mucho menos estar condenado al ostracismo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. No te preocupes que no se conforma a estar en un segundo plano y mucho menos estar condenado al ostracismo.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Un regalo precioso y muy significativo; escogiste unas palabras encantadoras.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un reglo que guardo en gran estima, sin lugar a dudas.

      Eliminar
  6. ¿Lo has cambiado por el de carne?
    Pues si que es una mala noticia... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién me lo regaló se llevó el de carne y me dejó el de madera en su lugar, ¿qué te parece el trueque?

      Eliminar
  7. Hummmm... no creo para nada que lo hayas sustituido, Tracy. ¿Y por uno de madera?
    No, chica.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! mujer inteligente... e incrédula...

      Eliminar
  8. Yo estoy segura que el de carne te late a lo loco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda yo estoy un poco loca, no no sólo el corazón.

      Eliminar
  9. ¿Y dices que da buena suerte? ¿pero solo para el corazón? o para otro tipo de asuntos? si es así, me lo compro, a ver si me trae suerte, la necesito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento decirte que igual no lo podrás comprar, la persona que me lo regaló, lo hizo expresamente para mí.
      No te preocupes que la suerte va contigo aún sin el corazón de madera.

      Eliminar
  10. No creo que tu corazón sea de madera, a veces pensamos que las cosas nos endurecen pero en el fondo estoy segura que el tuyo late lleno de amor.
    El regalo es muy lindo, pero solamente para la suerte y no para ponerlo en lugar del otro.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sindel, guapa, te agradezco tus palabras y tu tiempo dedicado a este juego.
      Besos

      Eliminar
  11. Tracy, creo que tu propio corazón se siente más seguro con ese otro que lo acompaña...Es bueno llevar dos corazones, tienen más fuerza frente a la mente...(sonrío)
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tener un repuesto, te da seguridad...

      Eliminar
  12. ¿Qué quieres saber de "la te"? querido Noel

    ResponderEliminar
  13. Un regalo de corazón...siempre trae suerte...
    El otro segura late con este acompasado!

    Bsss

    ResponderEliminar
  14. Una buena alternativa para tenerlo más controlado, que fuera de madera.
    Besos, Tracy.

    ResponderEliminar
  15. Te preguntaría donde los has comprado, Tracy, pero sé que no me lo puedes decir, los corazones no se regalan ni se advierten cuando son propios y queridos.

    ResponderEliminar
  16. Original y cierto .además de ser lindo, creo que los tótem tienen la fuerza que tu le des.


    Besos muchos

    tRamos

    ResponderEliminar
  17. Así como otrora, alguien te dio un corazón de nadera, así también llegará (si acaso ya no lo hizo) quien te entregue un corazón de oro, para que haga juego con el tuyo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar