jueves, 14 de agosto de 2014

JUEVEANDO CON LOS VIRUS

de la mano de Mª José que nos ha invitado a participar en  este tema tan de actualidad. 
Todos las aportaciones estarán aquí, por si las queréis leer, seguro que dirán cosas interesantes.

LOS VIRUS



Esta semana no voy a escribir un relato ficticio, aunque bien me gustaría que lo fuera, voy a escribir sobre unos hechos, desgraciadamente reales. ¡Lo siento!
En mal momento me piden que escriba sobre los virus.
El último que nos ha venido a visitar, el Ébola, se acaba de llevar por delante al Padre Pajares, cuanto lo siento, de verdad, pero gracias a él, mejor dicho a su contaminación nos hemos enterado que el espacio que había preparado en el Hospital  Carlos III para tratar a los enfermos que contrajeran infecciones de este tipo, había sido desmantelado y clausurado, porque con los recortes ¿para qué mantenerlo abierto, si estos  enfermos no existían? 
¡Ole, ole y ole! Eso es igual que quitar el seguro de una casa, porque llevamos un tiempo que no tenemos ningún siniestro.
¡Y esa ministra de sanidad, sin dimitir y sin dar la cara ni en el plasma! 
Pero la muerte de este pobre misionero también ha servido, para que nuestros sabios gobernantes se llenen de medallas a bombo y platillo, diciendo que desde otros países se reconoce la valía del sistema sanitario español, ¡hay que fastidiarse!
¿Y reconocen también la valía de nuestra ministra de sanidad, que    hasta ayer no ha aparecido, aunque la OMS dijo la importancia de este virus?
Pensándolo bien, igual es hasta beneficioso que la ministra se mantenga alejada de todo lo que tenga que ver con los virus, empezando por el ministerio de sanidad.

27 comentarios:

  1. Ayer nos recordaba la tele que nuestros senadores tenían dos meses y medio de vacaciones pagadas, y que la Cámara baja, sufridos ellos, solo iban a tener dos meses. Con un poco de suerte hasta mejoran las cosas.

    ResponderEliminar
  2. Nada más hay que fijarse detenidamente en la ministra.
    Y en su historial.

    Qué se puede esperar?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que aún las encuestas los den como ganadores???, tenemos lo que nos merecemos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. En las urnas es donde tenemos que decirlo.

      Eliminar
  4. Estos no conocen la palabra dimitir, la que conocen muy bien es medrar con el cargo y enchufar parientes y amigos.
    Ayer medio perdí a un amigo en una fuerte discusión, me decepcionó el tipo diciendo que si total se iba a morir el cura que para que gastar dinero trayéndolo intentando que se salvara, me indigné y le mandé a la mierda, a eso le llamo yo falta de solidaridad y carecer de sentimientos, no quiero gente así en mi entorno.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos están haciendo estragos hasta en las familias, ta te digo entre los amigos...
      Haces bien rodeándote de gente con humanidad, lo demás va de añadido.

      Eliminar
  5. En las grandes tragedias se ven las miserias y las grandezas de cada quien. Queda manifiesta la futilidad de quienes dan a las apariencias más importancia que a la sustancia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un beso, Tracy, feliz semana.
    No me quiero contagiar de nada¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien.
      Feliz semana para ti también.

      Eliminar
  7. Voy a portarme bien, Tracy y seré respetuoso con ellos. La última de esta indeseable Casta en el poder, es que se habían hecho las pruebas del Ebola a todos los médicos y auxiliares que han estado con el Padre Pajares y éstos, esta madrugada, contaban en todas las emisoras, que la prueba se la harían cuando estarían dormidos porque de pruebas nada de nada. Tanto desorden, tanta golgería, tanto desprpósito ... ¿Tú crees que eso se reflejará en las urnas? Me temo, Tracy, que, como siempre, no se reflejará como debiera. me apuesto dos tubos de acetilcisteina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué me cuentas!, no me había enterado.
      ¡Qué poca vergüenza!

      Eliminar
  8. Las tragedias siempre desnudan las deficiencias de los sistemas y la carencia de sensibilidad que reina. Vamos mal y a la deriva y en las desgracias, la indiferencia de los que gobiernan, estremece. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. A los auténticos virus... los hemos votado los españoles :(((


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los tenemos tan bien inoculados, que veremos como los echamos fuera.
      Besitos.

      Eliminar
  10. Tienes razón amiga, la ficción muchas veces se vuelve realidad. Lo que están haciendo con la sanidad no tiene nombre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Este pais nuestro, colador de ladrones, cada vez tiene mas agujeros por donde se escapa la cordura. Aiiisssssssss.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Yo no puedo más que aplaudir tus palabras y darte mi respaldo. Es una verguenza lo que está pasando en este pais y como constantemente nos mienten y nos engañan. Bueno, supongo que engañan a algunos, a los que se sienten cómodos con la adulteración de la realidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Una realidad que golpea, que quisiera que fuera ficción, pero no; es la pura verdad y con tus palabras se siente más impotencia.
    Cuándo podremos decir cosas buenas sobre los gobernantes de nuestros países? No creo que llegue a verlo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  14. Muy bien Tracy, te has quedado a gusto¡ Yo no me había enterado de lo del desmantelamiento del hospital¡

    ResponderEliminar
  15. El problema se acentúa y ayer parecieron, según dice, dos nuevos casos en Alicante, también los llevaron al hospital de referencia. Referencia de qué? No creo que estemos en condiciones de tratar a estos pacientes porque como bien dices nuestros gobernantes que no se miran mas que el ombligo no han pensado en que tragedias como estas podían suceder. Ahora estamos solos antes el destino que nos marca el virus.Un besote y gracias por participar

    ResponderEliminar
  16. Con tantos agujeros abiertos a golpe de espada, ¿como no van escapar virus letales?.
    Estamos apañados.
    Besos.

    ResponderEliminar