jueves, 4 de septiembre de 2014

JUEVEANDO CON EL MAR... LA MAR

y nuestro patrón en esta travesía es Alberto, del blog "Letra a letra, paso a paso", si os queréis embarcar con él para leer nuestras historias, podéis hacerlo aquí


EL MAR...  LA MAR



Cuando más falta me hace tu presencia debo escribir sobre ti...
 ¡Qué ironías tiene la vida!
De ti, del que nunca he dejado de escribir...
 De ti que nunca faltaste en mi pensamiento como telón de fondo...

Creo que empecé quererte, desde pequeñita, como quiere una cría a ese primo mayor simpático,  cariñoso, que frecuenta el hogar familiar, siempre dispuesto a  decirte cómo has crecido y que te estás convirtiendo en una bella mujer.
Desde que soy consciente, recuerdo como te acercabas despacito a la orilla de la playa, para jugar conmigo y así evitar las regañinas de mis padres  cuando me iba demasiado lejos a buscarte.
Fui creciendo y te hice confidente de  mis secretos de adolescente, debatí mis dudas contigo y te conté lo que sentí al salir con un  chico a solas y cuando me besó por primera vez...
Recuerdo como me sentaba a tu lado y juntos contemplábamos como se escondía el sol en el lejano horizonte.
 Siempre estabas ahí, para arrullarme con tu sonido en los momentos tristes o para salpicarme de espuma, sal y yodo en los momentos festivos.
Me fuiste enamorando  poco a poco... lentamente... 
Celebré junto a ti el fin de mis estudios, mi primer trabajo, mi boda, el nacimiento de mis hijas, de mis nietos...
Hoy después de toda una vida, tu olor  me envuelve, al pensar en ti, aún estando a kms de distancia; tu sabor a sal  lo siento en mi boca mientras escribo, igual que percibo el sonido de tus olas o tu grandiosidad y tus caricias tibias en mi piel.  
No concibo la vida sin frecuentes escapadas para contemplarte, para meterme entre tus aguas, hablar de nuestras cosas, llorar...  reír... 
Mi gente sabe que mi tiempo tienen que compartirlo contigo y lo aceptan porque son conscientes de que esta relación perdurará en el espacio y en el tiempo.
 Más allá de mi vida.

40 comentarios:

  1. Jo...me has tocado el corazón...
    Porque mi sentir respecto al mar es exactamente el mismo...

    Snif
    Muackkkk

    ResponderEliminar
  2. Tracy:
    ¡Es una suerte contar con alguien así!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar nos escucha a todos los que nos acercamos a él

      Eliminar
  3. Hoy un poema mío.

    EL MAR

    El mar es la poesía/
    que no cesa/
    cada día /
    se escribe sola.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito, Toro!
      Gracias por traérmelo hasta aquí.
      Besos

      Eliminar
  4. También ha sido mi confidente habitual, y lo sigue siendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo nos encontramos cualquier día en su orilla, tus con tus confidencias y yo con las mías.

      Eliminar
  5. Si el mar contara los secretos sería un super-ventas. Me encanto tu "juveo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o una revista del corazón de gran tirada.

      Eliminar
  6. Yo me quedo con mi amiga Mar, es mucho mas dulce y vivaracha, donde va a parar... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lógico tú te quedas con la Mar y yo con el Mar....

      Eliminar
  7. Bello, muy bello. Me quedo, Tracy, con ... "Hoy después de toda una vida, tu olor me envuelve, al pensar en ti ..."

    ResponderEliminar
  8. MIra tú por donde, que el mar es mi amante público, pero tienes que saber que no soy celosa, que me encanta compartirlo porque hace feliz a tanta gente que se tiene que querrer a la fuerza.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy celosa, y aunque lo fuéramos, nos iban a dar igual.

      Eliminar
  9. El mar, la luna y las estrellas siempre son tema para los poetas. Precioso relato.

    Sludos Tracy.

    ResponderEliminar
  10. Que agradableTracy leerte, especialmente que amo el mar y siempre he vivido cerca deél.

    Cariños

    ResponderEliminar
  11. La mar. Para los poetas y los marineros es la mar... Tengo la suerte de verla desde mi terraza cada mañana cuando da a luz al astro rey y arranca mi primera sonrisa del día.


    Bss

    ResponderEliminar
  12. Sin dudas, una íntima relación que perdurará más allá de la vida!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha ido forjando a través de los años, nos conocemos bien.

      Eliminar
  13. Una relación preciosa esa que tienes con el mar. Desde luego es uno de los mejores sitios donde perderse y quedarse una a solas con sus pensamientos.
    Bonito relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado ati que eres entendida en esto de relatar.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  14. Yo tampoco concibo la vida sin él, creo que no podría vivir alejada.

    ResponderEliminar
  15. Mi único amigo fiel en el tiempo y la distancia...

    Bss, linda.

    ResponderEliminar
  16. Todos tenemos ese sentimiento de querer tenerlo cerca... supongo que da mucho positivo y eso da energías para seguir...
    (Estoy bien, esto es lento pero empiezo a ver la luz...)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. No se le puede llamar amigo, no se le puede llamar amor...pero es tan imprescindible, que habrá que buscarle un nombre. Muchos padecemos esa querencia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Infaltable y necesario. Sobre todo para aquellos que hemos tenido la suerte de disfrutarle desde pequeñas. El mar... cuánta inmensidad!
    Preciosas palabras de vida, salpicándose de aroma, arena, azules acuosos y sabor a sal.
    Besos desde otra orilla:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  19. Un fiel compañero de tu biografía, de los mejores y peores momentos. Siempre está ahí para arrullarnos con el sonido de sus olas. Muy bello. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Qué maravilla poder tener el mar como amigo y confidente ! Yo que viví cerca del mar durante unos años y ahora estoy tierra adentro lo echo muchísimo de menos.

    ResponderEliminar
  21. Qué suerte estar enamorada desde tan pequeña. Un amor de toda la vida. Seguro que nunca te fallará, aunque pases tiempo sin verle. Siempre estará allí.

    Muy bien narrado, de veras.

    Muchas gracias por participar en mi convocatoria marina.

    ResponderEliminar