viernes, 13 de mayo de 2016

JUEVEANDO EN VIERNES

Charo quiere que contemos historias de estos objetos que han caído en desuso, puede resultar interesante leer las historias que se fragüen con ellos.
Las podéis leer aquí



DIÁLOGO  OBSOLETO

BUZÓN.- Menos mal que te has colocado cerca de mí, porque estoy más aburrido...
CABINA.- Pues no creas que yo he venido a entretenerte. Me he puesto aquí porque me ha parecido que el lugar está bastante solitario y puede ser que se me necesiten más que en otros lugares de la ciudad.
BUZÓN.- Has pensado bien, pero los tiempos han cambiado y ahora hasta los chavalillos de catorce años tienen su propio teléfono y no te van a utilizar a ti.
CABINA.- Ya me lo imagino pero siempre vendrán algunos que se les haya acabado la batería  o...
BUZÓN.- ¡Uffffffffff! mejor que no vengan, porque siempre llegan con otras intenciones, te trastean tus entresijos para sacarte las pocas monedas que tengas dentro y si no cubren sus expectativas te arrancan de cuajo el aparato, te maltratan a patada limpia y al final acabas tirada por los suelos.
Eso si no acabo yo metido en el follón porque a mí también me tiran al suelo de mala manera después de destrozarme la boca, ¡claro! que para lo que me sirve...
CABINA.- ¡¡¡Qué me dices???
BUZÓN.-Tu última compañera, que estuvo ahí mismo donde tú estás, y a mí permanecimos tirados en el suelo cerca de una semana y como nadie necesitaba nuestros servicios, nadie daba orden de que nos recogieran de aquí, hasta que unos niños se sentaron en nosotros y jugando se hicieron unas heridas
y gracias a eso nos retiraron: tu compañera quedó inservible y a mi me arreglaron la boca y me volvieron a colocar aquí.
CABINA.- ¡Pues vaya! yo que creía que iba a sacar un dinerillo extra... mira por allí viene una pandilla...
BUZÓN.-  Mejor descuélgate el aparato para que crean que no funciona y que no deje de sonar el tono, así los alejaremos de nosotros. Yo cerraré mi boca porque no sería la primera vez que me metieran fuego en mis entrañas.
CABINA.- ¡Pues sí que está peligrosa la calle! mejor sería que nos llevaran a un museo.
BUZÒN.- ¡Calla que se acercan!

62 comentarios:

  1. El buzón le acaba de abrir los ojos a la cabina...
    Da nostalgia.

    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que se los abra otro, mejor quesea el buzón ¿no te parece?

      Eliminar
  2. Y en un museo acabarán...
    Muy ingeniosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... o en un parque temático dedicado a objetos obsoletos.

      Eliminar
  3. Se ven pocos de los dos, pero si se los llevan a un museo seguirán quemando otras cosas y rompiendo las que quieran. Cerca de mi casa hay un buzón cuando salga me lo miraré con cariño y comprensión. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por lo menos sirvió para eso, bien va.
      Un beso.

      Eliminar
  4. jaja muy buen diálogo.... y la calle está brava en todos lados.... saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... brava en todos lados y para todo el mundo.

      Eliminar
  5. Jejejejeje! Qué relato tan bueno. Y qué triste pensar que con algunas, muchas, demasiadas personas hacemos lo mismo...

    Saludos, Tracy, y feliz comienzo de fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pasa exactamente igual con las personas, una pena.

      Eliminar
  6. Un relato muy interesante.... como las cosas pueden adquirir vida y sentire como humanos en pleno abandono!!!!
    Muy interesante!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las personas pueden hacerse como cosas al ser abandonadas.

      Eliminar
  7. Todo tan nostálgico. Tan ridículo. Tan decadente. Metáfora de un presente veloz e inhumano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Metáfora de lo que pasa con las personas cuando se quedan obsoletas.

      Eliminar
  8. Entrañable dialogo, entre aquellos que fueron indispensables en su día y hoy piden a gritos su retiro, empujados por esa nuevas tecnologías que no saben de historias ni sensaciones.
    Una bella metáfora de lo que también sucede con aquellos seres animados que son apartados abruptamente y relegados al rincón de la tristeza y el desapego.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pensaba yo al escribir el relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Pero qué atrasaos están en España! ¿14 años para tener tener un teléfono? Aquí a los 10, si no es antes...
    Buzones y cabinas telefónicas, en mi ciudad no hay (aunque pensándolo bien, parece que nunca los hubo...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirándolo por el lado bueno, a las madres, que así pueden saber dónde están sus hijos, les da cierta seguridad. Es como todas las cosas, si se usa bien, el teléfono móvil es muy útil. Los adolescentes abusan de él, pero los niños pequeños, a los que se ha inculcado que no deben usarlo en el aula, por ejemplo, lo usan para comunicarse en caso de emergencia, o para pedir permiso para ir donde un amigo, por ejemplo. Las madres también lo usan para avisar algo: "hijo, llego en diez minutos a buscarte, espérame tranquilo". ¿No es bueno eso?

      Eliminar
  10. Vaya mal rollo el de estos dos personajes que has hecho hablar con tatna claridad. Nunca lo habia pensado, pero seguro que si pudieran hablar, lo harian con las mismas palabra y las mismas quejas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso sin pensar que lo mismo en un geriátrico dos ancianos sostienen igual diálogo.

      Eliminar
  11. Esto es buenísimo, Tracy. De todos modos los buzones aún no están tan en desuso, sobre todo los usan los capullos de los bancos.
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para que los usen ellos , mejor es que estén sin ser usados.

      Eliminar
  12. BUZÓN. Allí veo venir a tus amigos
    CABINA: ¡No! ¡Por favor no!
    BUZÓN: Jajaja
    CABINA: ¿Por que te ríes? A ti también te mearon esos borrachos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese sería otro final posible y muy realista, desgraciadamente.

      Eliminar
  13. Y qué verdad tienen los pobres… Con el buen servicio que dieron en su momento, y así se lo agradecen… En realidad lleva un trasfondo muy interesante este texto… ;-)

    Muy bueno, Tracy! Bsoss y feliz finde, amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que lleva un trasfondo muy interesante y muy triste.

      Eliminar
  14. Objetos que pasarán definitivamente al olvido en menos que canta un gallo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya han pasado, sólo existen en la historias de los que los hemos conocido en buen uso.

      Eliminar
  15. Tal cual, Tracy.
    Pasarán a ser objetos del recuerdo.
    Ingeniosa y divertida historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la encuentro más triste que divertida, aunque tenga su punto de humor.

      Eliminar
  16. Ya, qué pena, Tracy, todavía se ve algún buzón ...
    Así acabarán seguramente.
    Muy bueno el relato.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí aún quedan algunos resistiéndose a desaparecer de las calles.

      Eliminar
  17. jajajaja muy bueno. Sabes, el otro día tuve que ir hasta Correos porque no encontré ningún buzón.

    ResponderEliminar
  18. Has elaborado un imaginativo diálogo que nos ha dado diversión Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos objetos irán a formar parte de tu sótano.

      Eliminar
  19. Juraría que dejé un comentario, pero como fue desde el móvil lo mismo voló porque no le veo.

    Bueno dejo otro, porque últimamente va fatal blogger.

    Me gustó mucho el diálogo del buzón con la cabina.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, hay veces que hasta el tercer comentario no me sale publicado, paciencia.

      Eliminar
  20. Moraleja: no te ufanes de que eres bella, bonita, útil y que nadie puede vivir sin ti; cuando envejezcas pocos se acordarán de lo importante que has sido en sus vidas y te mandarán al museo, por no decir al geriátrico.
    Besos Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien sacada la moraleja que he dejado entre líneas.
      ¡Qué pena!

      Eliminar
  21. JLO tiene la razón. Y el desuso ha hecho que los objetos desarrollaran una aversión a la personas. ¿Tendrán razón?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen aversión a aquellos que se meten con ellos ¿no te parece?

      Eliminar
  22. Ja,ja,ja....Qué bueno Tracy!Pobrecillos, para lo que han quedado!Como siempre has brillado con tu originalidad y buen humor.Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. No me extraña, no nos cuidamos ni a nosotros mismos...

    ResponderEliminar
  24. Muy bueno ese diálogo que has creado, y les doy la razón a los dos, casi no hay nadie que los utilice; pero es bueno que existan porque alguna vez los podemos necesitar, ¿Qién sabe?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...o por lo menos respetar por la ayuda que nos prestaron.

      Eliminar
    2. ...o por lo menos respetar por la ayuda que nos prestaron.

      Eliminar
  25. Fíjate que sé que hablas de dos objeto pero, bien podría ser un diálogo entre dos personas que se sienten ya demasiado mayores, no por ellas, porque no sean válidas, sino por lo que les rodea... como dos ancianos que son dejados ahí mientras los hijos y los nietos se van de vacaciones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Correcaminos, me encanta ese diálogo!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Hola; he estado un poco ocupado, pero bueno... Al texto.

    Sinceramente, dos objetos bien escogidos, sinceramente. Ambos conservan ese romanticismo. El buzón con la esperanza de que llegara algún día esa carta... La cabina, pues qué decir de esos días de lluvias y de las tragaderas del teléfono.

    Saludos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  28. Que tiempos aquellos en los que no todo era tan inmediato!!!
    Besos!

    ResponderEliminar