viernes, 2 de diciembre de 2016

JUEVEANDO EN VIERNES PARA ACTUALIZAR CUENTOS

pero transformarlos con detalles o desenlaces que los reciclen. Esta es la original idea que se le ha ocurrido a Inma Blanco , quien nos conduce esta semana.
Estos cuentos reciclados los podéis leer aquí






EL flaustista  de  Hamelín

Había una vez una pequeña aldea en la que la población había ido menguando a causa de la emigración, quedando reducida a un pequeño número de familias cuya juventud había quedado sepultada en la horizontalidad de aquellos campos que labraban con mucho esfuerzo día tras día.
Hijos y nietos venían a ver  a sus mayores los fines de semana y aprovechaban para llevarse verduras y hortalizas cuyo sabor no se podía encontrar en los supermercados de la gran ciudad vertical.
 El rojo de los tomates, la tersura de los pimientos, el sabor de las patatas, el tamaño de las coles y el verdor de las espinacas y acelgas, hacían el placer  de pequeños y mayores, por no hablar de los árboles frutales que adornaban los huertas de los aldeanos que  se sentían orgullosos de que sus vástagos alabaran la calidad de sus productos y pudieran llevarse parte del esfuerzo que ellos hacían para mantener aquellas tierras a pleno rendimiento.
Un año hicieron su aparición por los campos aledaños a la aldea una plaga de ratas, que acabaron con la cosecha de los pobres campesinos y pensaron en Eufrasio que en las noches  veraniegas  con su armónica eclipsaba a perros y gatos del lugar, le dirían que probara a tocarla en las eras por si se volvía a repetir el  cuento del flautista de Hamelin Y se reprodujo. 
Las ratas siguieron la música y Eufrasio las condujo a una enorme cueva de la que taparon la entrada una vez que estaban dentro y allí  se quedaron para siempre.
La noticia salió en todos los medios de comunicación y todos los políticos que estaban en campaña electoral, fueron a visitar la aldea, interrumpiendo la tranquilidad de sus habitantes, que hartos de escuchar mentira tras mentira , decidieron poner a Eufrasio a tocar la armónica como cierre del mitin al que habían ido los cabezas de lista de cada partido y esperar a ver qué pasaba.
Con las primeras notas de música, los políticos se levantaron de sus sillas y se dirigieron en fila al autocar que los había llevado a la aldea y no se supo más de ellos.
Desde ese día a Eufrasio no cesan de avisarle de todos los países del mundo, para que toque la armónica. Se dice que le han llamado incluso, desde EEUU para que se desplace hasta allí y toque ante Donald Trump.
Ya nos enteraremos de lo que suceda.

56 comentarios:

  1. Donald Trump le robará la armónica.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La esperanza es lo último que se pierde.

      Eliminar
  2. Siempre que tenemos una cosa buena, los extranjeros la quieren y se la llevan, con lo bien que me ha caído Eufrasio. (el nombre no tiene desperdicio) Un saltibrinco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se lo llevan, nos lo piden prestado para solucionar algunos problemillas que le durjan

      Eliminar
  3. Interesante actualización del cuento.
    Aviso: Tocar delante del Trump ese es muy peligroso.

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja... Habrá que estar atentos a las noticias.
    Eufrasio debe tener muuuuuuuuuuuuuucho trabajo!!
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que todo el mundo lo reclama,

      Eliminar
  5. Genial, como siempre y con un sentido del humor que espero conserves por siempre.
    Las mañanas con tus escritos, suelen ser mas luminosas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho las cosas tan bonitas que me dices: Muchísimas gracias

      Eliminar
  6. En su día tuve que trabajar sobre lo que hay detrás de los cuentos, dios lo que hay, los autores de cuentos para niños lo que tienen es muy mala leche.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo no he trabajado en eso pero he asistido a talleres donde se han desmontado esos cuentos y desde luego tienen tela.

      Eliminar
  7. Y tal vez la original historia, la del flautista de Hamelin habría terminado así, si le hubieran pagado lo prometido. A este nuevo flautista tal vez no le hayan pagado, pero fue respetado por librarlos de la plaga. Y por eso, siguió ejerciendo su música, con ese resultado.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El se conforma con librar a la gente de las personas que le molestan.
      Un beso

      Eliminar
  8. Interesante versión del cuento, pero a diferencia del cuento original, más que una moraleja contiene un ferviente deseo de que sea realidad...
    (A mi también se me ocurrió una alternativa a un cuento, más simplona, claro...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, un deseo ferviente.
      Un abrzzo

      Eliminar
  9. Me declaro admiradora de Eufrasio ¡¡

    besos artista¡

    ResponderEliminar
  10. ¡No le iba a faltar trabajo, no!
    :)

    ResponderEliminar
  11. A mí me da que hay mucho sordo metido en política.
    Simpática esta actualización del cuento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Vaya con el tio de la armónica!!! jajaja!!! Me ahs hecho llorar a base de lagrimas de risa. SE te ocurre cada cosa!!! Buén fin de semana amigai

    ResponderEliminar
  13. Todavía veo las ratas...
    Besos.

    Buen relato.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  14. No me extraña nada que lo avisen. Y que no paren ...
    ¡Estupendo, Eufrasio!

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
  15. Por Dios, que ni se le ocurra tocar para Trump!
    Besos y buen finde, Tracy.

    ResponderEliminar
  16. jejejeje Unos cuantos harían falta...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. Buenísimo. Me encanta tu sentido del humor. Lástima que sería imposible erradicar toda la maldad porque detrás de unos llegan otros y nunca acabaríamos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Eufrasio tendría que trabajar sin descanso.

      Eliminar
  18. Esas sí que son ratas que merecen ser erradicadas!...las otras, pobres, son parte del equilibrio natural de nuestro planeta jejeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Trabajo no le va a faltar.
    A ver si puede con Trump...
    ; )

    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  20. Y yo que pensaba que se llevaría a los políticos a otra cueva y que luego la sellarían para que todos nos quedaramos tranquilitos, esta claro que los cuentos, cuentos son.....besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos donde fueron a parar, pero el hecho es que no vovieron más.

      Eliminar
  21. Gran final Tracy. Igual sin políticos funcionaríamos mejor.
    No sé, no sé.
    Bueno, con políticos pero que sean honestos.

    ResponderEliminar
  22. Qué bueno Tracy! Tan original como siempre!Jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Me parece estupendo, pero yo lo que quiero, es que hables alguna vez de Drácula.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Jajaja, te lo digo, porque el genero de terror me gusta, no por otra cosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. PObre Eufrasio va a llegar en mal momento a EEUU jajaja. Buen cuento Tracy me encanto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En mal momento? ¡En el mejor momento!

      Eliminar
  26. Un crack Eufrasio. Eso llevémosle de gira a Washington, jajá.
    Muy bueno Tracy. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. ajjajajajajjaja ay muchachitaa..que talento para sacar sonrisas....Me he divertido con este relato tuyo...besoss..y feliz comienzo del mejor mes del año..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayas divertido, ¡qué bien!

      Eliminar
  28. :-D Me da a mi que solo con los líderes no bastaría...
    Un saludo.

    ResponderEliminar