jueves, 2 de febrero de 2017

JUEVEANDO CON DÍAS DE LLUVIA

Este jueves nos conduce Inma Blanco con "Días de lluvia o  nieve".
Veremos que se nos ocurre, coged los paraguas y a casa de Inma


DÍAS DE  LLUVIA


Juan era psicólogo y trabajaba  como tal en el Instituto Meteorológico de Londres. 
Los cielos grises y la lluvia constante de la ciudad, lo hacían maldecir la hora que decidió dejar su Galicia natal para seguir padeciendo un clima similar. Tenía que haber elegido un lugar sin tanta lluvia, pero el trabajo manda y allí estaba él, por lo menos se dedicaba a lo suyo.
 Gracias a su extraordinario expediente, vio una oportunidad de cambiar lluvia por sol y solicitó una  beca que había salido para investigar las consecuencias que podría ocasionar la falta de lluvia en las  personas que vivían en una de las zonas más secas del planeta situadas cerca del desierto de Atacama   en Chile.
Le dieron la beca y lo celebró desbordado de alegría.
Se marchó más pronto que tarde y se instaló en un nuevo país, totalmente distinto a los que había visitado hasta entonces.
No cabía en sí de gozo, sobretodo por haber dejado atrás la constante y cansina lluvia y los cielos grisáceos que las cobijaba.
Fue pasando el tiempo y Juan se percató de que no tenía que recurrir a los vecinos del lugar, porque en él mismo podía estudiar los cambios que había experimentado en su carácter la falta de lluvia, eran tantos y tan profundos que lo habían llevada a tener añoranza, no sólo de su tierra, sino incluso de Londres. Como sería que inventó unos artilugios programados para echar agua, de vez en cuando, en los cristales de las ventanas como si fuera lluvia. También inventó un dispositivo para acoplar al paraguas y que pulverizaba el agua que salía de unos pequeños depósitos colocados sobre su tela como si de la misma lluvia se tratase, igual hizo con los toldos que protegían los patios de las casas,,,
Así fue como Juan llegó a ser el loco más famoso de toda la región,  donde sigue inventando más y más aparatos para simular la lluvia. Su fama es tan universal que ha llegado al mismísimo Mundo Juevero, siendo protagonista hoy de este relato.

60 comentarios:

  1. Es que Juan!!!, a quién se le ocurre irse al desierto de Atacama??????????

    Aynssssssss

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que a quien se le ocurre?
      ¡Pues a Juan!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho lo de los artilugios para simular la lluvia,muy bueno,Tracy.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene muchos más, puedes encargarle los que quieras.
      Lo que no sé es si llegarás a tiempo o le tendrán puesta ya la camisa de fuerza.
      Besos

      Eliminar
  3. El famoso chirimiri gallego no lo echo yo de menos :)))

    Un beso, compi.

    ResponderEliminar
  4. Y si te hubiera tenido cerca entre los dos el Nobel esta garantizado. Sana (y lluviosa) imaginación la tuya.

    ResponderEliminar
  5. Lo mucho cansa...
    Todo en su justa medida...
    Me gusta la lluvia, y tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gusta la lluvia, aunque sí mi relato, porque estaría feo que no me gustara habiéndolo escrito yo.
      Besos

      Eliminar
  6. La gente del tiempo cuando tiene dudas, te pinta; cuatro gotas, una nube y medio sol, así no fracasan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Simular la lluvia está bien, pero de vez en cuando tendría que añadir algunos truenos y relámpagos para completar el ambiente

    ResponderEliminar
  8. La lluvia, que tanto le molestaba le sirvió para progresar en la vida...Siempre la tuvo presente, como una gran maestra...Muy bueno, Tracy. Me encantó.
    Mi abrazo siempre, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las situaciones difíclles siempre se puede sacar algo positivo ¿no?

      Eliminar
  9. Asi somos nunca sabremos realmente lo que queremos

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Muy original, y con lección incluida. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. No hay nada mas doloroso que añorar lo que antes molestaba…pero quizás eso fue bueno para sacar su vena de inventor…

    Muy bueno Tracy.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muy, muy ingenioso! Me encantó.
    Se extraña mucho lo que deja de tenerse al movernos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado
      Gracias y un beso.

      Eliminar
  13. Gallego tenía que ser, jaaaa

    Extremista, loco y psicólogo

    Si es que cómo tú, no hay dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hecho triple carambola sí, jajajajajajaja

      Eliminar
  14. Me encantan los días de lluvia, será porque ultimamente escasea. Ingenioso este Juan, jeje.

    Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gusta nada la lluvia, aunque reconozco los beneficios y lo importante que es.

      Eliminar
  15. Como una cabra el pobre... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  16. Buenísima esta historia que te has sacado de la manga.JAJAJA. Para troncharse de risa.
    ¡Que viva el buen humor!!!
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que para mí el sentido del humor es muy importante y por eso he creado a Juan así

      Eliminar
  17. Si es que ni lo mucho ni lo poco jajajja. Divertido este Juan y sus días de no lluvia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de "sus días de no lluvia" me ha gustado.

      Eliminar
  18. Somos lo que nos ha visto crecer y más vale recordarlo antes de hacer mudanza, aunque sea al país de la alegría.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una buena lección, gracias por compartirla.

      Eliminar
  19. Estupenda la imaginación de Juan , siempre cuando no tenemos algo , lo echamos en falta y mira él que tanto odiaba los días grises y lluviosos , fue capaz de inventar algo para sentirlo de nuevo , muy bonito .
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Esto está muy exagerado pero la verdad es que suele pasar que al final se acaba echando de menos lo que antes se ha criticado.

    ResponderEliminar
  21. Si llueve mucho, malo. Si no llueve, peor. ¡Si es que nunca estamos a gusto!

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno, Tracy, y sorprendente final.

    Un beso muy fuerte, incluso tarde.
    :)

    ResponderEliminar
  23. Siempre se echa de menos lo que se pierde, aynsss
    ''''''''
    ''''''''
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola! Me encanta la lluvia y esta lluvia simulada me ha fascinado <3

    Precioso relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de que te haya fascinado.

      Eliminar
  25. Muy original el cuento. Realmente cuando se conocen los diferentes estados climáticos, a pesar de cansarnos si no suceden nos pasaría como a Juan y lo echaremos de menos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Como se puede vivir sin lluvia? Yo seguro que haria como Juan, pues no es nada poder dormir sintiendo como caen las gotas de agua. Un relato muy original, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio a mí no me gusta la lluvia nada.

      Eliminar
  27. Ohhhh qué personaje tan encantador. Yo también soy de las que disfruta viendo caer la lluvia.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te lo presentaré, aunque ya lo has conocido.

      Eliminar
  28. Y es que no estamos contentos con nada, que si llueve mucho, que si no llueve nada. Y es que lo monótono aburre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Me ha encantado el tono humorístico de tu entrada reflejado en esos mil y un invento con los que simular dias de lluvia. Viene a corroborar el hecho de que nadie está contento con lo que tiene.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eso está totalmente demostrado.

      Eliminar
  30. Sí que se ha hecho famoso. Un personaje singular. Me encanta tu buen humor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Genial el final.
    Además, pasa que nunca estamos satisfechos con lo que tenemos y nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

    ResponderEliminar