domingo, 30 de abril de 2017

Y ME REFUGIÉ EN EL TEATRO

de no ser por la lluvia pertinaz, ni si quiera me hubiera acordado que tenía las entradas para ir al teatro. con esto de sacarlas tres meses antes de que llegue el espectáculo pierde uno la noción del tiempo, por muchas ganas que tengas de verlo.
Y sí, mis ganas de ver actuar a Héctor Alterio eran muchas.
Y por una vez en la vida agradecí a la lluvia que no me dejara ir de cruces, de haberme metido en faena se me habría pasado.
Me descubro ante este señor de 87 años, ochenta y siete, que es un monstruo de las tablas con una interpretación magistral que eclipsa al resto de los actores, aún siendo magníficos
  incluso a Ana Labordeta que borda la interpretación de hija de Héctor Alterio de una manera magistral.
 El tema es peliagudo: el Alzheimer que padece el padre, Héctor Alterio, que ya se enfrentó a este problema, magistralmente, en la película " El hijo de la novia", en la que interpretaba a un marido enamoradísimo de su mujer que tenía Alzheimer.
En esta obra de teatro el personaje se lo pone más difícil aún al actor porque la obra está montada desde el punto de vista del enfermo que le hace tener una realidad distorsionada y unos cambios de humor continuos, con lo cual el público, igual que el protagonista, tampoco sabe muy bien lo que está pasando como si estuviera en la propia mente del actor y padeciese la misma enfermedad .
La obra te acerca a esta terrible enfermedad y al deterioro que provoca no sólo en el propio enfermo sino en los familiares que están al cuidado de él y que terminan por confiar a centros especializados, en aras de la atención que requieren, como el propio enfermo teme y vislumbra en los pequeños momentos de lucidez que a veces tiene.
 Este tema sólo podría ser tratado salpicándolo de notas de humor que dan lugar a momentos hilarantes  que ayudan a poder digerir las situaciones dramáticas que se presentan. 
Florian Zéller, el autor de la obra,  cataloga la obra como "farsa cómica" y consigue este equilibrio exacto que materializa en escena este gran actor.
 Una vez vista la obra no puedes pensar en otra persona que no sea él, para interpretarla.
 Una noche para disfrutar de teatro en estado puro
que el público supo agradecer, puesto en pié, aplaudiendo durante un buen rato.

34 comentarios:

  1. 87 años... jo... ya firmaría yo...

    Bien por él.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No me extraña tu pasión por ese señor de 87 años. Héctor Alterio es un actor como la copa de un pino...frondoso, naturalmente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo ha sido pero ahora tiene más mérito porque en las dos horas que dura la función no para de acá para allá y sobretodo el coste psicológico que debe tener esa interpretación.

      Eliminar
  3. He de verla. Actores así de buenos no hay que perdérselos por mucho que el tema sea peliagudo e incluso abrume...
    Pero es que mira que es grande este hombre. Y eso sin desmerecer, por supuesto, al resto del elenco.
    No hay duda: tienes que dar gracias a la lluvia.
    ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando saqué las entradas, no sabía ni cómo se llamaba la obra, las saqué por verlo actuar a él.

      Eliminar
  4. eso está bien, que lo sepan agradecer

    ResponderEliminar
  5. Qué actorazo!!!
    Y qué lucidez a su edad...
    : )

    Magnífico plan.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo puede aguantar tanta entrada y tanta salida de escena y llevando el peso de la obra encima, además de los cambios de humor que tiene que interpretar.
      ¡Fantástico!

      Eliminar
  6. Me has dejado con una moral por las nubes, no sabia que tenia 87 y yo apenas cumplo 76 el mes que viene, nada, que uno es un crio...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que todo depende de con quien te compares, como el del chiste:
      - ¿Como está tu mujer?
      - ¿Comparándola con quien?
      Pues eso.

      Eliminar
  7. Al principio del deterioro es verdad que vislumbran lo que pasa y sin conscientes de ese deterioro.

    Luego cuando la enfermedad progresa quién lo pasa fatal es la familia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obra se desarrolla justo en el final de esa primera fase.

      Eliminar
  8. ochenta y siete años!!! como pasa el tiempo. Hector Alterio es uno de mis actores preferidos,
    gracias por compartir

    ResponderEliminar
  9. No hay mal que por bien no venga, Tracy...La lluvia no te dejo disfrutar de las Cruces, pero te regaló el teatro y a este inolvidable actor, que nos dá ejemplo de vida y amor a su profesión...
    Mi abrazo y gracias por traerlo.

    ResponderEliminar
  10. Ir al teatro siempre es una buena opción, aunque sea para protegerse de la lluvia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en provincias hay que aprovechar siempre y más cuando vienen estos peasos de actores.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Y con Héctor Alterio a la cabeza... ya te digo.

      Eliminar
  12. Es un gran actor.
    Y el tema da para mucho, sí.

    Gracias, Tracy.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena obra y el actor... un actorazo.

      Eliminar
  13. Debe ser una gran Obra de Teatro con tan buenos actores.

    Qué envidia.

    Saludos Tracy querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es. pero esos actores hacen buena hasta una mala obra.

      Eliminar
  14. Me encanta Hector Alterio. Me alegro de que no te perdieras la pieza. Por lo que entiendo, concientiza sobre esta terrible enfermedad y le necesidad de los familiares de acudir con sus enfermos a centros especializados, SIN culpa. Puesto que estos pacientes necesitan asistencia especializada, imposible de brindar en los hogares por familiares por más cariño que le tengan. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obra es muy realista y toca todos los aspectos de esta terrible enfermedad.

      Eliminar
  15. Algo más por lo que envidiarte amiga Tracy, el Padre Alterio es un gran artista, siempre que he podido verlo actuar consigue emocionarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hijos también lo son, pero él es... insuperale.

      Eliminar