jueves, 21 de septiembre de 2017

JUEVEANDO CON EL TEMA DE LA MADRE

Inma nos conduce este jueves y nos invita a que hagamos un homenaje a nuestras madres, seguro que será muy emotivo leernos aquí







Son muchas las veces que he hablado y escrito sobre mi madre  pero nunca de ese día fatídico que se me fue para siempre.
No sé si consciente o inconscientemente,  he obviado escribir sobre este hecho tan importante en mi vida y creo que ha llegado el momento de hacerlo en un acto de valentía por mi parte, porque a pesar de que ha pasado mucho tiempo sigo emocionándome al recordarlo. 
  Cuando muere el último de nuestros progenitores, es tal la sensación de orfandad que te invade que te sientes desmadejada, como una marioneta a la que cortan las cuerdas; da igual la edad que tengas y que haya  una familia consolidada con hijos que te reclaman y te necesitan. El desarraigo que sientes es total, como cuando a una planta le cortan la última raíz que la sujetaba al suelo.
Nunca olvidaré el día anterior a su partida, un domingo con un sol espléndido, de esos que nos regala el invierno por mi tierra, fuimos a  merendar a los Jardines con mis niñas, ellas se fueron a jugar y nosotras nos quedamos haciendo planes de cómo organizar las comidas de Navidad, mi hermano se había casado y había otra familia más para ubicar en las fechas señaladas, hablamos de menús, de regalos... Yo la miraba y pensaba:
 ¡¡¡Qué guapa está mi madre!!!
Era tan fluída la conversación, que aquel pensamiento no lo verbalicé. Siempre me quedé con ese sinsabor de boca.
Al día siguiente, lunes doce de diciembre, a la misma hora que sucedió esto que acabo de contar, ya se nos había ido.
Sin esperarlo. 
Se encontró mal y me avisó por teléfono.
Me dio tiempo a llegar a su casa.
La acompañé a la cama.
Llamé a urgencias.
Ella sólo me esperó a mí, no tuvo ganas de esperar al médico.

41 comentarios:

  1. Tres meses antes de que muriese, el médico que la entendía en terminales ya se lo había dicho.
    Estaba más que preparada, y me preguntaba que qués lo que habría detrás de la vida, pregunta que yo no podía contestarle, salvo lo que decían las religiones (entre otras cosas soy Teólogo).
    Un mes antes de su partida decidió hablar de la guerra civil. Yo sabía varias cosas (siempre a medias). Sabía que había sido miliciana de la CNT en Cervera. Sabía que había disparado. Sabía que después de la guerra había estado en once (11) cárceles. Sabía que en unas las pasó muy mal, y en otras no tanto.

    Lo que no sabía era de su actuación como miliciana de la CNT en Barcelona, y otros datos que me facilitó sobre las checas de la ciudad.
    Muchas cosas escabrosas. Algunas nada aceptables y la mayoría con final trágico.
    No me llevé ninguna sorpresa, pero si un regusto amargo.
    Marchó tranquila.
    Detrás de esta obra de teatro que es la vida no se lo que hay, pero estoy seguro de que en esta nuestros remordimientos hacen su curso inexorable.
    Un abrazo
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu madre es para hacerle un monumento ¡qué mujer!
      ¿Por qué no escribes un libro con su historia?, yo te lo compraría.
      Desde aquí mi humilde persona te anima a ello.

      Eliminar
  2. El amor de una madre es el sentimiento más puro y desinteresado que hay. Su existencia es la que me hace pensar que en el género humano no está todo perdido.
    Gracias por compartir un sentimiento tan bonito.

    ResponderEliminar
  3. Con la piel de gallina, Tracy, qué hermoso recuerdo que ni siquiera la ausencia y el dolor pueden empañar.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, en mí está vivo como el primer día.

      Eliminar
  4. Gracias por compartir ese día con tod@s te entiendo a la perfección .
    Precioso homenaje que le has hecho a ella , cree que las madres aunque a veces no las hayamos dicho " lo guapas que son" ellas nos lo notaban en la mirada , nada se les podía ocultar.
    Un abrazo y pasa un resto del día estupendamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día ha sido regular, eñl escribir sobre esto me ha revuelto las emociones.

      Eliminar
  5. Me has emocionado, tu forma clara de contarlo ha llegado a tocar los sentimientos rezagados. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no presencie la muerte de ninguna de las dos madres que tuve, la que me trajo al mundo y la que me crió, a una la quise, la que me crió, mas que a la otra, la que me parió, que apenas conocí, pero espero que ambas descansen en paz, así como a la tuya.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Muy emocionante lo que has contado sobre tu querida madre, pero mira eso es ley de vida. Es un palo muy duro, cuando los pierdes, pero a nosotros también nos tocará, y la sensación y sentimientos de dolor por parte de nuestros hijos, serán los mismos. Así es la vida, una cadena, que siempre da, más sufrimientos que alegrías. Pero los recuerdos bonitos de tú madre, siempre los llevarás contigo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún sabiéndolo, cuesta trabajo amoldarte a esa realidad.

      Eliminar
  8. por que será que nos cuesta decir las cosas lindas que pensamos?
    por que las guardaremos como algo vergonzoso?
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo las digo siempre, me enseñó ella, pero mira por donde, aquella vez, por no cortar la conversación...
      Sucedió porque tenía que suceder, pero fue una putada.

      Eliminar
  9. uff que triste, muy similar a como se despidió mi madre, pero tema de distancia me llama al celular, me aconseja que me cuide y que este tranquila; mi madre padecía de cáncer de riñón e hígado; al día siguiente se había ido..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es horrible! y cuesta trabajo reponerse.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Con eso me quedo, de otra forma hubiera sido terrible.
      Besos

      Eliminar
  11. Un relato que derrocha sensibilidad, amiga Tracy. Para mi, su muerte, fue la peor desgracia que he tenido que soportar en mivida, aún hoy no he conseguido superarlo completamente y menos si, como hoy, leo un texto tan bello como el tuyo.
    Un abrazo ... muy emmotivo

    ResponderEliminar
  12. Ese mismo dia murio mi padre tambien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Sí, te esperó, Tracy.
    Es precioso.

    Un beso muy fuerte con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  14. Es un acontecimiento tan dolorosos que uno tarda en poder verbalizarlo, hoy ha sido tu momento Tracy, gracias por compartirlo. Me has emocionado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ufff! Me has dejado con el corazón encogido y me has llevado a ese sentimiento de desazón y desarraigo yo me aferro a mis hermanos (como lo unico que me queda de ella)los quiero mucho pero no es lo mismo....Bellisimo escrito amiga, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que no es lo mismo...el lugar de una madre no lo ocupa nadie.

      Eliminar
  16. Tracy:
    me ha gustado la reflexión de que, al perder al último de los padres, te queda una sensación profundísima de orfandas, aunque uno ya sea adulto.
    Salu2 y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que yo sentí al menos, fue terrible.

      Eliminar
  17. Emotivo relato, Tracy.
    Así es la vida, llevas a tu madre contigo en el alma, eso nunca muere.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Entiendo y revivo con tus palabras el golpe inmenso que sentí cuando se fue la mía, también de improviso, dejándome un hueco inconmensurable para siempre en mi corazón.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hueco que permanece y que nadie puede llenar.

      Eliminar
  19. Que triste. Por lo menos estabas allí con ella y seguro que en esa charla del día anterior ella ya sentía todo ese cariño que le tenías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, pero me da pena que yo soy de decirlo bueno, aquella vez no se lo dijera.

      Eliminar
  20. Asi, exactamente así, se fue mi madre cuando yo estaba por cumplir 21 años. Me esperó sólo a mi, después de reirnos juntas, como siempre.
    un abrazo, Tracy!

    ResponderEliminar
  21. Entonces me habrás comprendido a la perfección, como yo te comprendo a ti.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Guao. De momento yo no sé lo que es perder a ninguno de mis padres ¡y aún no he perdido a ninguno de mis abuelos! Pero no he podido evitar emocionarme con tu relato.
    Un beso, Tracy

    ResponderEliminar