jueves, 20 de noviembre de 2014

JUEVEANDO CON LAS OBSESIONES

Esta semana es Leonor quien va a recoger nuestras "obsesiones" y las va poner en su blog para que os enteréis de ellas, si os apetece. 
Todas estarán aquí

HISTORIA  DE  UNA  OBSESIÓN



Llegué por casualidad al grupo de los "Jueveros" que por lo visto llevaba funcionando hacía tiempo.
 No recuerdo cómo tropecé con ellos, lo que sí me acuerdo es con el tema que participé y que fue mi bautismo juevero.  
De esto hace ya dos años... 
Poco a poco me fui entusiasmando.
 Al día de hoy, esto de los Jueves se está convirtiendo para mí en una obsesión,  una obsesión que ha llegado la última y se ha colocado la primera.
 Semana tras semana deseo que  llegue el domingo para ver quién nos va a conducir  y qué tema va a proponer. Una vez que me entero de esto, la obsesión entra en una segunda fase: 
¿cómo abordar el tema propuesto? 
Siempre he necesitado escribir y he disfrutado haciéndolo, pero los temas jueveros son especiales para mí porque los paladeo con fruición no sólo al escribirlos y al pensarlos,  sino al leer los  aportes de los demás compañeros porque te das cuenta de la riqueza imaginativa y la diversidad de puntos de vista desde los cuales se puede tratar un mismo tema.
Esta es una obsesión que lejos de hacer daño, enriquece y crea lazos sólidos de amistad, a través de la escritura, entre personas lejanas en el espacio pero unidas por el gusanillo obsesivo de los "jueves".
¿Por cierto quién nos conduce la próxima semana?
No he acabado de editar la entrada y ya estoy cavilando sobre cual será el tema próximo. Una obsesión en toda regla
¡Un no parar! 

43 comentarios:

  1. Es cierto que participar en retos así puede llegar a obsesionar de una manera sana y divertida.
    Me alegra tu participación que nos entretiene siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que se pretende que nos entretengamos todos.

      Eliminar
  2. Así es amiga, ésto de los jueves a todos nos tiene enganchados y cuando por algún motivo no podemos participar nos sentimos hasta culpables. Es verdad que esperamos ansiosos el tema y hasta que logramos una inspiración estamos casi obsesionados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cuidado, las obsesiones nunca fueron buenas.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada si eso es lo que toca los jueves, suerte y al toro. Las obsesiones son malas desde luego porque enganchan y joden, pero vamos siendo sanas hay cosas peores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando cualquier cuestión comienza a convertirse en obsesión empiezo a perder interés.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el texto (y buena manera también de sortear el escollo). En cambio yo, parado en las antípodas de la obsesión, solo puedo sentir desinterés por tan ¿preocupante? actividad, cuyo nombre me suena, si no cacofónica, por lo menos incómoda. ¿Por qué razón no logra entusiasmarme esa tan popular manera de tomar una palabra y convertirla en obstinado empeño? Tal vez sea porque, enredando la lengua, alguna vez dije "no nos dejes caer en la obsesión" y, debido a ese error, de la tentación en cambio, nunca he podido librarme...

    ResponderEliminar
  7. La tuya es por ahora una obsesión sana, que no asusta, voy leyendo de blog en blog y encogiendome. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Debo reconocer que soy "juevero medio pensionista". Si me entero del tema con antelación suficiente y este me interesa, me pongo a ello, de lo contrario, "sigo con lo mío".
    Llegué a obsesionarme con escribir dos entradas a la semana y pronto desistí. Escribo cuando tengo algo que decir, sin importarme la periodicidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, sin apurarse, dándole tiempo al tiempo.

      Eliminar
  9. Algunas obsesiones son buenas porque producen ilusión en el alm, Besos.

    ResponderEliminar
  10. jaja... a todos nos pasa algo así, al menos a mí también. El nuevo tema nos incita a dejar volar nuestra imaginación, para luego recorrer una a otra las particulares visiones del resto de los participantes, después, apenas entrado el domingo, volvemos a reencontrarnos con la ansiedad para saber la nueva propuesta.
    Como dices, esta resulta ser una obsesión que enriquece y nos une.
    Un abrazo
    =)

    ResponderEliminar
  11. Bueno amiga, ésta es una obsesión buena. A mi me pasa algo parecido, y desde luego que unos a los otros nos damos esa riqueza literaria que nos hace crecer como escritores o aprendices de escritores, que es como yo me considero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. La obsesión, como el alcohol, con moderación, Tracy.
    Salu2 obsesiona2.

    ResponderEliminar
  13. Te doy la razón, una vez que empecé a participar, se fue convirtiendo en una obsesión, pero de esas que me gustan.

    ResponderEliminar
  14. Tracy, me alegro mucho de que te encuentres bien entre los "jueveros", y me parece estupendo que lo disfrutes como dices. La diversidad es buena y necesaria. Si te encuentras bien y te aporta todo lo que nos dices ¡estupendo! Tú eres la que mejor sabes lo que sientes. No participo por falta de tiempo, pero me encanta que tú lo sientas así, eso es lo importante. Tienes personalidad, eres una buena amiga y una bloguera excepcional, sincera, entrañable, variada y buena persona (lo más importante), lo pienso así, son muchos años en la distancia, pero cerca...

    Hoy, justamente, pensé (raro, ¿verdad?, hoy justo): Si Tracy un día dejara de escribir, de comunicar cada día. Y pensé: forma parte de mi vida, y así te siento. Me encanta haberte conocido (doy gracias a Dios).

    Un beso ¡fuerte!, querida Tracy.

    ResponderEliminar
  15. Yo, estoy obsesionada, con que veo billetes de quinientos euros debajo de la cama.( pero solo es obsesión)
    Bss,guapa¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es peor, jajajaja, sobretodo cuando veas que no están.

      Eliminar
  16. Te expresaste muy bien Tracy...Puedo decirte que a mi me pasa algo así con las palabras de Sindel, son un auténtico rento cada semana y procuro superarme...Obsesión o no...Estamos pendientes y atentos a ello...Mi felicitación y mi abrazo siempre, Tracy.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  17. Genial y fresco texto Tracy! Esta obsesión creo que nos ataca a muchos de los que formamos parte de este lindo grupo, pero tiene su punto sano y bueno, ya que nos mantiene unidos y nos deja leer cosas lindas como esta.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  18. Es cierto, además de las emociones con nombre propio, están las compartidas... un colectivo obsesionado por un día, un tema, una participación que mantiene sin obsesiones preocupantes la mente despierta y la solidaridad intacta. Fíjate si estoy obsesionado que ya sé quién convoca para el jueves que viene.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Una obsesión que como bien dices, parece totalmente inocua. Y bueno, la alegría es compartida, por poder intercambiar dentro de estos trazos creativos a los que los jueves nos invita. Sigamos el rumbo de esta obsesión, pues! En esto, no estamos solas!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  20. Buena obsesión que hace que podamos saborear tus palabras cada jueves. Gracia spor continuarla y estar siempre entre nosotros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Lo que escribis es un poco lo que nos ha pasado a muchos en alguno de los momentos de nuestra vida juevera. También yo estuve durante mucho tiempo obsesionado cada domingo con el jueves siguiente, y en verdad que lo disfrutaba. Ahora, y después del largo parón, me dosifico algo más y voy entrando poco a poco. Pero disfruto igual cada entrada, y es que, como bien dices en esta entrada magnífica, ser juevero puede convertirse en una obsesión que ayuda a templar el ánimo cada semana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar