jueves, 13 de noviembre de 2014

JUEVEANDO CON LAS SUPERSTICIONES

Esta semana vamos de la mano de Mª José, que nos ha propuesto escribir sobre las supersticiones.
Si queréis ver como las han planteado cada uno de los Jueveros pinchad aquí


LAS  SUPERSTICIONES



Desde pequeña fue muy rebelde y conforme iba cumpliendo años..., más. Su frase favorita era "decidme de qué se trata, para que me pueda oponer"
En casa, en clase, con los amigos, siempre estaba en perfecto desacuerdo con lo que se decía
Decidió incluso, plantar cara a las supersticiones de su madre porque eran el credo familiar que se habían transmitido generación tras generación en una tierra en las que parecían tener carta de naturaleza.
Escogió un día señalado, el de su boda:
Se levantó con el pie izquierdo, derramó la sal y el aceite al tomar las tostadas del desayuno, rompió el espejo en el que la vistieron de novia, se negó a llevar algo rosa, algo prestado y algo viejo; pasó por debajo de una escalera echándole un órdago a la suerte a la que ya había desafiado al programar la boda en martes y trece, en fin... 
La boda se celebró con todo su esplendor.
Los novios felices salieron del templo, aguantaron estoicamente la lluvia de arroz, pero  al bajar los escalones de la Iglesia se les cruzaron entre los pies, un perro que iba persiguiendo a un gato negro, se dieron de bruces en el suelo, cayendo con tan mala fortuna , que murieron en el acto.
Mientras la madre de la novia, sin saber el alcance que había tenido la caída, culpabilizaba a su hija de haber tomado a chanza las supersticiones, programándolas a su antojo, pero había olvidado que  para que sean tales, deben ser fortuitas:
¡¡¡Dichoso gato!!!

57 comentarios:

  1. Que boda tan guay...
    De las que no se olvidan.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... las bodas generalmente no se olvidan, ni las buenas ni las malas, jejejeje

      Eliminar
  2. Les daría tiempo al último beso?
    :O

    Besos sin gato

    ResponderEliminar
  3. No se que decir, no creo en las supersticiones.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre tan racional y con los pies tan pegaditos al suelo...

      Eliminar
  4. Dichoso gato y vaya final para una boda. ¿Que pasó con el banquete? Un abrazo sin supersticiones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que el banquete no se celebraría, cuando vea a la madre se lo pregunto y te lo digo.

      Eliminar
  5. Qué faena¡ ni siquiera cortaron la tarta nupcial...
    Bss
    Respecto a Monago, es un sinverguenza,tan gordo como un alcornoque.

    ResponderEliminar
  6. En cierta ocasión, y sabiendo lo supersticiosa que era cierta mujer que regentaba un restaurante, me senté en la mesa a comer de cara a la pared y por ello de espaldas a ella que se movía por todo el local... No pasaron cinco minutos cuando me pidió que si no me importaba cambiarme de sitio. Cosa a la que accedí de inmediato...

    Respetables todas ellas para quien así las vive.

    Y gracias por tus felicitaciones amiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es una superstición lo de comer de cara a la pared?, no lo sabía.

      Eliminar
    2. Ser ser seguro que no! Pero esta mujer parecía estar cargada de ellas... Hasta el punto de hacer moverse de sitio a un cliente..., algo "pícaro" desde luego pues ya sabía que le iba a inquietar...

      Eliminar
  7. No soy supersticioso. Estoy convencido de que las cosas ocurren por que sí. Ese perro y ese gato, hubiesen armado la misma marimorena, aunque todo se hubiese hecho según los "cánones".
    Por cierto: las familias, ¿devolvieron los regalos?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hacéis unas preguntas..... que si hubo banquete, que si les dio tiempo a besarse... y ahora tú
      que si devolvieron los regalos.... Voy a hacer una segunda parte para resolveros estas dudas, jejejejeje

      Eliminar
  8. Yo siempre he dicho que ser supersticioso trae mala suerte.

    ResponderEliminar
  9. Creo que las supersticiones han decaído bastante, en muchas pequeñas poblaciones, sobre todo entre los mayores son mas notorias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre los tiempos van cambiando, pero no creas el que es supersticioso, lo es.

      Eliminar
  10. Que mala eres, los has matado con tu historia...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y da gracias a que no han muerto más.... jejejejeje

      Eliminar
  11. El trece es una impronta en mi vida.....................no soy supersticiosa..........

    ResponderEliminar
  12. Y es que no se puede jujar con la suerte, como dijo la madre: ¡dichosogato negro!.
    Me gustó mucho el enfoque de tu relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Vaya historia... yo no suelo ser muy supersticiosa.. mi madre en cambio lo es bastante, está llena de cábalas...
    besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "no suelo ser muy supersticiosa", luego es que algo lo eres ¿no?

      Eliminar
  14. Voy a tocar madera ahora mismo, Tracy.
    Salu2 madereros.

    ResponderEliminar
  15. Yo tampoco soy supersticioso, lo que si que soy muy maniático. Lo que le pasó a los novios es que los miró un tuerto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ser maniático lleva base de superstición, no creas.

      Eliminar
  16. jajaja muy buena y original historia, me encantó!
    =)

    ResponderEliminar
  17. Pues no se qué decirte, no sé si creer o no, Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es que crees, si no, no dudarías, así es que toca madera.

      Eliminar
  18. Tus relatos; (cuando nos los regalas), me atrapan, Tracy. Por cierto, para mi libro de Herejías idiomáticas: ¿Jueveando o Jueveseando?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé. Cuando aparecí por esto de los "Jueves un relato", escribían "Jueveando" y yo seguí escribiéndolo así, de todas formas parece más correcto lo de Jueveseando, por la S.
      la verdad es que a estas horas no tango ganas de indagar.
      Un beso

      Eliminar
  19. No creo en absoluto en las supersticiones, salvo en pasar bajo una escalera, pero por precaución, que no superstición.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, así no tienes que ir pendiente por la vida de si ves un gato negro o se te derrama la sal. Ya decía yo que estabas muy centrado en tu poesía, sin distracción de ningún tipo.
      Besos

      Eliminar
  20. No soy supersticiosa pero hay cosas que prefiero que no ocurran por si las moscas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que por si las moscas, sí eres un poquito supersticiosa.

      Eliminar
  21. Nací un 13, con lo cual...
    Y fíjate que a este par no le fue tan mal, si se ahorraron hasta el divorcio...
    Bss, linda.

    ResponderEliminar
  22. No creo en ellas, pero sé que para algunas personas son una verdadera esclavitud.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado con la palabra exacta "esclavitud"es lo que padecen los que son supersticiosos.

      Eliminar
  23. ¡que terrible desenlace Tracy! casi como para hacerse superticioso!! Je Je!! Muy buen relato.....

    ResponderEliminar
  24. Muy bueno...el final, delirante...superstición, superchería, casualidad...todo está en tus magníficas letras...
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Nuestro planteamiento tiene muchas coincidencias. Ese desprecio de las supersticiones y ese final trágico, víctima de las suoersticiones, aunque todo fuera casual. ¿O no?
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Impecable... Un texto muy entretenido a pesar de los desacuerdos. Gusta y gusta con gato negro incluido.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Las casualidades marcan las hitorias que luego se cuentan como si fueran fruto de la superstición o no. Me gustó mucho tu relato. Gracias por acompañarme. Un beso

    ResponderEliminar
  28. Buen texto Tracy y buen final dejando que cada cual cierre a su antojo ese hecho casual o no.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. No soy nada crédulo en lo que respecta a las supersticiones, pero dicho esto, me pregunto si realmente el accidentado final del enlace fué fruto de la casualidad. Un supersticioso, seguro que se lo achaca a la presencia del gato negro. ¿Porqué estaré pensando en este momento que tal vez no le falte razón?.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar