jueves, 8 de enero de 2015

JUEVEANDO CON: "AY, SE FUE LA LUZ"

Nuestro querido Gus se ha ofrecido voluntario para dirigirnos este jueves y el tema propuesto es lo que haríamos si se fuera la luz durante veinte días. Sin duda el tema es atrayente, si queréis leer lo que se nos ocurre, aquí va su enlace


AY, SE FUE LA LUZ Y YA LLEVAMOS SIN ELLA VEINTE DÍAS


índice
 Aquella noche, sin saber por qué las luces dejaron de alumbrar en todo el país, pero ella no lo sabía pensaba que el problema era suyo cuando encendió la luz de la mesita y vio que no lucía, pensó que algo había ocurrido en esa lámpara de sal que le habían regalado y siguió su rutina con la luz que entraba por la ventana, pero en la cocina la vitro no funcionaba y  el frigo olía mal.
Empezó a agobiarse, pero no tenía tiempo que perder y se fue a trabajar, vio que el ascensor no respondía a su llamada y sin cuestionarse nada comenzó el descenso desde su décimo piso a grandes zancadas para no llegar tarde al trabajo. 
Ya en la oficina el caos reinante la aturdió: las lámparas no lucían, los ordenadores permanecían apagados y los teléfonos estaban en el silencio más absoluto.
Se comentaba con gran alborozo que el presidente del gobierno había hecho llegar, mediante correos personales, el ruego de que no cundiera el pánico, que había una avería importante y a la mayor brevedad quedaría solucionada.
El país estaba parado y siguió parado durante veinte días.
Ella, como todo el mundo, se fue familiarizando con el cambio.  
El ritmo de vida se ralentizó y las relaciones personales se fueron enriqueciendo, el trabajo que se hacía era manual y más reposado.
La vida social cambio de escenario trasladándose a los parques donde había más gente conversando y los niños jugaban hasta caer la tarde hora en la que las familias se recluían en sus casas. 
Se cenaba temprano y alrededor de la luz de una vela se iban entrelazando conversaciones que sacaban a flote los sentimientos, esos que la tele no dejaba verbalizar, y que ahora fluían con facilidad.
 La noche se hacía más larga y los cuerpos se buscaban para jugar y entretenerse  descubriendo sus recovecos más profundos, para amarse con vehemencia pero sin prisas,
A los nueve meses de esos  benditos veinte días,  se produjo tal cambio demográfico, que los políticos empezaron a  plantearse provocar estos apagones para conseguir una pirámide de población  en rápido crecimiento.

51 comentarios:

  1. Hola Tracy, entretenido relato. Tal cual 60 años atrás... Y no, no parece que hayamos avanzado mucho como seres humanos.

    Más de uno firmaría por un término medio. Ni tener que lavar la ropa en el río, ni tener que vivir, sobrevivir, en un mundo como el actual.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la sociedad le cuesta mucho encontrar el punto medio y al capitalismo más.

      Eliminar
  2. Ese apagón sucedió en una ciudad con gente tranquila y civilizada, tantos días sin luz es desabastecimiento y perdida de modales, pero tu has recuperado otras épocas en las que sin luz se podía vivir. Iremos de bautizo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una época en la que las puertas de las casas permanecían abiertas, para nada he pensado en los cacos actuales al amparo de la oscuridad.

      Eliminar
  3. No lo digas en broma,está documentado que en los grandes apagones de la historia de EEUU se produjo el efecto demográfico que expones.... y no fueron de veinte días.


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues claro!, la gente tiene que entretenerse ¿Y qué cosas quedan para entretenerse sin tener luz?

      Eliminar
  4. Antiguamente no tenían luz, y la gente seguía viviendo lo mismo; ahora no podemos porque estamos acostumbrados a la tecnología y a las comodidades. En España hasta hace cuatro días en muchos pueblos pequeños no tenían luz, y la gente vivía entre los pollos las gallinas, y los olores de las cuadras y establos la mar de gusto. Ahora estamos dos horas sin luz, y de la mala leche que a uno se le pone, es capaz de comerse a un vecino.

    Besos Tracy.

    ResponderEliminar
  5. Hay que ver como has convertido todo un episodio negativo en todo un cúmulo de consecuencias negativas....estamos tan acostumbrados a vivir con las comodidades, frutos de nuestro tiempo, que un acontecimiento así, sería catastrófico.

    Me gusta como has enfocado el tema.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
  6. Muy bueno! Hay veces que a las parejas que tienen muchos hijos les preguntan "¿No tienen televisor?".

    ResponderEliminar
  7. 20 días sin luz, por lo menos que haya sol.
    Un beso.

    Y ya nos buscaremos la vida.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso estando nublado, siempre nos buscaríamos la vida..

      Eliminar
  8. ...si ahora hubiera un apagón.........que nos pillen confesados......no creo que aumentara la natalidad........tal vez si la delincuencia.......como hemos cambiado.

    ResponderEliminar
  9. Iba a decir lo mismito que el lindo gatito :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar

  10. Gracias amiga, por recordarme con esa entrañable entrada, mi niñez en un pueblo manchego. Me crié así y mira, no he tenido ninguna traba para, hacerme mayor y saber apreciar el meollo sin oropel de las cosas trascendentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú desde luego vienes pertrechado de un gran bagaje de experiencias que te hacen valorar lo que te rodea.

      Eliminar
  11. Habría suicidios masivos si se fuera la luz para siempre...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con motivo, porque eso de no poderte leer a diario...

      Eliminar
  12. Será por eso que antes cuando solo había candiles, había tantas familias numerosas;))
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Es una forma de aproximación humana. Me gusta el... sin prisas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Una involución casi apetecible esta del renacer de la oscuridad...

    ResponderEliminar
  15. Una gran reflexión, Tracy, un diez. me lo llevo a menéame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. menéame es una página que recopila artículos de calidad. Te dejo el enlace, llevas 62 visitas: - https://www.meneame.net/m/cultura/fue-luz-llevamos-sin-ella-ya-veinte-dias

      Eliminar
    2. No sabía de su existencia, así es que te doy las gracias por haberme hecho dar el salto al estrellato, jejejejeje
      Un beso

      Eliminar
  16. No me convence. Nos perderíamos esta comunidad virtual, tan parecida a la amistad.
    Y si hay cuerpos para amor, mejor contar con luz para verse mutuamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso llevas razón, ahora mismo no podría estar comunicándome contigo....

      Eliminar
  17. Bueno, pues bien mirado, igual si que convienen estos apagones para cambiar nuestros hábitos.
    Me gustó tu punto de vista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Una vez me sumé a una de esas iniciativas que consisten en apagar todas las luces de la casa durante una hora y prologamos el tiempo. Se está muy bien en silencio y a oscuras.
    Salu2 silenciosos, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he sumado en varias ocasiones y la cosa no es tan mala, ahora que veinte días....

      Eliminar
  19. Llego tardísimo, pero llegué. Me parece estupendo lo que relatas, estaría muy bien...

    Un beso fuerte. Si, Tracy, un poco de silencio, ahora mismo...

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que un apagón así hoy en día nos pondría de los nervios.
    Supongo que ya estamos contaminados de tecnología...

    Besos

    O será q llevo un día de locos y lo veo todo gris...

    ResponderEliminar
  21. Veinte días sin luz? ¿Te imaginas? Todo paralizado. ¿Sobrevivirían?

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
  22. Leyendote he regresado a cuando era niña, habia luz si, pero la vida era como la que cuentas, Todo como más pausado y más vivido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Lo de los nueve meses que cuentas, Tracy, es real. En el famoso apagón de New York, a los nueve meses de la fecha hubo un incremento notable de la natalidad. Señal inequívoca de que, ese acercamiento humano, es favorecido por la falta de luz.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  24. La falta de luz nos lleva a buscar otros entretenimientos jajaaja. Eso es lo que dicen las estadisticas al menos.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  25. Es verdad eso último que dices. O por lo menos así loinformaron todos los medios de comunicación, después del famoso apagón de Nueva York. ¡¡¡Y solo fué una noche !!!
    Me ha gustado como lo has planteado. eres un crack.

    ResponderEliminar
  26. Tiene mucho sentido y resulta anecdótico y gracioso. Me pregunto como serían aquellas noches en las que la ausencia de la luz era natural. ¿Seremos tantos en el mundo por eso...?
    Besos

    ResponderEliminar