sábado, 10 de enero de 2015

¡TODO RECOGIDO!

Ya está cada cosa en su sitio o por lo menos se ha quedado el suelo despejado para pasar de una habitación a otra y los rincones libres de coches y camiones parece que dan más amplitud a la casa.
Hasta hoy parecía la casa de los abuelos del anuncio de la Lotería del Niño.
Pero yo, como a la prota del anuncio, disfrutaba con todo esto.
Echo de menos los, llantos y peleas de los niños, los gritos de su madre llamandolos al orden, los "abuela" pidiendo árnica, las migas de polvorones aplastadas en la alfombra, las huellas de manos con chocolate como si de la misma Atapuerca se tratara, los culetazos de los que han pisado alguna pieza de lego, los baños ocupados, encontrar todos los vasos sucios a la hora de beber agua y esto con la banda sonora del aporreo de  la pianola que han traído los Reyes y los olores a caldito de puchero tan reanimador en estas fechas.
Diréis que esto es sólo el atrezzo y los efectos especiales, ¡es verdad!, pero dentro de esta maraña de cosas se mueven los personajes, llenos de vida, de amor, de caricias, de besos, de planes, de ilusiones, de música, de juegos...
Justo eso es lo que convierte la casa en hogar.
Y es desde mi casa tan limpia, tan ordenada, tan silenciosa, sin olores a cocina de la abuela (porque las ensaladas no huelen), pudiendo elegir baño sin problemas... es justo desde donde hoy escribo mis paranoias mentales llenas de ausencias.
¡Mañana será otro día!

35 comentarios:

  1. Que real y bonito, lo describes tal cual es y es lo mas grande de la Navidad. Esperaremos hasta el próximo encuentro pero no olvidaré lo que has escrito. Gracias por compartir sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir a vivirlos conmigo a través de su lectura.

      Eliminar
  2. Esos vacíos tan ordenados....

    Ay Tracy....

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Comprendo esa imagen que describes de manera tan divertida pero también en el orden, en la ausencia de barullo y de niños con las manos llenas de chocolate por paredes y cortinas, existe un hogar.
    No todo es Dickens o Joyce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que existe, es que eso es hogar.
      Besos.

      Eliminar
  4. Hola Campanita ! los seres humanos somos así. No solemos valorar los tiempos y la vida VUELA. Entonces quisiéramos tener lo que ya se fue pero esa es la vida.
    ¡Ni modo!... como dicen los mejicanos.
    Besos de miel.
    ¡Feliz sábado !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta me hacen hoy tus besos de miel...

      Eliminar
  5. Sabes? eso le pasa a mis padres cuando yo me voy...tienen la casa impecable,tranquila y toda para ellos...pero sin los nietos por medio,les falta algo...

    Ayssssss
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero la VIDA al orden, siempre lo he preferido y ahora aún más insistentemente.

      Eliminar
  6. Cada día escribes más bonito y con mayor sentimiento. La descripción de esos momentos es perfecta. Tanto es así que la he vivido contigo al leerte, ahora que las mías han crecido y se ha acabado la magia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan ¿no será que me aprecias cada vez más? y a los amigos siempre se le ven las cosas buenas.
      Me alegra que al leerme te hayas sentido identificado conmigo. Gracias.

      Eliminar
  7. jajajaja Que bien has plasmado la casa de una familia joven que vive!!!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. ...........cuando te iba leyendo me imaginaba la casa de mis padres........que bien lo describes......mi madre cuando se van los nietos.........me dice........" me quedo sorda"..........me falta el ruido........las risas......sus peleas.........

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los episodios familiares de historia se repiten a través de los años.

      Eliminar
  9. En las paredes de tu casa queda el eco de las voces y el aroma de los calditos, para que te acompañen hasta la próxima reunión.
    Ahora un poco de descanso, que también hace falta...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo en las paredes de la casa sino en las paredes del alma que es donde te gusta recrearlos.

      Eliminar
  10. Y luego como se extrañan !!!!
    Cariños y buen fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se echan mucho de menos, igual que cuando estaban se echaban de más.

      Eliminar
  11. Sí, es cierto, eso es el hogar, justo eso. Me gusta mucho esta palabra. Pero también puedes disfrutar del silencio, del orden, y llegarán pronto, pasa deprisa. Me encantó la descripción, es muy amorosa.

    Un beso fuerte, con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las cosas tienen su parte positiva y su parte negativa.

      Eliminar
  12. No es atrezzo, es como dices. Son las consecuencias de la felicidad :)

    ResponderEliminar
  13. Por aquí el vendaval también a pasado dejando en nuestros oídos el aporreo al piano del abuelo tocado a 4 manos.
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/01/a-partir-de-hoy-seguro-que-comenzas-la.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo... si en todas partes es igual....

      Eliminar
  14. No te preocupes¡ ya volverán.
    Mi hija y su gata, se van mañana, ay¡¡¡ la de pelos que tengo que aspirar, pero que contenta estoy...es que la gata, me pone delos nervios...no soy de tener animales en casa, pero ya sabes, por los hijos...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, lo de la gata es peor y además ni te metas con ella, jajajajajaja

      Eliminar
  15. La vida misma Tracy, pero una vida llena de amor y disfrute. Ahora los recuerdos acompañando hasta el próximo encuentro. Pero los has vivido!!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la vida sólo es construir recuerdos para el mañana

      Eliminar
  16. Disfruta de esa tranquilidad, Tracy Besos.

    ResponderEliminar
  17. Precioso lo que escribes. Has descrito perfectamente la conversión de la marabunta en el orden más absoluto. Es decir, la alegría de tu gente y el aburrido silencio. ja,ja, así estoy yo, no hay ni un pelo en las alfombras y el brillo guardado de nuevo en el altillo del armario.
    Sí... es lo que toca.

    ResponderEliminar
  18. Mi abuela, decía muchas veces, mientras yo estudiaba en silencio en el comedor ... Ay, Dios, mío, ay. Entrañable tu bloguería de hoy, Tracy, ah, me ha parecido oír un "ay ..."

    ResponderEliminar