martes, 21 de abril de 2015

TÉ LEÍDO

Para seguir homenajeando al libro en su semana he pensado que hoy tomemos un té leído de la mano de Mamen Sánchez autora de:
 "La felicidad es un té contigo"

"Atticus sacó de la maleta la "Kettle" eléctrica para el té. Era un incordio llevarla a todas partes, pero era peor tener que esperar a que el servicio de habitaciones le trajera el agua caliente. Necesitaba un té cada cuarenta minutos; lo tenía calculado con expresión de segundero.
Siempre viajaba con dos o tres cajas de Earl Grey, aunque le aseguraban que dicho producto podía encontrarse en la mayor parte de los países del mundo, porque sentía auténtico terror ante la idea de quedarse sin su remedio para todos los males. Esta manía le venía de (....) el Dr Hamans, holandés, (....)
si le dolía la tripa, le endosaba una taza caliente de té. Si era la cabeza, se la endosaba bien fría; si se caía jugando al críquet y se levantaba la piel,bastaba con un chorro de té en un algodón para limpiar la herida: y si le subía la fiebre, se la bajaba con compresas empapadas en Earl Grey (...) lo que desarrolló una adicción al té y decidió viajar a todas partes con su "kettle" a cuestas.
A solas en su habitación enchufó la máquina, la llenó de agua, esperó a que se encendiera la luz del indicador y (...) se le había olvidado meter su taza en la maleta..."

Nosotros tenemos  Earl Grey, tetera y taza así es que...
cuando queráis.
¡Feliz martes!

45 comentarios:

  1. Ese personaje te adoraría!
    ; )

    Menos mal que me he traído mi café...jajjaja,pásame un poquito de leche anda...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el título.................y ahora voy a disfrutar de ese excelente té.

    ResponderEliminar
  3. Buff, no me gusta el té y no me gustó el libro, creo que tengo que reciclarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te recicles que estás bien como estás.

      Eliminar
  4. Qué interestante!! a mi lo del té me encantá la estética y el té americano principalmente, ese me encanta, con su canela y su naranja mmm el resto.. demásiada agua jaja a

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la mayoría de las cosas de esta vida, la parafernalia en lo mejor.

      Eliminar
  5. Pues el título te viene que ni al pelo, tracyta.

    ResponderEliminar
  6. Hola Campanita ! ¡adoré este post ! porque soy "tetera" a muerte. Me he comprado toda la variedad que existe por nuestros super mercados. Si algo nunca me falta, es el te.
    Que tengas un lindo martes.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta haberte hecho pasar un rato agradable, por los que tú me haces pasar a mí.
      Besos con sabor a té.

      Eliminar
  7. Jajajaja.
    Aquí en Murcia todo se soluciona con un "chorrico de limón", que es mano de santo.
    Que te duele el estómago; un agua y limón. Que la comida está sosa, un chorrico de limón...
    Salu2 limoneros, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en España somos más de limón, que nos sirve hasta ara quitar las manchas.

      Eliminar
  8. Sí, me gusta el Earl Grey, aunque la calidad del que tomo es algo discutible (tal vez haya que escribirlo "earl grey" porque no da para mayúsculas), pero es lo que hay. ¡Que divertido lo del relato, lo que necesita es un kit para el té, la maletita que contiene todo lo necesario, porque la próxima vez olvidará la cucharita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El protagonista es un paranoico del té tiene que llevar todo sus adminículos con él. Por si se llevan pocas cosas en la maleta.... encima el té. Quita... quita...

      Eliminar
  9. Pero bueno creo que ya te lo dije. Y que trabajo te cuesta que me invites a un carajillo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que no puedo hacer excepciones,porque esto se convertiría en "la viña Manolo"

      Eliminar
  10. Por lo que veo, un remedio para todo :)

    Me gusta el té verde y el té rojo...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuera de novelas , las cualidades terapéuticas del té son innumerables y están comprobadas.

      Eliminar
  11. té verde ( como dabitude...)
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Fue en Milan cuando en la habitación del hotel vi por primera vez una tetera con pastas a mi disposición.
    La verdad es que llegamos de madrugada en un low cost, y le dimos buen uso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Fuengirola también, será porque la mayoría de los turistas son ingleses.

      Eliminar
  13. Por favor... te voy a denunciar por sadismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda.... si en el fondo te gusta que te invite a té....

      Eliminar
  14. Me encantó y saco una gran sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me gusta es tu sonrisa porque además la tienes bonita.

      Eliminar
  15. Me estoy aficionando al té, mi hijo me los trae de Alemania y tú nos los sirves hasta en las letras...Me gustó el escrito del té, muy bueno, Tracy. Mi abrazo y gracias por tu invitación.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se dice por aquí abajo "estaría de Dios" que te aficionaras al té.
      ¡Bienvenida!

      Eliminar
  16. Ese libro lo compró mi hija hace unos meses, y ahí está en la estantería esperando pacientemente que alguien se acerque a él. Y después de leer tu entrada, me voy a por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice una reseña de él, la he estado buscando para mandarte el enlace pero no lo encuentro, ya te digo que no es una novela para tirar cohetes, pero al menos te ríes.

      Eliminar
  17. Ya sabes que mi primer té lo tomé por ti. Me gusta mucho con leche.
    Este no lo conozco, lo probaré.
    Y me gusta el título del libro...

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el que tiene más fama y según los ingleses es el mejor.
      Respecto al libro ya le he dicho a Amparo... como El Quijote no es...

      Eliminar
  18. Un juego de té llevaba con él el Duque de Wellinton cuando atravesó España dirigiendo las tropas contra los franceses en la Gerra de la Independencia. Para él la guerra era la guerra, pero el té era el té y a las cinco de al tarde, como buen inglés, se lo tomaba.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa anécdota no la conocía, quizás en eso se ha basado la autora para poner al prota con esta peculiar manía.
      Besos

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Espero que te guste y aún esté caliente.

      Eliminar
  20. Qué fragmento más bonito. yo me apunto al té, aunque últimamente me decanto por el negro :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  21. Buenooo, yo a ti y te dejo aquí una tacita, por si acaso
    ;)

    ResponderEliminar