jueves, 4 de junio de 2015

JUEVEANDO CON LAS APARIENCIAS

De la mano de Teresa  Oteo, este jueves escribiremos sobre lo engañosas que son las apariencias, así es que si queréis tomar buena nota de ellas, podéis hacerlo aquí

"No es oro todo lo que reluce"

 Habían acordado reunirse el último jueves de cada mes, desde que estaban en la universidad y mes tras mes no faltaban a su cita.
 Sus respectivas parejas quedaban al margen, a ellas se les reservaban  todas las noches de los viernes y a sus santas familias los sábados y los domingos.
Todo estaba perfectamente estudiado y pactado para preservar ese paréntesis de aire fresco que oxigenaba las monótonas relaciones que cada cual sobrellevaba como podía.
Ese jueves, como de costumbre, escogieron minuciosamente un restaurante  de comida de diseño en el que no hubieran estado antes, lo cual no era difícil pues últimamente se multiplicaban como hongos.
Después fueron a tomar los gin-tonics a un selecto club de alterne en el que se anunciaba un espectáculo  vintage que recreaba la época de Xavier Cugat.
La noche se iba desarrollando según los planes previstos, la comida había resultado exquisita y el Club parecía cubrir las expectativas que habían puesto en él: mujeres muy atractivas y elegantes subidas en poderosos tacones seducían con sus movimientos a quienes se le cruzaran en su camino, el sexo, de momento, era lo menos importante.
Los chicos eran para pecar con solo mirarlos y luego seguir pecando mientras se le iba quitando la pajarita y desabrochando los pantalones que tenían esa caída tan perfecta.
Decidieron separarse para no interferirse unas a otras en el juego.
La verdad ellas no tenían nada que envidiar a las chicas que deambulaban por la sala y en las artes amatorias, según le decían sus parejas, tampoco. por algo practicaban con ellos las veces que no les dolía la cabeza.

61 comentarios:

  1. Jueveando, Jueveando se pasa la noche.
    La noche temprano.
    La noche, ya mas tarde.
    Y finalizando, la noche mañanera que ya no es tan Jueves .

    manolo

    Pero que me quiten lo .........del diseño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti donde se ponga un potajito de garbanzos con espinacas... ¡ummmmmmmmmmmmmm!

      Eliminar
  2. Menudas lagartas eh, jajajajajajaa

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por una vez al mes que se van de juerga ellas....
      Besos

      Eliminar
  3. Esto es de cuatro rombos, por lo menos, jajaja.
    Salu2 romboides, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ha dañado tu sensibilidad?, jejejejejeje

      Eliminar
  4. Piel de fresa
    corazón amargo.
    En casa presa
    ya te haces cargo.
    El jueves diosa
    el estrés descargo.
    El viernes la cabeza
    me duele un rato largo
    así soy princesa,
    con príncipe en letargo.
    Aparento ser preciosa
    mas amo por encargo.

    Saludos, un beso y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a miles para ti, de verdad. eres un lujo para mi blog con tus comentarios en verso.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Si, no es oro todo lo que reluce, al final termina desluciéndose.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Jajajajja, es que las apariencias engañan...
    Besos
    Raquel

    ResponderEliminar
  7. Aix, esto de ser tan constante, ¿¡Todos los jueves?! Las apariencias engañan, está claro.

    ResponderEliminar
  8. :-D Todo el mundo tiene sus secretos...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos más grandes que otros, pero todos los tenemos ¡claro!

      Eliminar
  9. Jajajajaa, en fin...es que de verdad que no se puede fiar nadie de las apariencias!
    :)

    ResponderEliminar
  10. Hay algunas variedades de fresón que su sabor se parece mucho al del kiwi, así como el sexo que describes no parece muy apasionado que digamos... :(
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no conozco ese tipo de fresas con sabor a Kiwi.

      Eliminar
  11. Puede convertirse en algo peligroso, o no claro. Todo depende del gusto y de los interesados. Lo mejor es una buena tortilla de patatas con medio litro de vino, y después subir a la terraza y quedarse contemplando las estrellas, que sale más barato y así evitas posibles embrollos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mo lo dijeras tú me lo creería, jejejejejejeje

      Eliminar
  12. Jajjaja me ha encantado el final...cuando no les dolía la cabeza...jajjaja

    Bravo Tracy
    Y un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y pensar que parecía que eran ellos los que se iban de farras y fueron ellas? ¡Ay los estereotipos!

      Eliminar
  13. ...no es oro todo lo que reluce......

    Espero que tu hija......vaya......sin pausa ni tregua.

    ResponderEliminar
  14. A mi no me parece mal, si a ellas les parece bien a mi tambien. Que esto son tres días y algunos salen nublados. Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Bueno se ve que no perdían el tiempo ¿NO? jajajajaja.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que va!, bien, pero bien, aprovechaíto

      Eliminar
  16. Hola Tracy!
    Cuántos oros hay de esos que están demasiado empañados!!
    Muchas gracias por participar y acompañarme.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Vaya, vaya... menuda marcha. Lo del oro hace tiempo que se puede trucar cada vez que conviene.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  18. Y............. hay para todos los gustos no???
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ña variedad está el gusto, Abu.
      Besos.

      Eliminar
  19. ¡jaja! «Dime con quien andas y te diré quién eres»
    Gracias, me he divertido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien!, me alegro que lo haya pasado bien leyéndome.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Bonito cuadro ... gran relato, Tracy, no he tenido más que cerrar los ojos para estar allí

    ResponderEliminar
  21. Todavía babeo, pero por la es "fruta prohibida", no se me entienda mal.
    ;)

    ResponderEliminar
  22. Pues qué rollo de diversión, reunirse para eso ¡qué rollo!

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cual se divierte como puede o como le apetece o como sabe, jejejejeje

      Eliminar
  23. Menudo paisaje de sorpresas...
    Buen relato donde el oro brilló ....o se apagó????
    Cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias lo del brilloo no brillo depende de como se mire.
      besos.

      Eliminar
  24. .
    Estas chicas tenían sus matices, y eran difíciles de descubrir. Hacían muy bien su doble juego.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, efectivamente había muchos matices.

      Eliminar
  25. Y resultó que las mujeres atractivas y elegantes eran quienes habían ido a divertirse.
    Curioso giro.

    ResponderEliminar
  26. Muchas son las sorpresas que te llevas en este mundo... besotes

    ResponderEliminar
  27. Pues sí, quién iba a imaginar cómo se lo pasaban los jueves!!

    Muy buen relato, un placer leerte.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  28. Jajajajajaja... pero bueno Tracy esto si que no me lo esperaba yo, que mujeres esas por dios, desde luego que las apariencias engañan, yo pensando todo el rato que eran los maridos los que habían ido al club de alterne y de cena y son ellas... jajajajaja... muy, muy bueno, no me esperaba el giro final y me ha encantado...
    Mil besinos...

    ResponderEliminar
  29. ¡No eran santas las muchachas! jejeje.... y bueno, si esa es la manera en que acordaron escaparse de las rutinas y no hay engaño, sólo una breve fuga de sus obligaciones... allá ellas!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Por un momento al comenzar a leer tu relato, sospeché que los maridos en plan de juerga iban a llevarse la sorpresa de que esas mujeres con las que planeaban ser infieles a sus esposas, eran sus esposas justamente. Quienes tenían una actividad oculta.

    ResponderEliminar
  31. Muy bueno Tracy! Creo que todos hemos caído en la trampa de creer que eran los hombres los que salían todos los jueves a divertirse!
    Un beso

    ResponderEliminar
  32. Buenas tardes, Tracy:
    Enhorabuena por tu relato, escrito de una manera muy cuidada para llegar a un final sorprendente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Muy bueno Tracy, todos tenemos derecho a divertirnos, pero la verdad el final me sorprendió y divirtió mucho! Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Fíjate Tracy que lo que a todos nos resulta sorpresivo es que sean ellas y no ellos las que tienen una cita semanal para escapar de la rutina. Estamos muy lejos aún de encontrar esa situación como normal, como demuestra el asombro y la sorpresa que nos causa. La igualdad real entre hombres y mujeres, lamentablemente, tardará aún mucho en llegar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Divertido final. Ellas también tienen derecho a divetirse. en esos jueves llenos de sorpresas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Una inversión de lo que podría ser lo esperado... y es que las mujeres, también tenemos derecho a liberarnos un poco e ir cada tanto de parranda! Has logrado despistarme! Buen giro le has dado al final.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  37. Y no tan alejado de la realidad...
    Sacándole brillo al oro!
    Sonrío.

    Besos, Tracy.

    ResponderEliminar