viernes, 29 de diciembre de 2017

JUEVEANDO EN VIERNES A TRAVÉS DE SUS OJOS

Molí nos sugiere que por un rato nos metamos dentro de la piel de nuestras mascotas para ver qué piensan de nosotros.
Divertido el juego. Si queréis leer lo que escribimos hacedlo: aquí
 
 









 
ME  LLAMO  CUCA
 
 
 Conocí a esa que vosotros llamáis Tracy,  cuando aún era un bebé. Fui regalada a su marido, ella no me quería, decía que los perros éramos más felices en el campo ¡¡¡qué sabría ella!!!
Yo no quería campo: allí estaban Negrín y Calcetas viviendo con su madre la Titi, si llegaba yo iba a estar en desigualdad de condiciones y con lo altiva, orgullosa y pija que soy, lo iba a pasar mal, así es que me propuse conquistar a la dueña de la casa, cosa que fue muy fácil porque sus hijas me quisieron desde primera hora y ella no se resistió a mis carantoñas.
Pronto fui una más de la familia: comía con ellos, dormía en su habitación, viajaba con ellos y si en algún sitio no me dejaban entrar ellos tampoco entraban por solidarizarse conmigo.
 Estaba contenta del trato que me daban y como muestra de agradecimiento me constituí en guardiana de la familia, era muy celosa en su cuido: mis avisos de peligro inminente no se hacían esperar cuando llamaban a la puerta, cuando veía salir a mucha gente de la iglesia que hay enfrente de la casa... entonces, esa que vosotros llamáis Tracy, me decía: "Eres una Cuca  atea" yo la miraba desafiante y con un pequeño ladrido le decía: "De alguien lo habré aprendido".
 Era una casa de mucho trasiego venían muchos amigos. 
 He de decir que yo no soporto a los que tienen lo ojos rasgados, ni a los que tienen la piel de otro color y si hablan un idioma que no entiendo, aún peor, les ladro mucho porque los considero una amenaza, con deciros que ni se atrevían a acariciarme por si los mordía...
Esa que vosotros llamáis Tracy se enfadaba muchísimo, me reñía y me obligaba a estar en el salón con ellos, mientras decía que le había salido xenófoba, ellos se reían y la verdad es que ahora no podía replicar que de alguien lo habría aprendido porque esta familia era de lo más tolerante. 
Llegado este momento optaba por sentarme dándoles la espalda y gruñir de vez en cuando.
A pesar de ser  atea y racista, como me decían en casa, era muy lista y muy cariñosa,  acompañaba a todos cuando  se ponían enfermos, incluso me llevaron a visitar a mi amo cuando estuvo hospitalizado porque le echaba de menos;   desde el jardín le ladraba y él me oía, también le ladraba por teléfono y él se ponía tan contento y yo también de oírlo llamarme Cuquita.
Esa que vosotros llamáis Tracy, aunque  a veces se ponía gruñona, tenía buen corazón, sólo yo sé lo que sufrió cuando me puse enferma  y cómo luchó para que no sufriera innecesariamente.
Nunca olvidaré las cosas que me dijo al despedirse de mí, me tenía en su regazo, envuelta en mi mantita celeste, yo buscaba su mirada que no podía encontrar porque sus ojos estaban arrasados en  lágrimas, exhalé un leve sonido lastimero y toqué  por última vez con mi pata aquella mano que me acariciaba el entrecejo "de visón puro", como decía esa que vosotros llamáis Tracy, y expiré.


PD. Si me queréis conocer más, Tracy ha escrito sobre mí aquí


52 comentarios:

  1. Jo, hoy me has emocionado, ufffffffffffffffffffffffff
    Me voy roto.

    Un abrazo inmenso, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy es que estabas tú tocado de ala.
      Ánimo querido Toro.

      Eliminar
  2. Me encantó como te metiste en su piel.
    ¡Cómo no quererlos si estos seres nos brindan tanto amor
    desinteresado y son tan perceptivos de nuestros estados de ánimo y son tan tremendamente fieles!

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad parecen psicólogos mudos, te entienden con un sexto sentido, del que muchas veces los humanos carecemos.
      Un beso Myriam.

      Eliminar
  3. Muy triste, duele la despedida de las mascotas que son las reinas de la casa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No tengo mascota, pero da una gran ternura leeros a todos sobre ellas... Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces no somos entendidos por los que no tienen un animal en casa, pero yo comprendo que sea así porque hay que vivirlo para sentirlo.
      Besos Sylvia y feliz año por si no nos encontramos antes de que llegue.

      Eliminar
  5. Mira por donde, hoy huelo a perro, bueno, mejor dicho, a perra, mi hija se enfada si la confundo, me llama machista, ha dormido en casa, en la cama junto a mi nieto, se aman mutuamente, vamos que esta mañana eran las ocho y ya estábamos paseándola para que meara y cagara, aquí me tienes recogiendo, como dios manda, su mierda, ¡¡quien me lo iba a decir a mi, a mis años!!, lo peor es que ahora veo a mis nietos llorando porque la hemos llevado a esterilizar, allí se ha quedado la pobre llorisqueando, esta tarde mi hija la recogerá y se la llevará a su casa junto con sus sobrinos que son los mismos que esta noche han dormido conmigo junto a la perra, ¡¡quien me lo iba a decir a mí!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Torres más altas han caído!
      Hasta que no llegues a notar el olor a perro, te queda un tramo, jejejeje

      Eliminar
  6. Que lindo lo Tracy solo lo que tienen animales de compañía o mascotas saben lo que se sufre por ellos , pq son uno más de la familia sino es así más vale no tenerlos , esa es mi opinión .
    Triste el final pero así es la vida nadie es eterno .
    Un fuerte abrazo y me despido de este año ..pero espero volver a leerte el próximo . Feliz entrada 2018.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están tan integrados en la familia que son uno más, efectivamente.
      Feliz salida y entrada de año, por si no nos vemos antes de que llegue el 2018.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  7. Estoy convencido de que un gran tanto por ciento de las mascotas que viven con la familia, entraron en la casa por la puerta que le abrieron los hijos pequeños.
    Yo, nunca tuve, eran otros tiempos. Mi mujer sí, tuvo un perro al que llamaron Litri y fue tal el desconsuelo tanto de ella, como de toda la familia, que se prometió no volver a tener ninguno.
    Quizás por eso, mis hijas, nunca pidieron tener una mascota. Y como bien me decías en la contestación de la otra entrada, los que no hemos tenido, no lo podemos entender.
    Pero también repito que me gustan los animales, en su habitat natural y no me negarás que se hacen aberraciones por mor de un supuesto amor a los animales.
    Lo que está claro es que Cuca, llegó a tener mucho de ti.
    Chin, chin por el nuevo año y un racimo de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tu mujer le ha pasado lo que a mí, no quiero volver a pasar por ese trance. Una amiga de mi hija me trajo uno precioso a la semana de faltar Cuca y ni quise mirarlo, porque si lo hacía, sabía que me quedaba con él.
      Me gusta eso de "un racimo de besos" porque además de poético es que los puedo ir cogiendo cuando los vaya necesitando, así es que te mando otro para ti para que hagas lo mismo que voy a hacer yo.

      Eliminar
  8. Que tierna la entrada que le has dedicado a Cuquita...
    Que lindo tratar de ponerse en el lugar del animal e imaginarse como nos ve.. no he hecho ese ejercicio..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ella era muy tierna , a pesar de su aspecto altivo, jejeje ¿Qué va a decir su mamita? jejejeje

      Eliminar
  9. Por eso yo no quiero animales, porque cuando los pierdes se sufre mucho. Mis padres tuvieron durante muchos años en el campo perro y perra, y no veas la "jartá" de llorar cuando murieron.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inevitable que suceda eso porque se quieren como a miembros de la familia.

      Eliminar
  10. "De alguien lo habré aprendido".

    Jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Olá, sempre tive animais de estimação, fazem para da família, vivem dentro da minha casa com todo o conforto, são animais com sentimentos que sabem exprimir os mesmos, é necessário saber compreende-los.
    Passando para lhe de deixar votos feliz Ano Novo.
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarme y desearme felicidad en el año que vamos a comenzar.
      Estoy encantada de haberte conocido y espero seguir haciéndolo a lo largo del 2018, para el que te deseo lo mejor de lo mejor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Me has emocionado Tracy.
    Cuanto se les puede llegar a querer, verdad?. Y nos dan tanto, sin pedir nada a cambio.

    Un relato precioso el que has escrito.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he escrito con el corazón, incluso me he emocionado escribiéndolo porque iba recordando tantas vivencias con ella...
      Aprovecho para desearte que en el 2018 "el viento acaricie suavemente cada (uno de tus)día(s). ¿te suena?
      Y para poner algo de mi cosecha: deseo que se te hagan realidad todos los sueños que tengas.
      Un beso muy grande, Carmela

      Eliminar
  13. Que ternura de relato. Y que personalidad la de Cuca.
    Bien por ladrar a la gente que salía de la iglesia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que dices ¡con las iglesias que hay en este país!
      Feliz año y un abrazo

      Eliminar
  14. Un relato precioso, y esa Cuca debía de ser una maravilla de perrita, y se les quiere tanto que cuando se van dejan un gran vacio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era muy especial...
      Si no te encuentro antes de que el 2018 entre, aprovecho y te deseo que te llegue repleto de cosas buenas para ti y los tuyos.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  15. Esa que nosotros llamamos Tracy nos ha emocionado con tu historia,Cuca...fuiste grande de corazón.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que eres grande, aunque no seas Cuca, jejejejee
      ¡No sabes la alegría que me da cuando veo tu comentario!
      Con eso te digo tó lo bueno que te deseo en este año que vamos a empezar y en el que brindará a distancia por ti.
      ¡Ea! por si no nos cruzamos por aquí antes del día 1, la felicitación te la llevas puesta.

      Eliminar
    2. : )
      Mucha suerte para el 2018!
      Feliz año,Tracy...y un besazoooooooo

      Eliminar
  16. Sí, Tracy, cómo te entiendo.
    Lo he vivido, se llamaba Berta, y ahora mismo recuerdo sus ojitos, su última mirada.
    Te comprendo, te comprendo todo lo que dices.
    Y en el verano, murió Horus, un erizo, sí Tracy, no te digo nada más que lo entiendo tanto ...

    Un beso muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que me entiendes, nos entendemos todos los que hemos pasado por esas circunstancias.
      Un beso muy fuerte Y muy feliz 2018 por si no nos encontramos por aquí antes de que llegue.

      Eliminar
  17. ¡Ay! Tras, me has dejado con lágrimas en los ojos. Cuca ne ha llegado al alma.
    Precioso ti relato.
    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí cuando lo escribía también, es inevitable recordar y no emocionarse.

      Eliminar
  18. Hermoso recuerdo de tu Cuca Tracy. Muy tierno tu relato, quien tenemos animales te entendemos bien.
    besicoss
    Mavi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besicos y mucha felicidad en el año que comenzaremos antes de ná. Que nos sea leve y no nos traiga cosas feas, que todo sea bonito

      Eliminar
  19. Pobrecita, que se le va a hacer, la vida, incluso la perruna, es así, que descanse en paz... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descanso en paz está la pobre.
      Salud, besos y felicidad para el año que vamos a comenzar, por si no nos vemos por estos lugares antes de que lleguen las uvas.

      Eliminar
  20. Hola, Tracy
    !Que tierno y a la vez conmovedor relato!
    Cuando nos dejan, cuando se han ido, perderlos duele intensamente, es como perder un gran amigo, como perder un gran tesoro de amor, fidelidad y nobleza. Yo perdi el mio hace cinco años y aun me duele como si fuese el dia de ayer que falleció por leucemia.
    Que disfrutes la llegada del nuevo año. !Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no se olvida nunca.
      Feliz año comenzado.

      Eliminar
  21. Hermoso recuerdo para Cuca......asi es la vida.......saludos...Feliz Año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son las cosas peores de la vida.
      Feliz 2018!

      Eliminar
  22. Aiiiisss, que emotivo el final *__*
    Sobre todo me encantó lo de que fuera una perrita "atea y racista", ¡qué graciosa!
    Espero que pases un genial comienzo de año y que el 2018 traiga muchas más lecturas ;)
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que era atea y racista, no vayas a creer que es un recurso literario.
      Que tengas un feliz año 2018

      Eliminar
  23. Pues si se ve que Cuca era una perra con personalidad, atea y racista (aunque se supone que los colores no los ven como nosotros) supongo que tenia otros parametros para valorar.....Gracias por acudir a mi cita y te deseo un feliz año nuevo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que suplen lo que les falta en algún sentido, con el olfato o sería un sexto sentido perruno, no sé.
      Gracias por conducirnos tan sabiamente.

      Eliminar
  24. Te has metido en el alma de Cuca y has terminado desnudando la tuya, Tracy, sensible, humana, bondadosa, cercana. Así es como te has mostrado a través de los ojos y los sentimientos de Cuca. Una historia llena de ternura. Me ha encantado porque creo que está escrita a corazón abierto, alejada de esa fina ironía y sentido del humor que suele acompañar tus escritos.
    Un fuerte abrazo y feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, la verdad es que siempre que escribo sobre Cuca lo hago entre lágrimas, como tú has dicho a corazón abierto, sabes leer entre líneas.
      De nuevo gracias,

      Eliminar