jueves, 14 de junio de 2018

JUEVEANDO CON LOS CAMBIOS

Me imagino que este tema se le habrá ocurrido a Lucía por los acontecimientos  sucedidos en estos últimos días. De todas formas se puede enfocar el tema desde cualquier perspectiva.
Si queréis estar informados de nuestros cambios leerlos aquí
 
 
 
 Lo tenía todo para ser feliz pero no lo era.
Tenía un marido, a la antigua usanza, unos hijos bien colocados, también a la antigua usanza, y una paga suficiente para darse algunos caprichos ya que no había que dárselos a los hijos.
Sin embargo hacía algún tiempo que la disconformidad interior le corroía las vísceras, hasta entonces no había tenido tiempo de notarla, pero ahora se hacía patente. Era como si le faltara aire.
Necesitaba dar un cambio a su vida. No sabía cual, pero lo adivinaría.
Miró a su alrededor... ¿ que pintaba ella en una casa que rezumaba  el tedio de la soledad acompañada? Sus hijos fuera, su marido, a la antigua usanza, en su sillón viendo el periódico o la tele y ella...  No le gustaba leer, ni ver novelas, ni salir si no era para hacer algo determinado, sus tareas seguían siendo las mismas de siempre, lo único que había variado era el paseíto que daba con su marido por la noche, cuando bajaban la basura.
Se miró al espejo, se dio pena, pensó que aún tenía tiempo de comenzar a vivir la vida de otra manera, no aspiraba a grandes cambios pero sí a llevar una vida más alegre, más distraída... distinta.
Con determinación empezó a cambiar la casa, tiró todos los cachivaches que sólo servían para anidar el polvo que ella tendría que limpiar al día siguiente.
Renovó su armario y se dio cuenta que aún estaba de buen ver y lo más importante en sus ojos palpitaba la vida... las ganas.
El marido observaba los cambios que se iban sucediendo, temiendo de un momento a otro el cambio definitivo, algo que a su mujer ni si quiera le había pasado por la imaginación, porque estaba dedicada en cuerpo y alma a conseguir su propósito de reciclarse una vez encontrado el origen de sus constantes discrepancias con ella misma. Fruto de estas indagaciones fue el apuntarse a una escuela para mayores, donde hizo nuevas amistades, empezó a ir al cine, al teatro, a charlas... su vida se llenó de sentido,  tenía temas de conversación y criterios para opinar.
Ese era el cambio que ella quería.
Mirando al marido, que dormitaba en el sillón, pensó:
A él no lo quiero cambiar, con lo que me ha costado acostumbrarme a sus silencios... además es tan bueno y tan hecho a la antigua usanza... 


52 comentarios:

  1. El marido que no lo cambien, no le van a dar nada...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tu lo has dicho, todo a la vieja usanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta el trabajo de los hijos, que es lo más difícil.

      Eliminar
  3. Muy interesante este post. Fíjate que ella, en el cambio que necesita para sentirse viva, no piensa que él sea el problema. Pero él sospecha que una vez puesta en marcha, pueda alejarse. No deja la casa, no se divorcia, pero en efecto se aleja de él, de esa apatía que si bien a él le basta para sobrevivir, a ella no le basta para vivir.

    Los silencios del tiempo matrimonial hablan de incomunicación, y seguramente un día la mujer se plantee si es eso lo que desea para el resto de su vida. Ese es el momento clave de la decisión, que hasta ahora ha hecho poner sus costumbres patas arriba, pero otro día tal vez sea buscar un compañero de vida, y no de casa. Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pones en el segundo párrafo sería ya otra parte del relato, jejejejeje

      Eliminar
  4. Conozco a esa persona, el matrimonio ahora es mas feliz si cabe. Muy buen relato hablando del cambio. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que la conoces si ha sido imaginada por mí? ¿eres mentalista?

      Eliminar
    2. Noooo, conozco a una persona como la que describes jajaja

      Eliminar
  5. Pensé que también lo tendría contemplado a él en el desviejadero. :)
    Besitos de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa ha sido la sorpresa final, jejejeje

      Eliminar
  6. Como siempre, nos regalas un maravilloso relato.
    Un fuerte abrazo y buen jueves (o lo que queda de él)

    ResponderEliminar
  7. Ese relato, es una verdadera lección de vida. Seguro que al marido no le quedará más remedio que cambiar o terminará por entrar en el "desviejadero", bella,potente y explicativa palabra que le robo a Sara O. Duran.
    Besos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa palabra también me ha llamado la atención, la podrías meter en tu vocabulario aunque no tenga origen manchego.

      Qué bonita y completa tu entrada de hoy, te he puesto tres comentarios que se me han ido, así es que me he cabreado y lo he dejado. Mañana será otro día.

      Eliminar
  8. Es muy bueno y refleja una serie de planteamientos que no pierden actualidad, enhorabuena. Me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te gustara.
      Besos

      Eliminar
  9. “¿Por qué una mujer se pasa diez años intentando cambiar los hábitos de su esposo y después se queja de que no es el mismo hombre con el que se casó?” (Barbra Streisand).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cómica la frase de la Streisand, pero ¿no será que no logra cambiarlo? y además… ¿para qué?

      Eliminar
  10. Me ha encantado y no esperaba el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pretendo en la mayoría de los casos, sorprenderos. Si lo consigo me alegro.

      Eliminar
  11. Nada como querer cambiar... y conseguirlo! que no es fácil dar los pasos y que te dejen darlos :)
    Bss ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El querer cambiar está dentro de uno mismo y cuando sale fuera es cuando se produce el cambio

      Eliminar
  12. Tu relato se adapta muy bien a este jueves de cambios. Suele pasar que se necesitan cambios para recuperar vitalidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cambios siempre se hacen necesarios para romper la monotonía.

      Eliminar
  13. quiere a tu prójimo tal como es, con sus defectos y virtudes; no los cambies ya que es usual que cambian tanto que deja de ser la persona que conociste; y como tu dices a la vieja usanza, y quien dice que aquel silencio es el complemento de tus ganas de conocer...


    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un mandamiento divino y por lo tanto muy difícil de llevar a cabo.

      Eliminar
  14. Aquí podríamos recurrir a aquello de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Es bueno cambiar para evolucionar, pero claro depende de lo que se trate, porque no siempre sale bien la jugada, ni se sale ganando.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso que has dicho que es bueno cambiar para evolucionar, siempre trae algo positivo el cambio, según creo yo.

      Eliminar
  15. Un buen texto , donde demuestra la madurez de esa mujer que luchó por salir de su monotonía y comenzar a vivir de nuevo , y muy sensata no pretendió en ningún momento de cambiar a su marido sino compartir con él sus nuevos logros .. Un bueno .
    BBSS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece bien la lectura que has hecho del relato, aunque la historia podría seguir distintos derroteros, eso depende del lector/a.
      Besos

      Eliminar
  16. A veces con renovar un poco la ilusión alcanza😊 un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno, me causó mucha gracia y a la vez motivo de reflexión.
    Los pequeños cambios nos permiten respirar más ancho.
    Excelente.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Nos permiten respirar más ancho y más profundo también.

      Eliminar
  18. "¿que pintaba ella en una casa que rezumaba el tedio de la soledad acompañada?." excelente pregunta para iniciar su transformación personal. Y si el marido, la acepta, estupendo que no lo cambie. Hombres buenos, realmente buenos, no abundan. Jaja

    Besotes,
    (Me alegro de haberte hecho reir con mi relato).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la pregunta da pánico, o cambias o te mueres, jejejeje

      Eliminar
  19. Me ha encantado tu relato. Lo que está claro es que hay que reciclar algunas cosas, para crecer.

    Y ese final qué bueno estuvo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continuamente hay que estar reciclando, continuamente.

      Eliminar
  20. Pequeños cambios que permiten sentirse mejor y vamos, que sea en nosotros mismos, qué mejor.
    Me gustó y me has hecho reír.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te rieras leyéndome, jajajaja

      Eliminar
  21. Lastima que no comaprta los paseos, cine, teatro con su compañero no??? asi sea la vieja usanza
    Precioso leerte
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que hay muchos casos de esos.

      Eliminar
  22. La monotonía y rutina es lo peor que hay, y en este caso ella se dió cuenta de que debía hacer algo, y así se arreglo todo, por la voluntad de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por que será que las mujeres nos damos cuenta de esa rutina antes que los hombres?

      Eliminar
  23. Me ha encantado porque es muy, muy real. Es una situación que he vivido muy de cerca en algunas personas. Muy bonito relato.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo tener una mente poco imaginativa cuando me ciño al patrón real, jejejeje

      Eliminar
  24. A ver si le contagia al parejo las ganas de dar un nuevo rumbo a la vida.

    ResponderEliminar
  25. Hay cambios necesarios... y cosas que no tienen por qué cambiarse ;) Me gustó mucho la forma de pensar de la protagonista.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo está bien si se ajusta a lo que cada cual quiere ¿no te parece?

      Eliminar