jueves, 12 de diciembre de 2013

JUEVEANDO CON "MAMÁ DE MAYOR QUIERO SER..."

Una idea que se le ha ocurrido a Lois y Clark del blog "The Daily Planet Bloggers"
Creo que puede ser divertido así es que si os queréis pasar por allí, aquí tenéis el enlace:



MAMÁ DE MAYOR QUIERO SER ...
¡KIOSKERA!

. ¿Kios.... qué?
- kioskera, mamá, kioskera.
- ¿De las que venden periódicos y revistas?
- ¡Qué va...! de las que venden chuches.
Lo tenía clarísimo, por aquello de "quien parte y reparte se lleva la mejor parte".
Imaginaba que tener un puesto de chucherías, era como el tener una casita grande de muñecas en la que sería la dueña y señora rodeada por todo tipo de fruslerías: gominolas de muchos colores, chicles de muchos sabores, caramelos de todos los tamaños y formas, altramuces, palodú y ¡pipas!
¡¡¡Cómo me gustaban las pipas...!!!
Además de juguetillos de plástico  que adornarían las paredes del kiosco para que se viera más bonito.
El mostrador estaría a mi altura y lo tendría despejado, tan solo los lados estarían reservados para poner un montoncito de cuentos de hadas a un lado y  de aventuras para los chicos al otro..
Todo lo vendería a peseta, para evitar hacer cuentas, ya desde entonces se veía el amor que le tenía a las matemáticas.
Mi madre en aquello vio un filón para tenerme entretenida y que no diera la murga y me decía que tenía que practicar para lo cual me montaba un tenderete hecho con sillas y en él   mis cuentos y los de mi hermano, además de garbanzos, lentejas, habichuelas, etc. que hacían las veces de las chuches.
¡Ah! y trozos de papel de periódico para hacer paquetes, aún hoy me salen mal. Ellos fueron los culpables de que dejara mi afición.
Lo mismo la retomo hoy que viene todo empaquetado o se mete en bolsitas de plástico:
EL KIOSCO DE TRACY
¿Suena bien, no? 

(Dedicado a mi madre que hoy hace años que se nos fué)

93 comentarios:

  1. Una bonita y tierna manera de recordarla...
    Sra Tracy me corta un buen trozo de palodú y me pone 2 bolsas de pipas, por favor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que sí!, por ser para ti, el kiosco invita.

      Eliminar
  2. A esto, hoy se le llama ser una mujer emprendedora. "La aristócrata bloguera" con un kiosko de chuches.

    Resulta admirable que a tu edad quisieras ser una "freelance" de la dulcería, quizás por eso has desarrollado esa personalidad, generalmente dulce y en ocasiones ( sin duda, por los caramelos de limón).

    Me sorprende, porque entre los aristócratas está mal visto éste tipo de negocios. ¿Como lo acepto tu entorno nobiliario?

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has comido el calificativo de "ácida" el sabor de los caramelos de limón, creo, Eso es una buena señal, porque estoy segura que no lo crees así .
      Cuando yo soñaba con esto no existía el concepto de "mujer emprendedora", ni el de "freelance", creo que no existía ni la mujer, jajajaja.

      Eliminar
    2. Es cierto, la palabra "ácida" estaba prevista justo delante del paréntesis. Por otra parte, la mujer ha existido casi siempre, desde que a un señor le quitaron una costilla cuando se estaba echando la siesta... luego no se que historia pasó con una manzana que a alguien le sentó mal.

      Eliminar
  3. Mi nieto hace unas fechas, cuando me jubilaron me dijo, "quiero ser como tú, un jubilado", el pobre no sabe que para llegar ahí hay que pasar muchos "tragos".

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué inocente criatura!, no lo desilusiones, no le cuentes la verdad,
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Seguro que tu madre se ha reído con tu historia. Si pones un puesto de chuches acabas de ganar una clienta. Un abrazo grande de gominola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te mandaré la invitación, para que seas la primera en venir a degustar mis chuches.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues lo que me quedaba ahora a mí, jejejejejee.

      Eliminar
  6. Yo de mayor quiero ser....¡viejo! (mi mamá se fue también antes de serlo)

    Yo quería ser bombero... pero mi mamá no incendiaba la casa para que practicara.... :(


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves tú, esa es una buena ilusión: llegar a ser viejo.

      Eliminar
  7. Dulce dedicatoria a tu madre, kiosquera de chuches y cuentos a pela. Lo cierto es que asombra el pragmatismo infantil, ya lo creo, práctico y bien organizado, es después que nos volvemos soñadores y hacemos vidas dislocadas, buena idea Tracy, móntate el kiosko, pero ojo con las chuches, no abuses.
    Besitos contentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que es algo tarde, prefiero estar de para arriba y para abajo, ser kioskera debe ser un trabajo muy esclavo.

      Eliminar
  8. Pues quien sabe alomejor hubiera sido un gran oficio.

    .
    Besos

    Raquel
    .

    ResponderEliminar
  9. jajajaja Ya veo que tienes las ideas claras desde chiquitita y así sigues :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ideas claras y el chocolate espeso, jajajajaja
      Salud, amigo.

      Eliminar
  10. Muy bonito, pero yo de mayor quiero ser tierra. No me gusta ser flor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tierra vas a ser lo quieras o no, me temo.

      Eliminar
  11. ¡Muy bien Tracy! Nosotros durante unos años tuvimos un gran kiosco para salir adelante en esta vida, hasta que hubo que dejarlo para otro paso. ¡vieras a nuestros hijos como los divertía!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé a quien le tengo que pedir consejo, si al final monto el kiosko. ¿Me ayudarás?

      Eliminar
  12. Yo comenté este post...
    Bueh... repito comment...
    Pero si mis comentarios no me quieren en tu blog... no sé.
    Ya no me va a salir igual.
    Decía que le habías escrito un dulce y tierno homenaje a tu madre.
    Dulce...
    Y que le pedía a la Kiosquera, a la Señá Tracy un buen corte de palidú ( cuánto me gusta, y me chifla esa palabra - mejó que el regalí- ande va pará) y un par de bolsas de pipas. Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm que me encantan y en los Pariles es mega difícil encontrarlas.
    A ver si ahora sale er bicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zarza, si te quiero en mi blog y tú lo sabes, es que no he estado por aquí y no había editado los comentarios.
      Un abrazo con sabor a chuches.

      Eliminar
  13. Bella dedicatoria hacia tu madre querida Tracy. Que claro lo tenias y como disfrutabas haciendo realidad tu sueño al jugar.
    Besos y globos de colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre también lo disfrutaba porque mientras estaba jugando a eso, dejaba de hacer diabluras, que por lo visto era lo que mejor sabía hacer.

      Eliminar
  14. Pues adelante. Lo malo es que en muchas ciudades estos kioskos los reservan para personas con algún tipo de deficiencia, así que hasta en este terreno hay competencia. Ánimo, tal vez lo logres; aunque puedes que descubras que si comes muchas golosinas el negocio te resulte ruinoso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te parece poco mi deficiencia que el estar como una cabra, con perdón de las cabras?
      Anda.... anda...

      Eliminar
  15. Los que lo tienen dicen que se gana muy bien! así que habría que probar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo creo, porque si fuera así, con tanto paro pulularían por toda la ciudad y yo no veo tantos.

      Eliminar
  16. Un compañero mio de cole, cuando la maestra le preguntó que quería ser de mayor, dijo: caballo.

    Creo que la vida le apartó de su deseo como a Tracy de los quioscos.

    ¡¡ Como es la vida !!

    Bonito recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, como dice la canción.

      Eliminar
  17. Recuerdo un verano que estábamos en un apartamento de playa, sin ningún puesto de chuches en las cercanías. Compré un buen lote de las mismas, y mis hijas montaron un tenderete en la piscina para venderlas. Fue un exitazo, y disfrutaron cono enanas que eran. Ademas vendieron al costo, y se quedaron las ganancias, para que pedir mas. Fueron muy queridas y populares ese verano. (Fabricando recuerdos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo... si es que no hay nada nuevo bajo el sol. Todo está ya inventado.

      Eliminar
  18. Me ha parecido un texto sencillo de leer y divertido, muy dulce.

    ResponderEliminar
  19. Qué buena idea,Tracy,que tuvo tu madre al montaros el fantástico kioskito!
    Está superbién descrito...me he metido yo en el ambiente y todo!
    Besos y un abrazo especialmente fuerte y cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias fundamentalmente por tu abrazo.

      Eliminar
  20. ¡¡¡Paquetes con papel de periódico!!! ¡Qué nostalgia!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Mucho ánimo, Tracy!!!
    Tierna historia :) Me alegra leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Natalia!
      El otro día te leí y te comenté, pero no sé si a la tercera tentativa te llegó el comentario, te decía que me alegraba mucho de tu vuelta.
      ¿Acabaste los estudios?

      Eliminar
  22. La imagen está muy buena. Lindo el homenaje a tu madre,
    Con ese tipo de juegos con juguetes caseros se incrementaba la creatividad y la inventiva
    en los chicos, no como ahora que todo va mascado para los niños (me refiero a
    la inmensa gama de juguetes tontos tipo Barby etc)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eso nos potenciaba la imaginación. No es mala cosa esa.
      Un beso

      Eliminar
  23. Es una dedicatoria PRECIOSA.

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Y yo sería tu clienta más asidua...jajajjajaaj
    Tu madre seguro que está sonriendo...

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te haría algún descuentillo, aue no hubiera rebajas.
      Un beso

      Eliminar
  25. Linda dedicatoria ...Hace años pero hoy también la habrá recordado...Te dejó grandes recuerdosTracy. Como todas las madres:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Hermoso homenaje y recuerdo, Emociona tanto evocar estas cosas que en su momento eran tan simples y ahora uno las guarda como tesoros. Me gustó mucho Tracy leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando has perdido dos cosas tan importantes como tu madre y tu niñez, todo se hace más importante al recordarlo.

      Eliminar
  27. Tu madre lo leerá con el corazón. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre seguro que es la que me ha recordado este pasaje de mi infancia.

      Eliminar
  28. Mmmm Se me ha abierto el apetito caprichoso, con tu permiso, me llevo un poco de todo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  29. ¿Y por qué no? Suena bien, y seguro que disfrutarías de lo lindo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Quiosquera ambulante, para tus lindos nietos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, pues fíjate que no había pensado en ellos.

      Eliminar
  31. Umm, un puesto de chuches, un gran negocio, sin dudo. Un relato precioso. Un beso

    Lola

    ResponderEliminar
  32. Pues encuentro que no es un mal sueño. Todo el día rodeada de chucherías al tiempo de hacer felices a los chiquillos (y no tan chiquillos). Sentido homenaje a tu madre, esa persona que alentó tus sueños y no creo que fuera solamente por tenerte algo "sujeta", sino más bien por potenciar tu imaginación.
    Si algún día pones tu kiosco de chuches en nuestra ciudad, dime donde para frecuentarlo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe no creo que lo haga y más con lo que le sucedió a la kioskera de los jardines e Los Patos.

      Eliminar
  33. ¿Me vendes un poco de regaliz y un cigarro de matalauva? Prometo pagarte en autenticas pesetas.
    Seguro que tu madre se sentiría orgullosa de leer tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cigarros de matalauva...! se me habían olvidado...

      Eliminar
  34. no sé si se publicó mi comentario anterior, si es así, donde puse "hay2 debió decir "ayyy"

    ResponderEliminar
  35. Me pasaré por el kiosko a ver si compro algunas chuches para el fin de semana.

    Simpática kioskera, tendrás muchos clientes.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, los recortes han llegado hasta el kiosko.

      Eliminar
  36. La verdad que suena muy bien! jajaja! si todo lo vendías a un peso, ya estaría yo comprándote, haciendo fila y llenándome la panza de golosinas! Ciertamente, de niños somos bastante ocurrentes, lo que no quita, que más de uno, sin saberlo aún, ya tenía montado el negocio del futuro en su imaginación!
    Besos!
    Me quedé admirando las fotos de tu otra entrada, no quería irme sin decirte que están maravillosas las vistas. Genial Tracy!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te gusten las fotos del viernes.
      Y en cuanto al relato... ¿te llamó la atención de que todo lo vendiera a peseta?

      Eliminar
  37. jajaja... me parece muy entretenido tu texto lo he disfrutado bastante imaginándome lo relatado, un niño en una tienda de juguetes ahhhh!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el verdadero fin de estos relatos: entretenernos.

      Eliminar
  38. Kioskera, chuchera.. ese ha sido uno de los principales deseos de cuando éramos niñas. Pues como dices suena genial, así que siempre hay tiempo de cumplir u deseo. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú pensabas igual?, ¿de la competencia, eh?

      Eliminar
  39. De pronto he recordado "La Paraeta" donde compraba (cuando podía sisar una peseta) los recortables de los soldados de "Hazañas bélicas"
    Este texto está lleno de inquietudes compartidas que agradezco enormemente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro haberte hecho recordar la niñez...

      Eliminar
  40. Un lindo recuerdo! Se ve que tu mamá sabía seguirte el juego, que bien la pasarían.
    Eso del kiosko suena divertido, yo me la pasaría comiendo las gominolas de colores.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  41. Que ternura tiene este relato y cuantas kiosqueras hubiesemos sido si los deseos se nos hubieran hecho realidad. Yo tambien ensayaba con mi tenderete puesto... Que lindo volver a ser niño desde tus letras.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas vuelto a revivir tu niñez.

      Eliminar
  42. Pero como me gusta tu kiosko Tracy, como disfruto cuando me acerco hasta él.
    Tierno, muy tierno tu texto hoy.
    Besos.

    ResponderEliminar
  43. Deseos frescos, con sabor a chupetines de frambuesa y limón. Me encantó pasear por la puerte de tu Kiosko!!!

    besos

    ResponderEliminar