jueves, 11 de mayo de 2017

JUEVEANDO CON EL CONTRATO

sea de la clase que sea, esa es la idea que se le ha ocurrido a  Nieves.
Si queréis ver qué clase de contratos hacemos los jueveros pasaros por aquí.



A  VECES  SE  CAMBIA DE  OPINIÓN



- "Te quiero y mucho, pero debes comprender que siempre me he negado a firmar cualquier tipo de contrato. Nunca me he comprometido a nada por escrito y nunca ha estampado mi firma en ningún documento.
Desde que tengo uso de razón, ha sido algo a lo que por sistema me he negado, cuando me independicé de mis padres, lo hice porque mi tía me cedió este piso cutre, pero en el que no tengo que firmar nada para vivirlo. 
Intenté irme a un piso de estudiantes con mis compañeros de la facultad y desisté porque la propietaria  quería que en el contrato de alquiler, firmáramos todos los que íbamos a vivir en él, ya que anteriormente había tenido problemas y quería  que todos nos hiciéramos responsables".

Quien así hablaba era Pepa cada vez que Luis le decía que quería casarse con ella para formalizar  su vida en pareja. 
Esta era la conversación que una y otra vez se repetía  desde hacía varios meses. Más que conversación era un monólogo porque sólo hablaba Pepa.
Tan harto estaba Luis de sus negativas que se prometió a sí mismo no volver más sobre el tema.
Pero el destino hizo que Pepa quedara embarazada y cambiara de opinión, entonces era ella la que quería casarse. 
Y guardándose su orgullo, pidió a Luis que se casara con ella.
Él se negó rotundamente.  Quería verla insistir tantas veces como  él lo hizo anteriormente. 
Pero ella no insistió.
 Recibido el no, se fue a la Oficina de Inmigración y al primer negro macizote que vió le propuso el matrimonio después de contarle toda la verdad que él aceptó con sólo oírla.
Y...,  cosa rara, vivieron felices con un niño precioso que le pusieron en deferencia a su padre biológico SIUL, aunque no se enterara nunca que había tenido un hijo.

52 comentarios:

  1. Al final siempre cedemos, pero me alegra que la historia tuviera un desenlace feliz. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me alegra poder contestaros porque ha vuelto el "interné"

      Eliminar
  2. Vamos que el negro se calzaba lo que no había en los escritos, y dijo: al ataquerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Vivirá feliz, pero al otro seguro que no olvidó. Aunque en este caso, creo que la culpa de los dos, por orgullosos y cabezones.

    Besos Tracy

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Vaya, con Pepa y Luis!!! De las que "haz lo que yo te diga, pero no, lo que yo haga", en vez de "no hagas a los demás, lo que no quieres para ti"... en fin, me alegro que la historía tenga un final feliz.
    Gracias por tu historia, siempre me haces pensar...........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pensar si te vas a la Oficina de Inmigració?, jejejejeje

      Eliminar
  4. Al final, firmo el contrato con el negro macizote. Y seguro que con clausulas de total pertenencia de sus super cualidades.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mami ¿qué será lo que tiene el negro...

      Eliminar
  5. Jamas firmaría contrato con mujer embarazada y menos de otro.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca digas de este agua no beberé.
      Eso decía mi abuela y llevaba mucha razón.

      Eliminar
  6. Y eso le pasó a Luis por hacerse el orgulloso, por no aceptar lo que él había pedido que pasara.
    Pero en forma inesperada, hubo un final feliz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale llegar a tiempo que rondar un año.

      Eliminar
  7. Poco se querían esos dos...
    No me extraña que fuera feliz con el negro, hoy por ti, mañana por mi...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Mira Pepa...qué consecuente con sus férreas convicciones...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Caray con la Pepa, jajajaja
    Genio y figura, como se suele decir,eh!
    Nada, pues al final cayó en la trampa del contrato, pero a lo visto...a su manera más que particular.
    Muy bueno, como todo lo tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero un contrato por lo visto muy placentero...

      Eliminar
  10. Una historia más que de amor, de terquedades y caprichos. Al menos para el bebé, pareciera que no salió tan mal... Y tal vez, para ella tampoco jajaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Lo del negro macizón debe ser cierto... me cuentan que un lugar de ocio de Barcelona hay muchas viudas con negros de 20 años...

    Que lo disfruten.
    Ellas, claro...

    ResponderEliminar
  12. Tenéis un grupo del "jueveando" muy atractivo, Tracy. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, ¿por qué no te apuntas?

      Eliminar
    2. Yo solo soy un aficionado y, además, estoy "muy ocupado" con mis galenos.
      Gracias por la invitación

      Eliminar
    3. Di a tus galenos que te den vacacones por un fin de semana.

      Eliminar
  13. Guau! Pobre Siul..quiero decir,Luís!
    :(
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Cabezotas, la verdad.
    Pero me alegro si vivieron felices.

    Un beso fuerte, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una familia que todos ganaban y ninguno perdía, descontando a Luis.

      Eliminar
  15. Es una historia con muchos matices , un poco de orgullo , y tal vez un amor no entendido de la misma manera , ahora bien ella fue bastante fiel a sus principios aunque se caso así sin más la cosa le salió bien , y el nombre al revés es ideal .
    Un abrazo y feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí creo que fue un acierto ponerle al crío Siul

      Eliminar
  16. Ya ves, años de negociaciones infructuosas y luego un acuerdo express. Y, lo mejor, es que es muy creíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que pase igual con el gobierno

      Eliminar
  17. Pues vaya con Pepa, se ve que a cabezona no la ganaba nadie, y menos Luis. Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  18. Pues tuvo muy mala suerte, ella no era como él y no se lo pensó dos veces ante su negativa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la suerte les sonrió a todos

      Eliminar
  19. Perfectamente normal y mentalmente saludable esos berrinches que al final les dio, a ambos un final feliz. =O)
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final las cabezonerías tienen un coste.

      Eliminar
  20. La Pepa corto ramales jjjj
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Por lo menos el padre tendría derecho a saber que tiene un hijo por ahí ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojos que no ven... Ya sabes como es la ficción.

      Eliminar