jueves, 4 de mayo de 2017

JUEVEANDO CON UN ESCENARIO

Roxana se estrena en conducirnos y nos ha dado una serie de imágenes o escenarios para que escribamos sobre ellas, si queréis leer lo que hemos puesto pinchad aquí


LA  MÁSCARA


Le gustaba disfrazarse de mil y un personaje para divertir a sus hijos en aquellas tardes tediosas de lluvia donde no había nada que hacer y su mujer descargaba en él la tarea de cuidarlos, mientras ella ponía al día las labores domésticas que se habían ido quedando atrás a lo largo de la semana.
Se inventaba, con lo que tenía a mano, trajes de piratas, payasos, romanos y hasta nazarenos, incluso cosía o pegaba retazos de telas viejas para conseguir un sello de autenticidad en el disfraz . 
Formaban una familia perfecta: se llevaban bien, tenían dos niños preciosos y un trabajo que les permitía llegar a fin de mes sin demasiados apuros económicos. 
En la casa se vivía una tranquilidad tan controlada como aparente  que sólo se interrumpía en el fin de semana de carnaval cuando el marido  desaparecía de la casa con su maleta después de besar  a su mujer y a sus hijos: se iba a vivir el carnaval, su carnaval.
Año tras año sucedía igual, era como un ritual del que ningún miembro de la familia parecía extrañarse.
Cuando pasaba el fin de semana carnavalero volvía renovado al hogar y empezaba la cuenta atrás hasta el próximo año que se volvía a repetir la misma historia.
El tiempo fue pasando con la única variación de ver crecer a los hijos que ya se habían convertido en adolescentes.
Y llegó el carnaval...  
Cuando el padre con su maleta iba a marcharse como todos los años, le salieron al encuentro los hijos vestidos de unas chicas exuberantes:
- Papá este año nos vamos contigo, es hora de que todos nos quitemos las máscaras.
En ese momento la madre apareció vestida de hombre, ante el total desconcierto familiar.
¡Por fin tendrían una vida real!

56 comentarios:

  1. ¡Unas cuantas exclamaciones de admiración! Eres genial cuando se repartió la imaginación tu fuiste dos veces. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... o tres... o cuatro...
      ¿Y tú cuántas fuiste cuando se repartió el salero?

      Eliminar
  2. !!! Madre mía!!!. Te imaginas el Miércoles de Ceniza que les espera a esa familia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una familia muy original...
    Al fin la vida no es más que un prolongado carnaval...hay que saber el momento exacto en el que quitarse la o las máscaras, y ellos lo hicieron, oye!
    :)
    Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el quid de la cuestión acertar con el momento de quitarse la máscara.

      Eliminar
  4. Estupendo este relato donde empiezas de una manera super sensible y tierna y terminas con la realidad la cruda realidad , bravo me gusto no , me encanto .
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantó que te gustara.

      Eliminar
  5. Sorprendente e increible, Trac...Todos salieron del armario a airear su verdad y su alegría...Mi felicitación por la magia y originalidad de tus letras, amiga.
    Mi abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, familia que sale del armario a la vez, permanece sie,pre unida.

      Eliminar
  6. jajaja. Viene muy bien quitarse las máscaras, no hay nada mejor
    que una vida auténtica.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... y lo bien que se respira sin máscara.

      Eliminar
  7. Muy original Tracy. Me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Has relatado una historia que seguro se ha repetido muchas de veces. Fuera las máscaras y vivamos lo que somos realmente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... aunque me imagino que no serán muchas familias las que se quiten la máscara sincronizadamente.

      Eliminar
  9. Al final se quitaron las caretas cotidianas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. jajajaja ¡Muy bueno!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. Que hermoso relato. El final es super sorprendente.
    Un texto hecho a la medida para esa imagen. =0)
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. ¡Felicidades! Un fantástico relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. <fantástico sí que es porque no creo que haya muchas familias que salgan del armario a la vez. Jajajaja

      Eliminar
  13. Si la vida nos acostumbra a usar mascaras y a veces lo que ocultan son realidades que compartidas pueden llevarse amenamente
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy acertado tu comentario.

      Eliminar
  14. Me encanta! Nunca es tarde para sacarse las caretas y vivir la vida de la manera que nos sale. Me alegra que por fin se hayan decidido a compartir "ese nuevo y eterno carnaval" Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir fr ahora es cuando se lo van a pasar bien.

      Eliminar
  15. Un final sorprendente, Tracy.
    Se quitaron las máscaras.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola! ¡Qué genial el relato! No me esperaba el final, fue realmente sorprendente, me encantó el quitarse las máscaras y vivir a pleno.

    ¡Un abrazo! Y gracias por sumarte.

    ResponderEliminar
  17. Caída de máscaras en toda regla!

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  18. Una vida de apariencias no ciertas. Pese a la emotividad de la aceptación, me dió bastante tristeza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo pretendía, sino todo lo contrario.

      Eliminar
  19. Ya lo dice la canción: La vida es puro teatro, y en este caso menudobteatro.
    Me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado, amiga Tracy, fundamentalmente por ese final tan, tan ... tan bueno.
    Feliz viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya encantado.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. Muy divertido, además de adecuado. Falta conocer la reacción de él, pero imagino una risa franca y que disfrutara más que nunca de ese carnaval en otra dimensión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo imagino con una cara de sorpresa, que ni te cuento.

      Eliminar
  22. Que mayor sorpresa para alguien que no es convencional, que su familia resulte todavía menos convencional.
    Buen recurso. Y muy acorde con la imagen que elegiste.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. En tono de humor tratas un tema complejo, vivir siendo alguien q no sientes ser ha de ser muy duro,de ahí q me guste el enfoque que le has dado y la resolución del final.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final feliz, bastante habrían sufrido ya.

      Eliminar
  24. Genial Tracy! me encanto ese giro, divertido, sugerente...las caretas de la ficcion son las de la vida cotidiana, las verdaderas caras son las del carnaval, fantástico!
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo igual que tú, el carnaval está en el día a día.

      Eliminar
  25. Y quien no viste máscaras diarias, después de tantos carnavales ya era hora de poner las máscaras sobre la mesa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Ojalá evolucionemos hacia un mundo donde las máscaras no sean necesarias. En muchos paises del mundo, demasiados, quitarse la máscara es un acto de heroismo que puede costarte incluso la vida.
    Tu relato genial con ese final inesperado y brillante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que dices, ¡en qué mundo vivimos!

      Eliminar