jueves, 27 de febrero de 2020

JUEVEANDO CON MI ENCUENTRO...

con un personaje relevante o anónimo y un encuentro real o imaginario a gusto de los participantes.
Esa es la propuesta que nos hace el amigo Demi, si queréis leernos pinchad aquí 



"Como todos los días, entre clase y clase, bajó a tomar café al bar de la Facultad, hizo un barrido visual  para ver quien había por allí,  al único que localizó fué el Profe de Arte hablando de una forma distendida  con alguien  que  ella no conocía y que  desde el primer momento le atrajo por su parecido con los personajes pintados por Vettriano. 
Sintió curiosidad... incluso morbo...  
Se acercó a la barra  y pidió su café mientras observaba en el espejo al tipo de hombre con el que tantas veces había soñado.
- Nena, no seas ilusa, aunque te levantaras y fueras a su mesa, ni lo notaría - se decía  mirándose fijamente en el espejo que había tras la barra y que le ofrecía un punto de mira discreto.
- Y el caso es que estoy mona - pensaba al colocar los rizos que enmarcaban su rostro.
-Tengo que conocerlo sea como sea - pero ¡qué cretina eres!, ¡anda, bébete el café y tira p'arriba, que va a empezar la clase.
Pagó y con un "hasta luego" salió por la puerta giratoria,
momento en el que "el Vettriano", desvió su  mirada para contemplar la salida de la chica, lo que no esperaba era que siguiera el giro de la puerta y volviera a entrar en el bar a recoger el móvil que lo había olvidado sobre la banqueta.
Sus miradas se cruzaron.
Ella  se dió cuenta,  pero en cuestión de interés nada ni nadie podía competir con su teléfono, así es que salió muy ufana.
Los dos hombres siguieron hablando, luego consultaron su reloj y decidieron levantarse. Mientras el Profesor de Arte pagaba, "el Vettriano"  se despidió con un lacónico "buenos días", no sin antes mirar el carmín que había dejado en la taza de café la chica de los rizos. 
Con la seguridad que tenía de saberse admirado por las alumnas de todas las universidades por las que pasaba, entró en el Aula Magna donde iba a impartir la conferencia para la que había sido invitado:
Jack Vettriano: Realismo contemporáneo

Se hizo el silencio para dar paso a lo cuchicheos en voz baja:
¡¡¡Es el propio Vettriano!!!"

- Niña ¿Qué dices¿ ¿aún estás durmiendo? ¿No era hoy cuando venía ese profesor que te gusta tanto a dar una conferencia?
Seguro que llegarás tarde.
- Ya no importa, he estado toda la noche con él.
- ¿Cómo? ¡Ay por Dios! Esta niña con los estudios está perdiendo la chaveta.

54 comentarios:

  1. Me voy encontrando las aportaciones de algunas seguidoras a las propuestas de Demiurgo. La tuya también me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho, estar a la altura de mis compis y no desentonar.
      Gracias y besoz

      Eliminar
  2. Sin duda la mujer tenía claro su objetivo ..A veces los sueños se cumplen aunque sea solo por una horas ..Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese sueño va en vías de cumplirse, al menos ella se lo está trabajando, jajaja

      Eliminar
  3. Solo soñando se hace posible cambiar la realidad. Y naturalmente los sueños embellecen los sentimientos.
    Sentido y brillante relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, aunque entre sueño y sueño nos demos batacazos, pero ellos son los que te impulsan hacia adelante, ya sabes lo que se dice:"patrás... Ni para tomar impulso"
      Un beso y gracias por tus palabras, MAESTRO.

      Eliminar
  4. Jack Vettriano, talentoso pintor. Con sus mujeres fatales en sus cuadros, con esos encuentros tan de seducción. Un talento notable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente relato como de costumbre.
    Un fuerte abrazo Tracy

    ResponderEliminar
  6. me gusta mucho tu relato
    pero me gusta más
    tu espontaneidad diaria abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien!!! Prefiero que te guste más mi forma de ser que la de escribir porque la espontaneidad la uso desde que
      me levantó hasta que me acuesto y lo otro esporádicamente. Así es que las dos contentas, jajaja
      Besitos guapa.

      Eliminar
  7. Me encanta el arte de Vettriano. Aprendió copiando de los demás hasta que se dio cuenta de que había aprendido más de lo que sabía. Y ese halo de cine negro y de roles firmemente tentados. No me extraña que nuestra protagonista desee conocerlo. Y eso de la "los sueños, sueños son"... solo hasta que se cumplen. Por de pronto, está en la universidad :-)
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha perdido mi comentario, pero te venía a decir que Vettriano para mí es importante porque me remueve mucho y no podía poner a otro.
      Me agrada que comprendas a la protagonista y a mí por elegirlo.
      Besos a mogollón.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Tal vez esa mezcla de sueño y realidad, o que los sueños se hagan realidad.

      No siempre ocurre.
      Es bonito.

      Buen Puente.

      Eliminar
    2. a veces los sueños se cumplen, no en este caso que es todo inventado menos mi admiración incondicional por los personajes de Vettriano.
      Buen puente!

      Eliminar
  9. Impecable relato en donde las ganas y la realidad juegan un atractivo intercambio. Un abrazo Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho lo que me has puesto. Gracias y besos.

      Eliminar
  10. Jueveando, un placer que sigas celebrándolo con letras.
    "Sus miradas se cruzaron" ... un momento clave.
    Un abrazo de jueves

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno Jack Vettriano, todo un sueño cumplido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sueño para mucha gente por su personalidad y su determinación.

      Eliminar
  12. Más vale un buen sueño cercano que una realidad alejada.

    ResponderEliminar
  13. Que sueño mas hermoso y que bien nos lo has contado, veo que te acuerdas de aquel momento perfectamente jeje. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es inventado, menos mi admiración por la pintura de Vettriano.

      Eliminar
  14. Qué buen relato Tracy, un sueño hecho realidad en sus sueños.
    Un beso grande, muy grande.

    ResponderEliminar
  15. El sueño nos cura de la realidad y ahí está en tu relato, cumpliendo su cometido, Tracy. Has puesto en tu relato imaginación, coraje y juventud. Todo lo que tú tienes, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo por ser como eres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras hacia el relato y hacia mi persona, en ellas noto el aprecio que me tienes.
      Muchos besos.

      Eliminar
  16. También soñó una matrícula de honor? puestos a pedir... jajajaja Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que eso en comparación con que Vettriano la mirara, carece de importancia, jejejej

      Eliminar
  17. Él decía que en sus pinturas quería mostrar el momento en que todo queda por suceder.
    Como en tu relato. Puede que cumpla su sueño.

    Un beso fuerte y buenas noches, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente eso que él pretendía me parece tan inteligente... ese momento crucial en el que todo puede decantarse en un momento culminante para bien o para mal... ¡es fantástico!
      Me encantaría tomar un té contigo y hablaaaaaaaaaaaaar....

      Eliminar
  18. Un sueño precioso, si acaba bien, tras el Aula Magna, claro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, de cómo acabe sólo depende de ti, según el final que le des.

      Eliminar
  19. No es nada difícil que el sueño se haga realidad, a veces pasa... pocas :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  20. Un encuentro muy artístico... me gusta la pintura de Vettriano.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces eres de las mías, amí me encantan sus personajes, sus momentos mágicos.

      Eliminar
  21. de sueños también se vive dice un dicho así que no lo minimicemos sino que a disfrutarlo con el recuerdo... besos para vos y a seguir leyendo mas relatos con EL demiurgo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se me ocurriría minimizar los sueños, ellos son los que nos mantienen vivos.
      Un beso

      Eliminar
  22. Por lo menos cumplió parte de su sueño aunque fuera en brazos de Morfeo. Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  23. Qué belleza dan los sueños a los sentimientos, Tracy
    Abrazo

    ResponderEliminar
  24. ¿Y quién no ha tenido un profesor que te sacara un suspiro?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Me caen bien los que pierden la chaveta.
    Buena historia!

    ResponderEliminar