miércoles, 13 de julio de 2016

CONTANDO SEMANAS (Idea de Sindel)

SEMANA  28:  AL LADO DEL CAMINO


Por la vida se encontraron
y juntos echaron a andar, 
cada cual con su mochila 
 y sin prisas por llegar.
Pero AL LADO DEL CAMINO un precipicio se abrió,
siguieron hacia delante, pegados a la pared
intentando sujetarse para no caer en él.

Ella sigue caminando, 
Bordeando el terraplén.

38 comentarios:

  1. Y él?
    Se fue,o la acompaña?
    Porque en los momentos difíciles a veces...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes darle el final que quiera:
      Que ella lo despeñó
      que se acojonó y se fue.
      que se murió y ella lo mantiene en su recuerdo.
      que se encontró de frente con una rubia despampanante como tú y se fue tras ella o que al darle pase,por la estrechez del camino, perdió pié y... "hasta luego Lucas".
      Tú eliges.

      Eliminar
    2. Ups...pues no sé qué elegir...que lo diga Toro que preguntó lo mismo,yo pasopalabra...

      Eliminar
  2. Esa foto que has puesto es la del viejo CAMINITO DEL REY (Ardales-Málaga), por cierto ayer se lo recorrió mi esposa, no pude acompañarla, son las cosas de tener vértigo, vino encantada del camino, las vistas impresionantes, los desfiladeros, el pantano del Chorro, en fin, pese al mucho calor merece un buen paseo por la zona.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es impresionante y para no recorrerlo la mejor vista es desde el tren que se contempla la panorámica en toda su dificultad.
      Enhorabuena a tu mujer y lo siento por ti que no disfrutaste del caminito.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¿Con la imaginación que tienes tú, me preguntas a mi que soy una neófita y a tu lado más?

      Eliminar
  4. Hola Tracy. Muy bueno, le va a gustar mucho a Sildel. Lo más importante en esta vida es intentar seguir caminando y no pararse por muy duro que sea la existencia. Hay que seguir frente a los problemas y no dejarnos vencer. muy buenas las imagenes y los versos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé... no sé... hoy es la primera vez que leo en Sindel una alabanza al "tirar la toalla", jejejejeje.
      gracias por tu comentario y un beso.

      Eliminar
  5. Entiendo que el quedó apeado de esa relación. Y es que has escogido un camino que ¡Valgame Dios! menudo vértigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Crees que la vida es más fácil que ese camino? ¿de verdad'

      Eliminar
  6. Pánico me da ese precipicio. Y me recuerda a un embolado en el que me vi metida de niña. Me escapé de las monjas en una excursión y aparecí arriba de una montaña en un precipicio parecido a ese, y todas mirándome desde abajo. Y yo pegada a la pared, en fin. Que mejor no...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso te pasa por ser una niña desobediente. ¿qué castigo te pusieron las monjitas?
      jajajajaja

      Eliminar
  7. la vida es un paseo que a veces desemboca en uno de ellos

    ResponderEliminar
  8. Y a veces bastante peores.
    Pero ¿tú no estabas de vacaciones?

    ResponderEliminar
  9. I could never take this trail.
    So scary. Wow.

    ResponderEliminar
  10. Solo con ver esa altura, me mareo, lo paso fatal con las alturas ... no abandono, pero lo paso fatal desde siempre ...

    Jajaja, tus finales de "hasta luego Lucas", jajaja ...
    Qué cagueta si abandonó, pero si tenía vértigo, ¡ufff!!! hay que comprenderlo ... ¿no? Puede que la espere abajo ...

    Qué bueno. Me encanta.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los vértigos son superiores a la voluntad.

      Eliminar
  11. No está claro si iban vestidos o en pelotas...con la caló que hace... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Un par más que ha bifurcado en el camino.
    Muy bueno el broche.
    Besos, linda.

    ResponderEliminar
  13. Cansancio del camino
    (Carlos Pezoa Véliz)

    ¡Madre mia! Hace frio en esta tierra
    tan desoladamente hostil y tosca;
    yo no se manejar armas de guerra,
    ni tengo airón ni la mirada hosca.

    Yo no se la estocada sorpresiva
    que hace saltar la sangre del contrario,
    ni me la aprenderé mientras que viva,
    porque no siento audacias de adversario.

    Yo no naci para luchar. De niño
    a hombre, sin pensar jamás en músculos,
    debi solo tener flores, ver cariño,
    campiñas, alboradas y crepúsculos.

    Yo tengo inmenso amor por esos bellos .
    tiempos, por esas tardes tan lejanas
    en que condecoraba mis cabellos
    con el grave prestigio de tus canas.

    Madre, yo tengo miedo. Están de menos
    tus palabras tranquilas, tus miradas
    buenas como tus besos, que eran buenos,
    y tus frases de amor, que eran baladas.

    He visto mucho ya. He oido nombres,
    he vivido en un pueblo muchos años,
    y siento que las cosas y los hombres
    me son aun heladamente extraños.

    ¡Eras tan joven! Tus palabras eran
    como las de los pájaros; como ellos,
    hablaban de las hojas que murieran
    en sus dias más bellos.

    Y en las tardes, vagando por la vía,
    me hablabas de los sueños que soñabas;
    yo te hablaba llorando, madre mia,
    de mis debilidades. Tú pensabas.

    ¡Eras tan buena! Tu inocencia suma,
    tu inexperiencia del vivir, tus sueños
    se impregnaban de amor, como de bruma
    se impregnan los paisajes lugareños.

    ¡Ah, yú sabias encontrar el fondo
    de esta amable bondad hereditaria
    que me hizo descender a lo más hondo
    de la meditación, de la plegaria!

    Tú no viviste para ti. Eras buena
    como tu amor por mi; y eras tan santa
    como mi amor, como esta inmensa pena
    que de esta mala vida me levanta.

    ¡Ah esas tardes de amor! Por el camino
    iban nuestros espiritus soñando,
    y eran nuestras palabras como un vino
    de sabor dulce, como un vino blando.

    Como si aún lo viera.. . Te adoraba
    sin presentir los venideros daños.
    Te miraba hondamente, te miraba
    como se miraráa en muchos años.

    las canciones antiguas y la nieve
    de mis melancolias, el reclamo
    del vendedor mientras afuera llueve,
    . . .Todo lo que habla de tu vida lo amo:

    Recuerdo todo. Hasta los sueños torvos
    de los gatos huraños; tus modales
    llenos de aristocracia, como sorbos
    de un licor de los tiempos medioevales.

    Y nuestra mesa, los manteles blancos,
    las copas de color, el vino, el agua;
    los jarrones pintados con barrancos,,
    carricoches y bosques de patagua.

    Y veo todo.. . Hasta la parra vieja
    que aún enarca sus troncos retorcidos,
    el tordo campesino, la copleja
    que era el recuerdo de los tiempos idos.

    ¡Y todo eso ya hurtado por la muerte!
    Toda esa dicha que no fue ni mucha.. .
    Todo arrancado a la haraposa suerte
    de un niño sin vigor para la lucha.

    Me besabas; me hablaste largamente;
    reimos, conversamos mil asuntos;
    nos separamos silenciosamente
    después de andar toda una vida juntos...

    En una noche que acabándose iba,
    echamos cada uno por su atajo;
    tú seguiste tu marcha por arriba;
    yo segui mi camino por abajo.. .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor... ¡qué maravilla!, es la quinta vez que lo leo.
      Muchas gracias por este regalo que me haces.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Ufff!!! Que miedo me dán los terraplenes y los abismos. Y estos que nos enseñas parecen los pasillos de la muerte.
    Saludos entrañables.

    ResponderEliminar
  15. Bueno , mientras haya camino la cosa va bien. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Siempre hacia adelante, incluso, si es necesario, esquivar ese precipicio, pero nunca quedarse bloqueado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hay que ser valiente para pasar por ahi... :-)
    La vista debe ser asombrosa, eso si..

    ResponderEliminar
  18. Siempre hacia adelante, sin mirar atrás.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Es difícil mantener la calma y el equilibrio en los bordes hacia el precipicio. Tu texto me deja pensando en qué habrá sido de él, habrá caído? Un final abierto que invita a pintarlo del color que se quiera.
    Genial Tracy! Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  20. Interesante, se nace solo y se muere solo. Siempre alguien nos hace compañía por algún tiempo.

    Un saludo Tracy.

    ResponderEliminar
  21. Sería incapaz de caminar por él, muy valiente ella, así es la vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. ¡Me encantaría hacer esa ruta!

    ResponderEliminar