jueves, 21 de julio de 2016

JUEVEANDO CON LA DISCAPACIDAD

Molí nos dirige esta semana, acabo de enterarme del tema a causa de la semana tan movidita que llevo. Así es que haré lo que pueda.
Si queréis leer lo escrito pinchad aquí


La discapacidad desgraciadamente existe y por mucho que queramos hacerla nuestra y por mucho que la sintamos en nuestras propias carnes, nunca sabremos lo que estas personas pueden llegar a padecerla no sólo interiormente sino socialmente, por eso nuestra ayuda debe ir dirigida a los sentimientos de esa persona,  haciéndolos de los nuestros. 

¡OLE  TÚ,  MUJER!

Ella desde el primer momento en que le amputaron la pierna estuvo mentalizándose que la primera barrera que tenía que derribar estaba dentro de su mente, nadie podía destruir ese obstáculo sino lo hacía ella misma.
Se empleó a fondo en las cosas más pequeñas y fáciles, como era conseguir que su atractivo, que era enorme, no quedara mermado un ápice por su minusvalía.
Lo consiguió.
Su porte elegante, su simpatía arrolladora, su saber estar y el sex-appeal bailando en el centro de la pista la hacían irresistible, no sólo ante la mirada expectante masculina, sino también ante la mirada envidiosa y escrutadora de las féminas.
Sólo le quedaba pasar la prueba del sexo.
Había vencido  todos los combates y estaba preparada para salir victoriosa de la guerra que había librado contra ella misma, pero... ¿y los demás cómo  afrontarían el tête à tête? 
Llena de seguridad en sí misma, pensó que había llegado el momento, aquella noche sería definitiva, todo saldría bien.
Su intuición nunca fallaba. 

35 comentarios:

  1. :) Gran homenaje. Realmente estas personas son grandes, yo no sé si lo superaría.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficticio pero inspirado en una señora que el otro día vi bailsr en una discoteca y que eta un esprctáculo en sí misma.
      ¡una maravilla de mujer en sills de ruedas! Què rtmazo!!!!

      Eliminar
  2. Y tanto que saldria bien. Lo tenia todo y que es una pierna en un TODO. Aunque hay quien cree que las personas con discapacidad son asexuadas tu tienes claro que no. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favorrrrrrr, no creo que nadie piense así y más tenienfo en cuenta la sensibilidad que tienen.
      Besos

      Eliminar
  3. ¿Movidita, tú? ¡qué raro! ;-)

    Buena reflexión y no agradecemos lo suficiente,
    todo lo que tenemos hasta que nos falte.
    Para entender a otro ser humano,
    se necesita empatía, poder ponerse en su lugar.

    Y la mujer de tu relato, lo conseguirá,
    es una luchadora.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea difícil, porque nunca podemos ponernos enteramente e su lugar, rs obligación intentsrlo por todos los medios.

      Eliminar
    2. Aunque sea difícil, porque nunca podemos ponernos enteramente e su lugar, rs obligación intentsrlo por todos los medios.

      Eliminar
  4. Si, no hace mucho publiqué una entrada de la visita a Granada con una amiga que vino a visitarme desde Granada y me tocó empujar la silla de ruedas de mi amiga minusválida, pero lo visitamos todo aunque sudé la gota gorda, faltaría mas...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Se ha mejorado en los últimos años pero todavía queda mucho por mejorar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Discapacitados estamos todos amiga, a unos se les ve más que a otros.

    Mi apoyo siempre a las personas con alguna imposibilidad, son admirables, dan ejemplo al mundo de su fuerza y valía.

    ResponderEliminar
  7. La actitud frente a la adversidad es lo mas importante, es la ayuda que cada uno se puede ofrecer. Hay algunos casos reales que son de libro y merecen todo nuestro reconocimiento. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecen los verdsderos hérors de la vida.

      Eliminar
  8. ¡Hay que tener empatía y comprensión!

    ResponderEliminar
  9. Un Nosotros, esa es la clave.
    Un beso, tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos discapacitados en una u otra parcela de nuestro ser y la peor discspacidad que pofemos tener es la falta de empatía.

      Eliminar
  10. Hay que ayudar.
    Ole por todas esas personas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. La discapacidad, lejos de hundirla, le sacó su belleza. Lo mejor de ella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un digno ejemplo a seguir.
      Un beso y gracias por comentar

      Eliminar
    2. Un digno ejemplo a seguir.
      Un beso y gracias por comentar

      Eliminar
  12. Pensaba que te había comentado y te habías escapado a mi percepción, menos mal que he vuelto a mirar.
    Tu protagonista es una mujer de armas tomar, fuera los complejos que tenemos todos y a arrasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una estupenda orden la que nos das: arrasemos a pesar de nuestros complejos.

      Eliminar
    2. Una estupenda orden la que nos das: arrasemos a pesar de nuestros complejos.

      Eliminar
  13. Solamente hay que pensar que ninguno de nosotros estamos libres, y debemos ser conscientes de que PODRÍA SER YO, y felicitarles por su ánimo y por mantener la ilusión, por su fueza.

    Un té de tomillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡qué rico el té! Y todo un detalle. Gracias.

      Eliminar
  14. Hasta que no lo sufres, no sabes lo que es...
    Y tan cierto lo de que las primeras y peores barreras están en la mente, esa cárcel en la que uno mismo puede encerrarse de por vida.
    Y en España con los de la ONCE está genial comparado con París, donde es un asco.
    Durante dos meses estuve en silla de ruedas, y después ya no ves las cosas de la misma manera... Te haces más fuerte, sólo dependes en la mayoría de los casos de ti. Y has de vivir, y el instinto en esos casos es tu salvavidas.

    Bien por ti, y que me encantó el post.

    Besitos, linda.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario para mí tiene mucho valor porque sabes de lo que hablas.
      En tí felicito a todas aquellas personas wue día a día nos dan ese ejemplo de entereza.
      Un beso enorme

      Eliminar
  15. Está muy bien. A veces la mayor lucha es la que tienes contigo misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Es admirable cómo algunos discapacitados vencen su incapacidad y sonríen a la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Que manera de afrontarla.
    Y como comentaron antes, la sexualidad, los deseos siguen estando.
    Una buena forma de escribir sobre este jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar