jueves, 28 de julio de 2016

JUEVEANDO CON UNA FOTOGRAFÍA

Este jueves nos conduce Mª José en su blog: http://blogdemjmoreno.blogspot.com.es/. podéis leer las historias que se inventen sobre esta fotografía.



Cuando llegó a ese pueblecito andaluz que había elegido para pasar las vacaciones estivales, lo primero que hizo tras dejar las maletas en el apartamento, fue ducharse para desprenderse de un año de monotonías y aburrimiento e ir a zambullirse en las callejuelas y plazas del pueblo que la luz de la luna las hacían aún más mágicas. Era feliz paseando envuelta en aquella brisa marina  que la hacía sentirse otra persona diferente a la que  había llegado de la ciudad, hacía apenas unas horas.
Su paseo estaba teniendo un efecto sanador hasta que le salió al encuentro aquella casa con ese estilo inconfundible que tienen las construcciones señoriales andaluzas.
Sacó el móvil y la enfocó; luego se centró en el cierre alrededor del que giraba toda la fachada.
Cuando miró las fotografías notó algo extraño, en la foto del cierre se apreciaba una mancha blanca, como si se hubiera velado, justo en la zona donde faltaba el cristal.
Repitió la foto y de nuevo aparecía esa mancha blanca.
Así, una y otra vez, en todas pasaba igual.
 Al día siguiente se enteró de lo que se decía en el pueblo: esa casa estaba habitada por un fantasma.
 Un indiano se hizo construir la casa cuando se vino a vivir a España tras casarse con una bella mestiza. Una vez aquí, ella se enamoró de un pescador lugareño, a lo que el indiano respondió asesinándola para después de cumplir condena marchar allende de los mares quedando la casa en el más total abandono.
A partir de este momento, sus vacaciones se convirtieron en procurar descubrir lo que realmente había pasado.  
Indagó en los archivos del pueblo y cual sería su sorpresa al ver esos antiguos daguerrotipos del suceso: la guapa mulata era su vivo retrato.
Se dirigió de nuevo a la casa y volvió a fotografiar el cierre, esta vez no aparecía ninguna mancha blanca, nítidamente se veía su rostro perfilándose en el hueco del cristal que faltaba.

48 comentarios:

  1. Vaya... se reencarnó...

    Si se reencarnara el pescador podrían volver a estar juntos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen final para mi abierto desenlace.

      Eliminar
    2. Un buen final para mi abierto desenlace.

      Eliminar
  2. Hay fantasmas muy vivos. Buen relato, abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y okupas que son peores que los fantasmas.

      Eliminar
    2. Y okupas que son peores que los fantasmas.

      Eliminar
  3. Lindísima historia,la que hoy nos describes. ME ha gustado muchísimo. EStás en racha, eh? Recibe un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Abierto para dejar volar a la imaginación.

      Eliminar
    2. Abierto para dejar volar a la imaginación.

      Eliminar
  5. Raro que la casa no esté okupada con fantasma y todo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Esos miradores me encantan.
    En la adolescencia descubrimos un pueblo abandonado y una de las casas guardaba todavía cartas, estuvimos un verano indagando, lo pasamos genial, lo recuerdo mucho.

    Y el relato es triste pero muy interesante.

    Un beso fuerte, querida Tracy.
    Marchamos otra vez a la montaña, vamos y venimos ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fuerte. Me imagino lo bien que lo pasaríais.
      Que seas feliz en tu montaña.

      Eliminar
    2. Qué fuerte. Me imagino lo bien que lo pasaríais.
      Que seas feliz en tu montaña.

      Eliminar
  7. Que entre a la casa...y si está Él???
    Ohhh

    Besos intrigados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si está él... sería el resto de la historia más alegre, jejeje

      Eliminar
    2. Si está él... sería el resto de la historia más alegre, jejeje

      Eliminar
  8. Tal vez esa mujer busca a alguien a quien atraer, para no estar más sola.
    Bien contado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... o quizás se esté buscando a ella misma.

      Eliminar
    2. ... o quizás se esté buscando a ella misma.

      Eliminar
  9. Ostras, qué fuerte. Me encantan esos misterios, da yuyu...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí no pero parece como si me gustaran.

      Eliminar
    2. Pues a mí no pero parece como si me gustaran.

      Eliminar
  10. Si te lo tengo dicho: hay muchos fantasmas...
    Menos mal que tu texto nos trae la belleza del fantasma literario.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del fantasma literario y la belleza mulata, jejejeje
      Gracias Pitt

      Eliminar
  11. Me crees si te digo que amplié la fotografía lo mas que pude para ver si había alguna mancha?..wowwww...que buena historia, como para terminar el fantasma fuera de la casa y ella atrapada en viejo caserón...bss...un gusto leerte

    ResponderEliminar
  12. Lo que es un gusto es leer los comentarios que me haces.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  13. Sabía que este jueves nos traería relatos muy inspirados, historias del pasado que mueven los cimientos de nuestras propias vidas y así ha sido. Tu relato es magnífico. Me encanta tu historia. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por conducirnos en este jueves y regalarnos tu tiempo para hacerlo.

      Eliminar
  14. Ohhhhh, tu has desvelado la identidad del fantasma que yo había envuelto en metáforas! Cuánto que contar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Una historia con ribetes mágicos que merecía ser contada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás esté contada, la verdadera historia, en algún legajo lleno de polvo...

      Eliminar
  16. Muy bello relato, descubrir cosas resulta a veces casi como un juego, así ves las cosas de diferente forma.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un juego que a veces puede tener su riesgo.

      Eliminar
  17. uy! estremecedor relato! desearia saber como continua...
    Muy bueno Tracy
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Me gustan los finales abiertos, aunque hay uno que gana por goleada.
      Besos.

      Eliminar
  18. Una hermosa historia sin duda alguna. Como alguien te ha comentado, tal vez se encuentre con un pescador descendiente de aquel que enamoró a la mujer del indiano y al final el amor, mucho tiempo después, triunfe sin obstáculos. Puede ser la trama de una novela.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar