jueves, 14 de julio de 2016

JUEVEANDO CON EL OLVIDO

Nos conduce Gustavo, antes de que se me olvide aquí podéis pinchar si queréis leer


A LOS QUE SE OLVIDARON DE RECORDAR

Hoy es jueves??? no lo sé, tampoco sé qué debería hacer...
 Todos los jueves tengo algo, pero no logro acordarme qué es.
Voy a empezar por levantarme, echo un pié... luego otro pié... cogeré el vestido verde, ese me sienta muy bien, luego me meto en la ducha ¿dónde estará? ¡¡¡No lo sé!!!
 La casa es un laberinto lleno de puertas cerradas, no sé por dónde ir al mar, si lo pudiera mirar y si lo pudiera oler...
No encuentro las zapatillas, ¿dónde las dejaría ayer?
mejor le pregunto a la chica, esa que anda por aquí, si me acordara de su nombre:
-¡¡¡Eh!!!, oye tú... ven...
Pero no sé qué decirle, empecemos otra vez: sólo recuerdo que es jueves, ¿jueves...? supongamos que lo es. Tengo que escribir algo aunque no recuerdo  que es. voy a esperar un ratito seguro que me acordaré.
 Pero...¿dónde lo escribo, en papel? o en esta servilleta? o mejor en el mantel? pero... no quieren que coja tinta, ya sé lo que voy a hacer, me iré hacia la cocina y allí escribiré con la salsa de tomate de las lentejas de ayer.
Ahora me acuerdo... si yo venía a comer...
Cogeré la cafetera y al baño la llevaré. El café huele muy bien, me perfumaré con él.
¡Vaya por dios!, cómo me he puesto, ahora tendré que cambiarme de piel, porque estas manchas no salen y como esa bruja me vea, me reñirá otra vez.
-Mamá tengo mucho miedo, no quiero que venga ella, ven tú y me bañas entera como lo hacías ayer y luego peinas mis rizos, prometo que no chillaré. 
-Mamá ¡por favor, no tardes! antes que venga esa bruja, que mi hija dice ser,  cuando yo sólo tengo una madre que me cuida y me hace bien. 
-Mamá mejor te espero en la cama, ven deprisa, estoy manchada, tengo frío, arrópame...  
-Ven pronto, mamá, que es jueves y tengo algo que hacer, necesito que me digas lo que es.

54 comentarios:

  1. Te has superado, es un texto precioso, y me asusta añadir mucho mas para no romper la magia que le has puesto. Cuando mi madre me pregunte quien soy le diré que soy su madre, no quiero que me vea como a una bruja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo firmemente que llegsdo el caso, Dios no lo quiera, la madre es lo único que te remueve por dentro.

      Eliminar
    2. Creo firmemente que llegsdo el caso, Dios no lo quiera, la madre es lo único que te remueve por dentro.

      Eliminar
  2. Ufff conocí de cerca un caso así y tocaba el corazón...como tú hoy...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios no conozco a nadie así, pero le tengo tanto miedo...

      Eliminar
  3. Yo quería comentar, pero olvide lo que estaba pensando, mejor lo dejo para el otro jueves...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dejes que lo mismo otro jueves estás peor.
      Bueno, con esto no me gusta hacer bromas, lo siento.
      Un beso

      Eliminar
  4. Me he emocionado al leerlo.Nuestro recuerdo y cariño a esas madres q nunca podremos pagarle el amor con el q nos criaron.UN beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de verte por aquí de nuevo aunque sea con un tema tan terrible.

      Eliminar
  5. Uf!
    Que estrés me has provocado, encima me ha venido el alemán a la mente...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Supongo que nunca nadie deja de ser niño y necesitar a su madre. Es un texto conmovedor, Tracy.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ay Dios... que miedo me da que un día...

    Uffffff

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El ser tiembla ante tus lineas
    Cariños

    ResponderEliminar
  9. Es un texto muy tierno y real, he conocido casos así ...
    Excelente, Tracy.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  10. No quisiera sufrir de eso,
    porque lo que más quiero
    es mi memoria y lo que más temo
    es el olvido...

    (Pero no olvidé publicar algo acerca del olvido...)

    ResponderEliminar
  11. Eso está bien, que mientras tu memoria aguante, no nos prives de tus entradas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Magnífico. Has conseguido transmitir todo sin hablar específicamente de ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Te he leído y me parece una genialidad, no me olvido de tí aunque la pérdida de memoria es un drama más que nada para el entorno. Que no la pierdas nunca tracy.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. A pesar de la dureza del tema en torno al cual gira este maravilloso relato, me ha dado ternura esa voz que llama a su madre y esos ojos que ven el cuidado materno encarnado en su hija.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso salva la dureza del relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Comencé leyendo tu relato con una sonrisa pero se me congeló al final!
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Es como un viaje en espiral situándote en el centro. Mientras todo cambia, tú, en el medio, pierdes el norte más no la esencia.
    Es duro, muy duro...

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo sabría explicar, solo temo la dureza y crueldad del problema.

      Eliminar
  17. Una de tus mejores entradas, sin duda alguna. Me has emocionado.
    Saludoso y besos

    ResponderEliminar
  18. Magnífico tu relato, y real y triste, muy triste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la realidad estannnnnnnnnnnnnnnnnnn triste...

      Eliminar
  19. Has logrado sumergirnos en ese laberinto de la mente enferma de quien padece ese mal que tanto destruye, desde los recuerdos hasta la noción de la propia identidad. Muy duro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar lo que has sentido al leerme.

      Eliminar
    2. Extraño como lo es la mente humana en proceso de deterioro galopante.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Extraño texto. Pero si se trata de olvido...bueno pues.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
  21. Como has sabido ponerte en la piel de la anciana, eres genial! Te comportas como una niña traviesa haciendo travesuras, porque aunque es duro, esta es la cara más dulce del Alzheimer, recuperar un trocito de la infancia. Precioso relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que a todo le saques positividad., lo digo por lo de la cara dulce del Alzheimer, que comentas.

      Eliminar
    2. Está bien que a todo le saques positividad., lo digo por lo de la cara dulce del Alzheimer, que comentas.

      Eliminar
  22. Todas las tardes me enfrento con algo parecido, y es duro, muy muy duro... tus palabras como siempre, perfectas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía... perdona si te he hecho padar un mal rato.

      Eliminar
  23. No soy especialmente valiente, pero sé que no soy cobarde. La única cosa a la que temo es a perder mi memoria, mis recuerdos, mis capacidades cognitivas, todo aquello que constituye la esencia del ser humano. Perder todo lo vivido. Eso sí, eso me produce miedo.Un miedo que me hace estremecer tan sólo de pensarlo. Lo has descrito muy bien Tracy. Sin duda, una de tus mejores entradas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento igual que tú.
      Gracias por valorar como lo has hecho mi jueves.

      Eliminar
    2. Siento igual que tú.
      Gracias por valorar como lo has hecho mi jueves.

      Eliminar
  24. Y cada día cuando me acuesto rezo: " Dios, no me quites la capacidad de razonar"

    ResponderEliminar
  25. Días así los tenemos todos, me temo.

    ResponderEliminar