viernes, 23 de septiembre de 2016

ESTA SEMANA MI TEMPESTAD LLEGÓ EN VIERNES, NO EN JUEVES

Esa tempestad desde cualquier punto de vista, según nos ha propuesto Inma, quien nos conduce esta semana.  Si tenéis curiosidad  podéis leer lo que contamos en su blog




El agua parecía estar tranquila, su transparencia casi hacía adivinar el fondo. Ella miraba su superficie, deseosa de refrescarse, hacía tanto calor esos días, que parecía que todo su cuerpo estuviera embadurnado de alguna substancia pegajosa de la que no era posible desprenderse.
Cuando por fin había decidido zambullirse en el agua, sin saber cómo, empezó a oír un ruido ensordecedor y el agua se llenó de trozos de hielo que flotaban en la superficie y se movían haciendo círculos concéntricos que a ella le parecían inmensos, como desgajados de un iceberg y con capacidad para provocar un tsunami. 
Se retiró al observar que poco a poco los trozos de hielo se iban haciendo más pequeños, convirtiendo el agua en un empedrado diminuto que la tenía absorta, sobretodo cuando contempló unas pequeñas hojas verdes... que iban apareciendo ¿serían algas?
La curiosidad por averiguar lo que estaba pasando, pudo más que el miedo que la tenía paralizada y empezó de nuevo a acercarse más y más al  agua hasta caer en ella. Fue en ese instante  cuando en sus movimientos estentóreos por librarse de una muerte segura, noto algo metálico que la sacaba de aquellas aguas procelosas que además tenían un sabor tan raro que acabaron dándole la puntilla  mientras oía una voz lejana que decía:
- Ya te dije yo, que la puñetera mosca me estropearía el Gin-Tonic.

47 comentarios:

  1. Jejejeje

    Muy bueno.
    Sorpresa conseguida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, porque sorprenderte a ti es altamente difícil.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Aplausos: plas, plas, plas.

    Este me encantó.
    Jajajajaj el final lo bordaste.

    Besos, prima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias prima, un lujo esos aplausos viniendo de ti: Muack!!!

      Eliminar
  3. Genial y todos los sinónimos. Eres una maestra del relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja eso de maestra, me ha llegado al alma porque es señal de que me quieres mucho: gracias.

      Eliminar
  4. Gracias Tracy.
    Me he reído bien agustito, casi hasta quedar tan borracha de risa como la mosca de ginnnn.
    Un final tan simpático como inesperado.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más importante, que te hayas reído hasta quedarte relajada.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  5. Jjajajaja muy bueno Tracy!
    Genial remate.
    ; )

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Para la puñetera mosca, una tempestad como otra cualquiera, para la voz lejana, la disyuntiva entre pedir otro y joder el presupuesto o... salvar a la mosca con discreción y seguir con la fiesta.
    Tu entrada bien merece un aplauso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mosca no había forma de salvarla del coma etílico en el que había caído.

      Eliminar
  7. Las moscas me recuerdan a los políticos, siempre incordiando (por utilizar un lenguaje aséptico...).
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has sido muy fino al catalogar a los políticos. Eso te tienen que agradecer.

      Eliminar
  8. Jajajajaja, qué bueno, Tracy! Sorprendente :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lo mejor, el sorprendente final, aunque todo el relato es ágil y se lee con facilidad.
    A mí no me molestan las moscas excepto en la comida. En mi balcón vienen dos al calor de la barandilla cuando el otoño aparece.
    Salud, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las moscas son tannnnnnnn desagradables y asquerosas que te comprendo perfectamente.

      Eliminar
  10. Volviendooooo al día a día y mira tú que son cojoneras las muy...

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  11. Jajaja!! Qué grande!! Me encantó, Tracy… xD

    Bsoss enormes y muy feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que habéis acogido este relato estupendamente, así es que en nombre de la mosca protagonista: Gracias.

      Eliminar
  12. Sorprendida y con una buena sonrisa me has dejado. Esta vez ni por asomo me esperaba el final. Te felicito muy bien narrado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que te haya sorprendido, jejejejeje

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. A las sorpresas tienes que estar bien acostumbrado tú, no sé porqué te sorprendes tú.

      Eliminar
  14. Muy bueno ese surrealismo con que has impregnado tu tempestad particular.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Aplauso!
    Muy bueno, Tracy.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga, no sigas aplaudiendo, ya basta

      Eliminar
  16. Una tomenta de risa. Esto es lo que me ha provocado tu entrada. muy buena, por cierto. un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja y a mí tu comentario con su "tormenta de risa", jajjaja

      Eliminar
  17. Muy bueno, es que aun no paro de reir, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien hacer reír a la conductora del tema propuesto, jejeje

      Eliminar
  18. Jajajaja una tormenta de risa la tuya.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Maagnífico desarrollo y mejor final Tracy. Una mosca fallecida con coma etílico y un gin-tonic estropeado. Me encantó.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajajaja... Tracy, sé que me repetiré, pero sos única y genial!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Madre miaaaaa, es pa quitarse el sombrero. Genial!!! jajajajajaja
    Un besazo

    ResponderEliminar
  22. jaja esas son las tormentas a las que me gusta enfrentar!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Jajaja...qué divertido y original relato!La verdad es que estaba bastante "mosqueada"hasta llegar a la sorpresa final!
    Muy bueno!
    Un beso

    ResponderEliminar