sábado, 3 de septiembre de 2016

LA CASA DE LOS DRAGONES

Se encuentra en Ceuta y es uno de sus edificios más emblemáticos.
Su construcción se debe al arquitecto valenciano Cortina Pérez y fue construida por los hermanos Ricardo y Francisco Cerni, este último fue alcalde de la ciudad desde finales del XIX a los primeros años del siglo XX y mandó poner las iniciales de su hermano y suyas  (RFC)  en un anagrama situado en su fachada, me imagino que para que pasara a la historia quienes habían sido sus promotores. 
En la parte superior del edificio se sitúan los cuatro dragones que le dan nombre, hechos por el escultor Antonio Romero Vallejo y que se colocaron en 2006, ya que los originales se quitaron en tiempos de la II República Española, cuando el edificio fue alquilado  al Casino de Marruecos por sus propietarios.
Es interesante recorrer su historia:
Primero fue vivienda de la familia Cerni y cuando murió Francisco la propiedad pasó a los hijos de su hermano Ricardo.
Tras la Guerra Civil la alquiló  Falange Española para poner en ella sus oficinas.
En 1946 se vendió a las misioneras de la Inmaculada Concepción que la reformaron interiormente  para hacer un colegio, dejando algunas habitaciones para que se hospedara el Obispo cuando visitara la ciudad.
Más tarde las monjas  alquilaron la planta baja a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad ceutí , excepto la parte que ya estaba alquilada a la Sociedad Benhamú.
Cuando las misioneras decidieron vender el inmueble se lo ofrecieron a los inquilinos que había, la Caja renunció  y la compró el Sr. Benhamú que la rehabilitó en su totalidad. 
Haciendo este recorrido se pueden sacar muchas conclusiones de los poderes facticos de la época, que prácticamente no han variado. Incluso se están relacionando los adornos arquitectónicos del edificio: hojas de acacia, dragones o bóvedas,  que son muy significativos  en la masonería, con la pertenencia de los Cerni  a la Logía Ceutí nº 50.
¡¡¡Ay si sus muros hablaran!!!

38 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Más por lo que guarda, que por lo que se sabe de ella.

      Eliminar
  2. Muy buena explicación, los edificios tienen vida propia y cuando la conocemos los miramos con otros ojos. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces tienen más vida que las personas.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Si hablaran sus muros muchas de sus historias darían yuyu...
    Desde luego la casa es curiosa...

    Besos y buen sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ya dan yuyu sin que hablen... Imagínate...

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ... las monjas, el obispo, la masonería... ¡Cóctel potente!
      Besos

      Eliminar
  5. ¡Qué interesante, Tracy, la historia de la casa, que se aprecia magnífica!.

    Un gusto poder volver a visitarte y leerte, amiga. Un abrazo. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida María, celebro que te haya interesado este entrada
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Acerté! Espero que me regales una cerveza y no un té :P
    Es muy bonito el edificio y muy interesante lo que cuentas. Estuve en Ceuta hace un porrón de años.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estuviste hace un porrón de años, no estarían puestos aún los dragones ¿no?

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Me pareció interesante y por eso le dediqué la entrada.
      No me des las gracias, en todo caso yo a ti por comentar.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Y Franco odiando a los masones porque a el no le dejaron entrar...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Es para inspirar ficciones épicas, con dragones.
    Interesante lo que contás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo que de ahí sacarías tú una novela, jejejeje

      Eliminar
  10. Ahh, con razón la hinchazón, los dueños eran sonsones.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Un magnífico reportaje sobre una construcción espectacular.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  12. No he tenido que buscar pues lo dices de entrada pero esos dragones tienen que ser impresionantes... Destacan tanto en la fachada que da la impresión de estar moviéndose en ella.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad le dan movilidad a la estructura, parece como si quisiera echar a volar.

      Eliminar
  13. solo de ver la foto me trajo recuerdos a una serie animada de años atrás llamada "Gargolas" o tambien a los Cazafantasmas

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No las he visto nunca, pero puede se ser, si tú lo dices. Algo fantasmagórico ¿no?

      Eliminar
  14. La verdad es que es muy interesante lo que has dicho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por lo menos sirvió para que salieras de tu letargo, me alegro.
      Besitos.

      Eliminar
  15. Un descubrimiento, Tracy, ya que nunca había oído hablar de este espectacular edificio.

    La masonería siempre me ha intrigado, quizá porque cuando era niña se asociaba a "los malos" de los que se inventaron miles de leyendas a cual más extravagantes y sangrientas, sólo porque no cayeron bajo el yugo del Generalísimo.

    Un beso y feliz y caluroso verano, que lo disfrutes mucho, de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las hordas judeo-masónicas ¿no?
      Conviene conocer la historia para deshacer conceptos que nos metieron a machaca martillo.
      Besos

      Eliminar
  16. Desde luego la casa es preciosa, pero con los dragones es más que impactante, y a mi que me encantan estos bichos.....besos.

    ResponderEliminar
  17. Para gustos... colores, jejejeje Lo digo por lo de los dragones.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado mucho tu entrada, entre otras cosas porque no conocía el edificio. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  19. Interesantísimo! me ha gustado mucho participar y leer tu relato.
    Beso y gracias por pasar por mi casa

    ResponderEliminar
  20. Pues pasé unas cuantas veces por allí y apenas la recuerdo, ya ves. Estuve en Ceuta como muchos, por aquello del servicio militar obligatorio, hace 33 años y cada vez que salía lo hacía calle Real adelante.
    Me ha gustado conocer la historia y si la reconocí fue gracias a los comentarios de los otros compañeros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Bonito edificio. Ya no se construyen edificios bonitos.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por esta crónica. Si voy a Ceuta,
    me acordaré de ti.

    Besos

    ResponderEliminar