jueves, 29 de septiembre de 2016

JUEVEANDO CON LOS OLORES Y SABORES DE LA INFANCIA

Leonor nos cita con este tema que seguro a tod@s nos hará recordar cosas entrañables o no, lo podéis averiguar aquí




OLORES  Y  SABORES DE LA INFANCIA


Dicen que el sentido con más memoria es el del olfato y es verdad, cada vez que huelo a un cocido de los de antes, me vienen a la memoria tantos recuerdos...

La cocina de casa de mi abuela era grande, con mis ojos de niña la contemplaba como la habitación más bonita de la casa, quizás porque nunca se encontraba sola, tenía un ir y venir que ahora, desde la atalaya de  la edad, casi la comparo con la plaza del pueblo, era foro de conversaciones,  el único lugar de la casa en la que bullía la vida y a la que no tenía vedada la entrada porque siempre había alguien en ella: los desayunos con su olor a pan tostado en la lumbre, se empalmaban con la llegada del  cesto de la compra, aquel que tenía dos tapas por las que asomaban las acelgas y que me ponían de mal humor sólo verlas.
 Recuerdo que el sacar la compra llevaba a esa conversación recurrente de lo que se iba a poner de comer a mediodía y a la noche. 
 Inmediatamente seguía la preparación de la comida en una enorme mesa de madera rústica, con un gran cajón  donde se guardaba el pan y al que yo iba y venía cuando el hambre se hacía notar "abuela sólo un trocito" y me lo daba no sin antes decir "te vas a quitar la gana de comer...." A continuación me iba al pico de la mesa, en el que tenía asignada una banqueta, donde no estorbaba, para llevar a cabo mi cometido: pelar los ajos. Ahora me pregunto ¿todo llevaría ajos? ¿o es que me los daban para tenerme entretenida?, después de pelarlos venía el majarlos con perejil que cogía de una maceta, y la sal que, previamente a echarla en el mortero, tenía que enseñarla, no se me fuera ir la mano. La tarea del majado duraba bastante,  a mi abuela y a mi madre les parecía que nunca estaba bien triturado
Por fin se ponía el cocido. Me gustaba su olor desde sus primeros hervores y me envolvía en sus vahos, como si del más rico elixir se tratara, la casa quedaba impregnada de ellos desde que se entraba por el portal.
Mientras se hacía esta suculenta olla, cuya elaboración duraba toda la mañana, se aprovechaba para lavar: en la misma cocina, al lado de los fregaderos que parecían de mármol blanco, estaba la pila que era negra de piedra brillante y en la que se echaba la ropa mientras lo olla hervía a  fuego lento.  
 A esa pila mudaba yo mi banqueta porque me encantaba meter las manos hasta el codo y chapotear, poniéndome perdida y llevándome la consabida regañina y la amenaza de no volver a pisar la cocina, amenaza que surtía su efecto.
Aún quedaba el ritual de la ensalada, recuerdo el olor a pepino recién partido y a mi madre poniéndome una tira de su mondadura, sobre mi frente y sobre la de ella, porque decía que refrescaba mucho.
Hoy día se la pongo yo a mis nietos, lo que no le puedo poner son esos platos suculentos del cocido de antes porque dicen que son demasiado potentes para los tiempos que corren en los que todo lo que comemos debe ser "light"
Ellos se lo pierden porque lo "light" no tiene olor y no guarda recuerdos.

53 comentarios:

  1. De mi infancia, recuerdo dos olores que hace tiempo no he vuelto a oler, el de una manzana y el de un tomate, lo busco en lo ecológico, pero nada, no lo encuentro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Podría decir algo similar, apoyado en esos recuerdos que tienen tanto que ver con el olfato. Ahora, la cocina ha dejado de ser grande y el foco donde encontrarse con el resto de la familia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que estuviéramos hablando de la Edad Media y sólo fue antes de ayer.
      Un abrazo encantado de verte por aquí.

      Eliminar
  3. Preciosos recuerdos Tracy, qué verdad es que ellos se lo pierden. Nuestros recuerdos son muy valiosos y yo como abuela intento dejar huellas en mis nietos pero no sé si lo estaré consiguiendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo hago yo, pero tampoco tengo la seguridad de estarlo consiguiendo, esperemos que sí.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Yo también pasaba mucho tiempo en la cocina de mi abuela.
    Me encantaba estar allí con ella...aysssss
    Y sus guisos...

    Besos nostálgicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que lo de los guisos de la abuela , no es sólo un slogan para traer clientes a los restaurantes actuales.
      Besazo.

      Eliminar
  5. Recuerdos parecidos, la cocina de mi abuela era mas pequeña, tenia al lado una sala con una mesa sobre la que había frutas y huevos duros y muchas veces bandejas con dulces que se estaban enfriando antes de meterlos en tarros de cristal. Cocino poco pero mi cocido huele como el de antes y casi sabe igual. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si me invitas alguna vez porque yo soy la primera que lo hago deslavazao, ni es chicha, ni limoná.

      Eliminar
  6. ¡Ummmmm! Qué bien huele en esa cocina... mejor sabrá.
    Felicidades por tu relato.
    Un cocido como debe ser
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Resulta tu entrada muy entrañable, me has hecho reír . tengo un huerto y mis nietos me dicen por favor abuelo, pimientitos si, tomates sí; pero¡Por Dios no le trigas acelgas a los papás.
    Me has llenado de nostalgia y has hecho revivir en mi los oleres de aquella cocina bilbaina (de hierro)
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no te preocupes que cuando sean mayores las comerán, como yo las como ahora.
      Un beso.

      Eliminar
  8. el aroma a comida a pan dulce de fiestas me llego a la memoria
    dulce texto

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Ya te digo, fíjate de un olor todo lo que he sacado.

      Eliminar
  10. La cocina y el lavadero, dos centros donde había siempre diversión y olores emocionantes para los niños que fuimos, eh, Tracy.

    Mis recuerdos siempre empiezan por un olor.

    He disfrutado mucho con este relato nostálgico, tan visual y oloroso.

    Ahora la comida apenas huele, porque ya no se hacen esos guisos que cocían a fuego lento horas.

    Me pregunto ¿qué olores van a recordar nuestros nietos? Mi nieta pequeña dice "huele a yaya" a mi colonia. Ella quiere que le ponga un poquito para oler a yaya.

    Aunque también triunfan los sabores, nada para ella como los macarrones de la yaya.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cocina el centro neurálgico de una casa, quiero pensar que lo sigue siendo.

      Eliminar
  11. Eso es, los niños no recordaran historias tan bellas como la tuya, con tanto light...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás recuerden la emoción de abrir una lata y lo mismo eso en la mente de un niño es una fantasía. ¿quién sabe?

      Eliminar
  12. !Que lastima que vayan desapareciendo las abuelas y no solo se acaben esos recuerdos, sino que se acabe una manera de vida, seguro que mas trabajosa, pero menos participativa y entrañable!.
    Lo que es seguro es que una casa no huele igual con la comida hecha en puchero de barro que con la Thermo Mix.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja no hombre, las abuelas no desaparecerán, afortunadamente, jajajaja

      Eliminar
  13. Te juro que me has hecho oler los aromas de esa cocina, nada que ver con las de ahora, minúsculas e incómodas, yo tengo cocina-comedor-salón, solo separados por una barra que hace de mesa y cuando cocino sirve para preparar las cosas, que yo siempore he necesitado mucho espacio, pero no podria conseguir esos olores de ninguna manera, soy mal cocinero, pero no por nada, no me gusta cocinar, me pongo muy nervioso, debe de ser porque casi nunca lo he tenido que hacer, sin embargo siempre me he alimentado bastante bien, pero no me saques de la cocina de supervivencia, que no valgo para nada... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo jures, si tú me lo dices, me lo creo.
      No te pongas tan inútil que no te voy a decir que me invites a comer, jejejejeje

      Eliminar
  14. Y si, tienen razón. Yo cada vez que mis amigas me ofrecen una taza atole de arroz pienso en mi abuela y me siento como en casa.
    Un beso.

    http://casaamantera.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué e atole?
      Encantada de que hayas venido por aquí, siéntete como en casa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Mi abuela me crió y parte de mi niñez la pase en la cocina aprendiendo a escribir.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vive Dios! ¡qué bien te enseño tu abuela!

      Eliminar
  16. Estoy convencida de que el olfato es el sentido que más rápido y potente conecta con el pasado.
    Me ha gustado acompañarte.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me ha gustado que me acompañes.Gracias.

      Eliminar
  17. Sí, estamos viviendo en una era que es como el agua pura, incolora, inodora e insípida. La comida no desprende aromas y no tiene sabor, excepto claro los sabores que se agregan, el ketchup, por ejemplo, que la gente agrega a todo. No se a que llamas un cocido, pero debe ser algo similar a lo que aquí llamamos una cazuela, que es una sinfonía de sabores y aromas... y que, por supuesto, a los niños no les gusta, porque prefieren un pollo desabrido acompañado de papas fritas con mayonesa y ketchup.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cocido muy típico en España, aunque se dice que es de Madrid, se come en todos sitios con las variantes específicas de cada lugar.
      Se hace con garbanzos, verduras y carnes de pollo, ternera y jamón
      Es un plato muy contundente.

      Eliminar
    2. Es algo distinto. La cazuela lleva: carne de vacuno (o de ave), zapallo, papas, choclo, ajo, pimentón, zanahoria, porotos verdes y arroz.

      Eliminar
  18. Comemos plástico coloreado.
    Que pena todos aquellos sabores que ya se han perdido.
    Seguimos evolucionando hacia el abismo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Sí, cuántos recuerdos, Tracy, asociados a la cocina.
    Me has trasladado a la de mi abuela.
    Un relato precioso. A fuego lento, con armónico fuego, con amor.
    Mi madre sigue cocinando así todos los días ...
    No podemos perderlo, procuro hacerlo.

    Un beso muy fuerte.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre también cocinaba así, yo sólo lo hago cuando vienen mis nietos.

      Eliminar
  20. Qué delicia esos recuerdos, y qué bien narrados, Tracy! La solemnidad quizás de aquellas ceremonias culinarias son lo que más nos han quedado de esos años de infancia en los que, con poco, éramos muy felices.. o al menos, así los recordamos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si recordamos que éramos felices, es porque realmente lo éramos, creo yo.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Recuerdo esos infernillos, y todos esos olores. Yo también los he conocido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. UNo de mis platos favoritos que además alimenta el espíritu si, como en tu caso, va unido a las dulces sensaciones de la niñez.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta el cocido en cualquiera de sus variantes y debe ser por esos recuerdos de mi niñez.

      Eliminar
  23. En aquella sencillez residían todos los aromas...
    y con ellos los recuerdos siguen vivos.

    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  24. Como decía mi madre: -Este cocido resucita a los muertos. Estoy seguro que el tuyo era igual de bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Que hermoso recuerdo... y es que las cocinas de las abuelas tenían eso, el perfume a "hogar"...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Uy, cuantos recuerdos que me has hecho vivir leyendo todo lo que cuentas... Qué tiempos! Los he vivido bastante parecidos. En la cocina, donde se hacía vida. Todo! Se cocinaba, se comentaban los hechos más notables, se comía... y en mi caso, solíamos pasar las tardes del invierno bajo una enorme chimenea. Alguna cabezadita de los los mayores, mientras los peques salíamos los a la calle a jugar si no llovía y si llovía también!
    Todo eso son recuerdos que se irán con nosotros. Los peques de ahora ya no conocen ni conocerán, ni siquiera entienden. Son aromas del pasado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Qué recuerdos, Tracy. No dejes de hacerles esos cocidos a tus nietos, lo light es una chorrada como una catedral, yo ya estoy harta de que nos digan qué comer y que en realida todo haya perdido tanta calidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Que diferencia ahora que lo más pequeño de las casas suele ser la cocina....tus recuerdos me han llevado a los mios, a ese pan tostado en el fuego, a esos dias de invierno si apenas apartarse del fuego, precioso. Besos.

    ResponderEliminar
  29. La cocina y la preparación de la mesa es un ritual que esconde más que una tradición. Aquí se observa cómo cada uno ocupa su silla o taburete para comer y estrechar aún más los lazos externos, internos, todos afectivos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Creo que los olores crecen con nosotros y cuando captamos uno que nos recuerde la infancia, nos hace inmensamente felices.
    Salu2 olfativos.

    ResponderEliminar