jueves, 29 de marzo de 2018

JUEVEANDO CON LAS IMÁGENES DE DEMI

El Demiurgo nos ha pasado una serie de dibujos suyos para que sobre ellos escribamos, yo he elegido éste, a ver qué sale; si queréis leerlo pinchad aquí



Entró en prisión por robar aceitunas en los olivares que estaban al lado de los caminos.
No tenía otra forma de subsistir en aquella época de hambruna que siguió a la guerra civil y que casi duró más que ella.
En la noches de frío invierno se echaba un saco al hombro y a la luz de la luna unas veces y otras con las ráfagas de los escasos coches que pasaban por los caminos, ordeñaba el preciado fruto que a la mañana siguiente vendía a las puertas de los mercados, para dar de comer a sus churumbeles. En más de una ocasión los guardias hicieron la vista gorda y le perdonaron a cambio de llevarse  el tan preciado saco. Hasta que un día harto de que le robaran las aceitunas llenó el sacó de piedrecitas y sólo puso aceitunas en la parte superior.
Fue ese día, y no otro, cuando lo  metieron en la trena, vigilado por un ojo amenazador que a él se le antojaba que espiaba sus más profundos pensamientos.
Los guardias tenían mal perder.



58 comentarios:

  1. Bonita historia de tu tierra.
    Beso de aceituna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De mi tierra o de cualquiera, porque las aceitunas se pueden cambiar por otra cosa del lugar.

      Eliminar
  2. La imagen te ha llevado mucho tiempo atrás, (recuerdos leídos, no vividos) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, las cárceles de hoy son hoteles de cuatro estrellas.

      Eliminar
  3. Esas torrijas y paella me abren el apetito de tan buena pinta que tienen.
    Lo bueno de estos días es que disfrutamos de esos placeres y nos olvidamos de guardar la línea.
    Buena semana, que la disfrutes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no hay torrijas ni paellas, eso quisiera el protagonista del trullo

      Eliminar
  4. Que interesante relato.
    Tal vez no haya sido una buena idea usar esa estratagema, pero su situación era desesperada.
    Muy malos perdedores los guardias.
    Inspirado relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace mucho tiempo, afortunadamente, eso era un relato de realidad.

      Eliminar
  5. Este relato puede ser una anécdota de un caso real , por que en aquellos años , y más según lo describes , por robar una gallina para poder dar de comer a tu familia , si te pillaban te metían a la cárcel y te molían a palos , lo mismo que ahora ,solo que los que roban hoy día no pasan tanta hambruna , ya que a esos no les falta de nada y no los muelen a palos , saludos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón Flor, los ladrones de hoy no roban para comer, sino para ser cada vez más ricos.
      Un beso

      Eliminar
  6. Al menos no lo torturaron.
    Este tuvo suerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillo!,¿quien sabe? el relato no lo cuenta, ahí va la imaginación de cada cual.

      Eliminar
  7. Parece que este dibujo de Demiurgo ha dado mucho juego porque es la que he visto que más ha inspirado entre los relatos jueveros.

    Besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es el que más se ha repetido, me gusta porque se ve las distintas lecturas que le da la persona que mira el dibujo

      Eliminar
  8. ¡Ay qué ver!!!
    Pobre hombre.
    Buen relato.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  9. Una frase final sorprendente.
    Interesante relato, Tracy.

    Un beso muy fuerte.
    Todas las procesiones de la tarde se han suspendido, la lluvia no da tregua ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el sur se están salvando, hasta mañana, hoy, que parece que lloverá.

      Eliminar
  10. Mmmmm no se Tracy si esto tiene moraleja...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que cada cual se la saque, si la tiene.

      Eliminar
  11. Una historia tan cruel como la España que le da escenario querida amiga Tracy.
    Me encanta recordar aquellos tiempos ... ay deu meu, cuán distintos eran, los tiempos ... y nosotros.
    Feliz noche de jueves, pro Dios, ya pasó otra semana y yo aquí jueveando como en el juego de la Oca, de jueves a jueves. Tendré que aplicarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos han cambiado, ahora los que roban no lo hacen para comer, jajajajajaja

      Eliminar
  12. Y tuvo suerte de que no lo baldaran a palos... :)
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  13. La pasma siempre a lo suyo, garantizado.

    ResponderEliminar
  14. Vaya historia tan movida y conmovedora. Sí, coincidimos en el cuadro pero no en el desarrollo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se te parte el alma de pensar qe eso fuera verdad.

      Eliminar
  15. Sabes, me parece muy real.

    Tienes una gran imaginación, Tracy.

    Mil besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú dices en tu entrada de hoy:
      "Un tiempo de otro tiempo, que a veces duele a tiempo"

      Eliminar
  16. Se vengó, aunque, el pobre, sufrió las consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... se vengó y evitó que le robaran el pan de sus hijos, pero lo pagó.

      Eliminar
  17. Me encantó, tan certero el relato que no conoce tiempo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Oh! joo qué mala suerte! Intenso el relato... me gusta mucho las versiones que cada uno hace de los dibujos!
    Bss

    ResponderEliminar
  19. ¡Genial el final! Llenar el saco con piedrecitas... muy original. Una pena que le mundo funcione así y acabase en la cárcel.
    Besos jueveros, Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una pena pero a veces puede suceder. La realidad aventaja a la fantasía.

      Eliminar
  20. Como siempre que te leo..tus historias son cortas pero sorprenden gratamente...besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco que me lo digas, eso me hace seguir hacia adelante.

      Eliminar
  21. Breve, concisa, pero impactante. A pesar del peso de la bota que aplasta al protagonista, compartes con él y te alegras de esa venganza.
    ¡Feliz domingo de Pascua, Tracy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es verdad, te pones de su lado, del lado de lo que es justicia de la buena.

      Eliminar
  22. Mientras el poder es alimentado está ciego. Deja de darle de comer y te comerá a ti... Sin más. Triste pero cierto. Eso sí, sigue jugando con inquina.

    Me ha encantado esta historia que, con olivas o sin ellas, sigue siendo tan real.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué verdad más grande dices en tu comentario! "Si dejas de darle de comer al poder, te comerá a ti"

      Eliminar
  23. Tuviste bien inspirada en esa imagen de Demi ..y bien acertado de poner las aceitunas solo arriba , al menos el saco al quitarselo , no solo fueron aceitunas sino el peso de las piedras .. MUy original super acertado.
    Feliz domingo de Resurección.

    ResponderEliminar
  24. A veces no queda otra que apañárselas cuando la mano viene dura. Lástima que los gusrdias nunca son de seda.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Un relato muy original y que además trata de un tema que en ocasiones se da en la realidad a menudo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar