sábado, 18 de marzo de 2017

CARACOLEANDO


Como cada año por estas fechas, día arriba o día abajo, los caracoles llegan a las Plazas de Córdoba y a los ensanches de sus calles. De la noche a la mañana aparece toda la ciudad adornada por decenas de puestos que cada año compiten aparte de por tener los mejores caracoles, por la forma de ubicarlos de la mejor manera posible dentro de su entorno.


Es una tradición antigua y popular, se recogían en el campo, se preparaban en las casas y luego se vendían por las calles. 
De la venta ambulante, pasaron a ofrecerse en los bares de los barrios y poco a poco han ido conquistando su propio espacio, instalándose en pequeños puestos que se han ampliado y modernizado, hasta llegar  hoy día a constituirse en el pistoletazo de salida para la fiesta primaveral que hace que los cordobeses tomemos calles y plazas 

y al aire libre degustemos los distintos tipos de caracoles y sus diferentes formas de hacerlos que han ido pasando de padres a hijos, hasta llegar a nuestros días.

CARACOLES GORDOS EN SALSA



CARACOLES CHICOS EN CALDO


 el caldo está que te quita toas las tapaeras del sentío.

CARACOLES  PICANTONES


Sé que hay personas a las que no les gustan los caracoles, es más les da asco con sólo mirarlos y os lo dice una persona que no quería  ni oír hablar de ellos. Ahora me encantan los de caldo.
'AH! y por si tenéis otro tipo de reticencias ante ellos, os diré que no es cierta la frase que dice que...
"De lo que se come se cría"
Así es que no tengáis miedo y comedlos.

60 comentarios:

  1. Buen provecho, y a disfrutar que las fiestas son para eso reuniones, amigos risas y comida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la fiesta no es tal, sólo que cuado se sale de copas setoman unos caracoles.

      Eliminar
  2. Gracias a un empacho, hace unos años, soy de estos últimos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobrecillo! Así te pondrías de caracoles...

      Eliminar
  3. No me gustan los caracoles pero me parece una tradición curiosa que no sabía! Qué os aproveche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres la única, a mí misma no me gustaban aunque no los había probado y ahora... ¡mira tú1

      Eliminar
  4. Buena tradición. Me gustan Tracy.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. El tiempo que hace que no me como unos buenos caracoles no lo sabe nadie.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vente para acá que hasta mediados de mayo, están los puestos funcionando.

      Eliminar
  6. Yo prefiero los caracolillos de mar, pero no le hago ascos a ninguno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me gustan a mí. si es que no me privo.

      Eliminar
  7. Es precioso mantener las tradiciones. Nunca los he probado, ya veré si me animo a hacer una cata.
    Feliz sábado, Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que probarlo todo para ver si te gusta o no.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Aquí no los echan en la paella, pero sé de sitios en los que sé que los cuentan como ingredientes.

      Eliminar
  9. Me apunto a unos caracoles con una buena salsa. Por ejemplo, la que solía hacer mi madre.
    Por supuesto con un Valdepeñas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Rápida postdata: le hicieron la mamografía de siempre y en Abril volvemos para los resultados. Espero que como siempre, sigan siendo positivos.
    Gracias por tu interés y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis mejores deseos para ella y para ti.
      Un beso a ambos.

      Eliminar
  11. Quién no estuviera en Córdoba comiendo caracoles caldosos.
    El caso es que aquí en Catalunya también se podría, pero es que me dan tanta penica.
    Los recuerdo encerrados en la olla bien tapada para que se limpiaran y soltaran las babas. Se volvían locos, allí encerrados.
    Mi madre los preparaba y estaban deliciosos, pero yo me siento incapaz.
    Menudas entradas nos preparas, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero a lo bien trabajadas, Tracy.

      Eliminar
    2. Como pienses en eso no te los comes.

      Eliminar
    3. Y lo de las entradas... es lo que da el tiempo, ya vendrán los pestiños, jejejeje

      Eliminar
  12. Oye, Tracy, que envidia provocan siempre en mi tus entradas. Mi suegra, que era andaluza, de la zona de Baza, hacía unos caracoles que me pirraban, tanto que cuando los comía me caía el caldo por el brazo hasta el codo ... qué ricura, que envidia.
    Un abrazo y feliz fiesta del caracol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no los sé hacer, sólo los sé comer , jajajaja

      Eliminar
  13. Ooooh, a mí me encantan! En mi casa se comen por navidad y en fiestas de guardar únicamente, así que imagínate lo bien considerados que están.
    Lo que nunca había oído era lo de los caracoles en caldo. Si voy a Córdoba alguna vez, los probaré. Qué buenos!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí sólo se comen en estas fechas, cuando se abre la veda.
      Y si te gustan tienes que probar los caracoles en caldo, no sé si me gusta más el caldo que los caracoles, jejejejeje

      Eliminar
  14. Por estos lares en la época de lluvia los caracoles salen de paseo e inundan las huertas ¿estos bichos sirven para yantar?

    Un beso caracoleado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! a lo de yantar y a lo del beso.

      Eliminar
  15. Me alegro por esa tradición, que tan bien conserváis los cordobeses...Muy apetitoso y original, Tracy.
    Mi abrazo y feliz finde, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo bien que se está al solete del mediodía con un vinito y unos caracoles...

      Eliminar
  16. Pásalo genial, Tracy, disfruta de los caracoles y de todo lo demás.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son fiestas propiamente dichas, sólo que se pueden tomar caracoles en los puestos que hay en las calles y se pasa bien disfrutando de la temperatura primaveral que está en sus primeros albores.

      Eliminar
  17. A mi me dan un asco que no veas, soy uno de esos que citas a lo último del post... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo porque a mí antes también me daban asco, hasta que los probé.

      Eliminar
  18. Los de mar me encantan,pero los otros no.
    Y mirá que los probé en un sitio en Sevilla que era como la catedral de los caracoles,pero no...no me gustaron.
    Yo me beberé las cañitas o el montilla moriles...
    :P

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Sevilla los preparan totalmente distintos a como los preparan en Córdoba, a estos le tienes que dar otra oportunidad, a ver si te gustan y si o... pues nada, a más cabemos jejejeje

      Eliminar
  19. Qué rica tradición, Tracy. Tu entrada me hace antojar. Más porque no es platillo de cualquier día por acá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que están que se meten por los ojos.

      Eliminar
  20. Sinceramente, a priori no son de mi agrado. Pero si fui capaz de comer Surströmming en Suecia, que es un pescado podrido, no veo por qué no voy a probar los caracóles en Córdoba. :-)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terrible, jajajajaja, pero lo bajan con Vodka, y acompañan con pan duro (una galleta) y un queso cremoso blanco (el azul iría muy mal con tamaña delicatess) jajajajaja. Sobreviví, como ves jajajajaja y ellos felices por mi valentía en conocer una costumbre culinarias de este calibre. Besotes

      Eliminar
  21. ¡Qué ricos!
    Me encantan.

    Que los disfrutes.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Mi madre sabía cocinarlos muy bien, tanto los chicos como los gordos y a mí me gustan de las dos maneras,sin embargo yo jamás los he cocinado y cia.ndo lo consumo lo hago en un bar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa jamás se han cocinado, siempre los hemos comido en la calle. ¡Anda que su preparación no es trabajosa...!

      Eliminar
  23. Qué bueno que por allí se conserven las tradiciones!
    Besos Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además últimamente hay un resurgir de ellas..
      Un beso.

      Eliminar
  24. Otro motivo más para soñar en Córdoba, para dejarse arrebatar por el embrujo de esta ciudad, especialmente en primavera. Sabroso domingo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Córdoba todo pone su granito de arena para hacerla maravillosa. hasta los que han pasado por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Ay!
    Me encantan, todos. Los de tierra, mar, y porque no hay de aire que si no...
    Y qué buenos recuerdos de las caracolás en el campo XD!!
    Besos, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que mi entrada te haya traído buenos recuerdos.

      Eliminar
  26. No sabía de esta tradición culinaria y festiva en Córdoba.

    Era de las que no me atrevía a probarlos, me refiero a los terrestres, pero después de vivir 36 años en Cataluña es difícil que no lo intentara, y claro los probé, y me encantan sobre todo los pequeños en salsa picante. Los que se alimentan de hinojo eran los que hacíamos en casa y los recogíamos después de la lluvia. Quedaban de rechupete.

    Por Madrid se estila menos comer caracoles.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que en Cataluña también existía esta tradición.

      Eliminar
  27. Pues hace muchísimo que no los como. En mi tierra se suelen hacer los gordos. Yo he cogido caracoles con mi yayo y luego mi yaya hacía el guiso. Puff, esa salsa, ojalá pueda comerlos pronto de nuevo.

    Besos desde Flandes!

    ResponderEliminar
  28. Ojalá los comas pronto, aunque en Flandes... no sé, no sé.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Tengo recuerdos de pequeño, cuando me los comía. Ahora soy incapaz.

    ResponderEliminar