jueves, 2 de marzo de 2017

JUEVEANDO CON LA VENTANA INDISCRETA

Nos conduce Alfredo, si queréis cotillear por nuestras ventanas, venir a hacerlo en su blog




María vivía en régimen de alquiler en una corrala madrileña de esas que ya van quedando pocas  porque la fiebre del ladrillo las convirtió en otro tipo de viviendas más acordes con los tiempos.
Eran tres plantas alrededor de un patio, en forma de U, al que daban todas las puertas  y ventanas. 
En un principio el patio era el mentidero terrizo en el que lo mismo jugaban los chiquillos que las vecinas dirimían sus problemas,  mientras los maridos echaban la partidita o hacían todo tipo de chapuzas caseras.
María pensaba en aquellos tiempos, sabía que ahora la vida no era igual: el patio finamente enlosado había dejado de ser el centro de reunión de los vecinos que se habían replegado tras sus ventanas desde donde seguían fiscalizando las historias del vecindario. 
Atrás quedó aquella época en que se compartía la nada que tenían, se dolían con las penas ajenas y se alegraban con las pocas oportunidades que le daba aquella perra vida de la postguerra. 
A pesar de eso, ella seguía aferrada a su pequeño piso en el que permaneció a la muerte de sus padres luchando con todas sus fuerzas para que la propietaria no la echara de él.
¿Dónde iba a ir ella, casi rondando los ochenta?  a pesar de vivir sola, no se achantaba ante las presiones de la dueña del piso  para que lo dejara libre y así acabar con la renta antigua que pagaba María. quien le rogaba una y otra vez, tratando de ablandarle el corazón:
- Por favor Señora Juana, usted no comprende que yo me he criado aquí desde que nací, que he jugado en este patio con su madre y que yo he visto nacer a usted y a todas sus hermanas.
 ¡Ay... si si su madre viviera...!
La casa ya no es lo que era porque ha llegado gente joven que va a la suyo y que a penas nos cruzamos por los pasillos, pero yo con saber que la Señá Aurora y el Señor José viven arriba... estoy tranquila, Cuando me levanto por la mañana y veo ropa tendida entre una galería y otra... me da alegría porque recuerdo cuando mi madre me mandaba a tender y yo aprovechaba para pelar la pava con el José...
¡Pobre José!, si la maldita guerra no se lo hubiera llevado por delante, ahora estaría aquí y Usted me respetaría más, como lo hace con la Señá Aurora y su marido ¡somos los únicos que quedamos de los antiguos!.
Si todo esto no es suficiente para que me deje estar aquí hasta mi muerte, que ya no debe tardar en llegar, le diré que mi única distracción es sentarme tras mi ventana y ver la vida que transcurre a mi alrededor por eso sé las visitas que hace su marido a uno de los pisos de su propiedad que tiene alquilado a esa mujer extranjera a la que le cuido el niño cuando se va a trabajar por las noches.
Por cierto, que el niño es igual que su Juanito.

52 comentarios:

  1. Ya no se chismorrea en el patio, no hay correveidiles, no se canta la chica del 17 pero la anciana se aferra a su piso con lo que sabe hacer, anunciar su intención de propagar secretos. Un buen final. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Vaya con la Maria. Ochenta años, sí, pero acostumbrada a las ventanas indiscretas de la corrala, no se le escapa ni una.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es todo un personaje.
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Ese final es matador...ahora que se atreva a echarla!
    O tal vez por eso haya sentenciado su partida...
    Muy bueno,Tracy. Me ha encantado, aunque he de decir,que siempre me encantan tus jueves.
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran honor para mí que te gusten mis jueves. Gracias.
      Y respecto a los motivos que por la que querían echarla, no eran otros que la avaricia de subirle el alquiler.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Tracy, tienes arte y salero para escribir...Muy bueno y realista, humano, ameno y de sobresaliente...Felicidades, compañera...!!
    Mi abrazo y mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ala... ala... cuantos calificativos y todos buenos!!!, muchas gracias y muchos besos.

      Eliminar
  5. En ese tipo de viviendas, para el que era cocinilla y cotilla, estaba en toda su salsa. Se enteraba de todos los chismes de los vecinos, pero que les dijesen a ellos algo les jodía. Es cierto que se vivía como en una gran familia, pero yo prefiero lo de ahora. En mi tramo de calle, vivimos gente desde hace treinta y tantos años, y ni nos saludamos, pero claro en las grandes ciudades,esto es otra historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente las cosas han cambiado, aunque no todo lo que deberían haberlo hecho, porque los critiqueos siguen estando a la orden del día.

      Eliminar
  6. Se lo tenía merecido la Señora Juana...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscaba sacar más dinero, sin mirar las circunstancias que tenía María.

      Eliminar
  7. La vida no cambia nunca y hoy las corralas son los foros de internet, donde todo es público y se ve pasar la vida de los otros.
    Se chismorrea y se calumnia y se invita a los demás a odiar al otro y que le olviden. A veces nos llevamos bien. Pero siempre hay una Juana que pretende expulsar a aquel que le hace sombra.
    Como toda la vida.
    Es una lástima, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón con lo de Internet, pero no todo es malo, también se encuentran magníficas amistades que duran para siempre ¿no te parece?

      Eliminar
  8. Tracy: El chismorreo se daba antes en los patios de vecinos y ahora también se practica en los lujosos conjuntos de casas adosadas con picina. el nivel ha cambiado pero los hehos son los mismos de siempre. Un entada muy entretenida. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chismorreo es inherente a la persona, parece ser, independientemente de la clase social donde esté ubicado.
      Besos

      Eliminar
  9. un texto fresco bello espontaneo
    te cuento soy Mucha- Recomenzar...ya nos conocemos un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! no sabía que tenías otro blog, que por cierto me encantó, pero no sé cómo seguirte y es que siguiéndote, resulta más fácil su lectura.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Qué bueno, propio de 13 rue del percebe, gracias por las risas, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona mi ignorancia, pero no sé a qué te refieres.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. Jaja excelente! Esa extorsión final le da un giro al ruego conmovedor de esa mujer nada tonta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo gracias por tu comentario, me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
  12. jajaja Un final demoledor... jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  13. Bien por la puñalada emocional.
    Se la merece.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo que enterarme de dónde viene eso de "pelar la pava"... jajajaj

    Un beso, compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tiempos pasados los novios hablaban a través de una reja y mientras lo hacían la novia aprovechaba para pelar la pava porque se tardaba bastante y eso le permitía estar más tiempo con el novio sin levantar sospechas en su madre.
      Un abrazo, compi.

      Eliminar
  15. Es una entrada muy bonita, Tracy.

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno ajjajaja , ese final es la puntilla de María , que bien has reflejado el sentido de las corralas , es cierto que eso ya paso a mejor vida , entonces si que había vecindad .
    Un besote guapa , muy lindo tú relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EN TODAS PARTES EXISTÍAN LAS CASAS DE VECINOS AUNQUE RECIBIERAN DISTINTOS NOMBRES.

      Eliminar
  17. Y es que como la vida en la corrala....un mundo de vivencias y de recuerdos pero lo mejor de todo el final. Besos.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola! Muy dinámico el texto, el final muy divertido, mira que el mirar por la ventana también rinde frutos xD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. asi es como es! y tu relato también, divertido, penoso y justiciero!
      un abrazo!

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu comentario, Miralunas.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Fina si que era la señora María, y bien que se supo defender. Muy buena historia Tracy.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias San, si no se defendía ella con los únicos poderes que tenía, no la defendía nadie.

    ResponderEliminar
  22. Respuestas
    1. Yo creo que era por supervivencia ¿no crees?

      Eliminar
  23. Ja, jaaa! La indiscreción parece que la cometió el marido de la propietaria, maría solo se reservo algun recurso de defensa!
    Me gustó mucho esta postal que me habla de varias ventanas, vidas e historias indiscretas
    Abrazo TRacy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo de principio a fin.

      Eliminar
  24. Qué arte! Muy lista la anciana y sarcástica.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que era lista, tenía un as en la manga.

      Eliminar
  25. jajjajjajajja Tracy.....mira que tienes una chispa genial...A cualquiera se le ablanda el corazón con esa viejita ajajajjaa...y seguro que le sabe alguna historia a la dueña y logra que no la echen ...Muy bueno...me reí un momtononon con tu final..besosoosos

    ResponderEliminar
  26. Como la vida misma. Sin más.
    ¿Viste la cinta "La puerta abierta"? de M. Seresesky
    Te gustará.

    Besos, linda.

    ResponderEliminar